martes, 16 de julio de 2013

ORDENES MENORES A JUAN MARIA IBACACHE Y CRISTIAN BERNARDO MUÑOZ LILLO

Hoy día de nuestra santísima Madre del Carmen, recibieron de las manos de Mons. Juan José Squetino,
las primeras dos ordenes menores de Ostiario y de Lector:
Juan María Ibacache Monroy, y Cristian Bernardo Muñoz Lillo
de la Republica de Chile
 En La Capilla "Santa María Magdalena" del Seminario San Vicente de Paul, de la Fundación San Vicente Ferrer, en el Municipio de Tlajomulco de Zuñiga, Jalisco.

También nos llena de alegria, la noticia de la llegada de un nuevo Seminarista de la Ciudad de Merida en el estado de Yucatan, de los fieles de Mons. José F. Urbina A.
Estamos esperando otras vocaciones para antes del fin de año.
Dios ayude a perseverar en la lucha a aquellos que la inician.
 


 
  Aquí son llamados lo que van a recibir las ordenes
 
  Juan María Ibacache recibe las llaves del templo
 
 Aquí Cristian Muñoz Lillo, recibe las llaves de la Iglesia

 

 
  Aqui van a hacer por primera vez su labor de Ostiarios
  Juan María, abriendo las puertas
  Juan María tocando las campanas
  Cristian abriendo las puertas de la Iglesia
  Cristian tocando las campanas

 
 




  Mons. Juan José Squetino prescribiendoles su penitencia a los nuevos minoristas
 




 


  Después un convivio
 

 

 


2 comentarios:

Juan Diego Ortega dijo...

¡Muchísimas felicidades a los nuevos acólitos!Rezo para que perseveren en la vocación sacerdotal y sean muy santos. Nuestra Señora del Carmen les siga manteniendo en pro de la Causa Católica.

En unión de oraciones et in Cordibus Iesu et Mariae.

Juan Diego Ortega, Oblato de San Luis Rey de Francia.

Sr. Raul dijo...


Muchas FELICIDADES a todos. Este es el fruto del trabajo intenso que se hace en la Fundacion San Vicente Ferrer. Gracias a Dios y a su bendita madre Maria Santisima, que permiten tener mas vocaciones en nuestra congregacion.

Pidamos en nuestra oraciones diarias , porque llene de inteligencia y sabiduria a estas nuevas vocaciones , para que logren ser sacerdotes sabios y dignos defensores de la Iglesia de Cristo, que tanto hacen falta en estos tiempos apocalipticos.

Felicidades Juan Y Cristian y gracias por venir de tierras tan lejanas.

Dios los bendiga y la Santisima Virgen del Carmen los guien al sacerdocio.