domingo, 9 de febrero de 2014

LAS DOS ALAS

     En la alocución a los obreros, radiada de Sevilla el 25 de agosto de 1936, recién nacida la lucha, Pemán define su profundo sentido de justicia social:
     "A salvar a España y a salvarte a ti: a eso, obrero, ha venido este movimiento.
     "Este movimiento es por esencia nacional, que es tanto como decir popular. Quiere la prosperidad total de España. .. Por eso no es movimiento de partido: porque no quiere una España partida, sino entera, unida y total. Por eso no es de izquierda ni de derecha, porque quiere que los dos lados de España colaboren en su resurgimiento, como en el vuelo del pájaro las dos alas batiendo al unísono.
     "La izquierda española tenía, indudablemente, más o menos equivocado, un contenido social, pero carecía de todo sentido nacional y estaba dispuesta en todo momento a desconocer y atropellar toda nuestra tradición y nuestra sustancia de nación, por servir a la lucha social. La derecha, en cambio, tenía un fuerte contenido nacional, era fiel a la tradición y a la historia de España, pero sus fórmulas sociales eran demasiado débiles y no sentía con suficiente energía su solidaridad con ciertos problemas de justicia de urgente resolución.
     "Este movimiento salvador, obreros, toma de la izquierda y de la derecha, sus partes sanas y vitales. Toma de la izquierda la inquietud social, y de la derecha el ímpetu nacional: fórmula perfecta de equilibrio".
     Así es. Y ¿quién puede repudiar fórmula tan ancha, tan generosa, tan segura, que ha cuajado ya en hechos de admirable reforma social, en que la audacia y la cordura se dan la mano para bien de los campesinos, de los obreros, de la clase media?
     ¿A quién, sino a espíritus mutilados o rastreros, podrá desazonar que el pájaro se lance y afirme en las alturas con la unidad de sus dos alas?
Alfonso Junco
EL DIFÍCIL PARAISO

No hay comentarios: