lunes, 2 de junio de 2014

Predicación Domingo después de la Ascención

Ave María Purísima
     Queridos hijos míos, del Evangelio de hoy sacamos este párrafo:
«Esto os he dicho para que no os escandalicéis» 
(San Juan XVI, 1)
     Ha terminado la misión de Cristo Nuestro Señor sobre la tierra y ha terminado de la manera más gloriosa, más sublime y divina: subiendo El en cuerpo y alma gloriosos al cielo, ante más de quinientas personas. Deja a los Apóstoles en orfandad, pero les ofrece mandarles al CONSOLADOR, al Espíritu de Verdad que procede del Padre y del Hijo, Espíritu que dará testimonio de Cristo ante el grupo apostólico, para que éste ,a su vez dé testimonio del Maestro en toda la tierra.
     Este testimonio habrá de otorgarse en circunstancias adversas, por hombres débiles y menos a propósito, humanamente hablando, para cumplir tan delicada misión.
     Por eso Cristo los previene, les dice con claridad meridiana hasta qué punto llegará la ceguera de sus enemigos: «Os echarán de las Sinagogas y llegará la hora en que cualquiera que os mate pensará que hace un servicio a Dios!» (Ev.).
* * * *
     ¡Y la profecía se viene cumpliendo, hace veintiún siglos, en honra y alabanza de la DIVINIDAD de Cristo Nuestro Señor!
     Detengámonos hoy en este pensamiento.
     Supongamos que un hombre, que en su vida sólo se ha ocupado trabajando en su taller de carpintero, sale de pronto de su taller, lo abandona y comienza a predicar, por calles y plazas, por ciudades y aldeas, una religión nueva; logra reunir doce amigos, tan pobres como él; pero que a su pobreza material tienen que añadir la rudeza de su entendimiento, la humildad de su origen y su carencia absoluta de valor social.... El carpintero que se convirtió en FUNDADOR de una nueva RELIGIÓN, los llama y les dice lo que hoy nos recuerda la Iglesia que Jesús dijo a sus Apóstoles y les habla, más o menos, en la siguiente forma: «Deseo cambiar la faz de la tierra, quiero que el mundo cambie de caminos, que derribe los templos que hasta hoy ha levantado, que destruya los dioses en que ha creído y que en adelante me adore como DIOS ÚNICO a Mí»....
     Los Apóstoles preguntan, no sin razón, de qué medios van a echar mano para acometer y consumar empresa tan atrevida, que parece locura, y el Maestro les contesta:
     «Van a crucificarme, pero no tengáis por ello temor alguno: cuando sea yo clavado en una cruz atraeré hacia mí todos los corazones; en cuanto a vosotros, por nada os preocupéis, ninguna cosa buena os espera en este mundo, sufriréis por mí el odio de los pueblos, os encarcelarán, os harán azotar, os arrojarán de las Sinagogas y llegará día en que el que os mate, piense que hace un servicio a Dios»....
* * *
     Si ese pobre hombre no es más que un loco, un demente, un iluso, morirá; después de su muerte, nadie se preocupará de su doctrina, nadie se acordará de sus proyectos, y, a lo sumo, pasará a la Historia como uno de tantos visionarios cuya memoria borró fácilmente el olvido.
     Pero si su tumba es el principio de una nueva vida para el mundo; si su doctrina se impone, a pesar de que contraviene todas las inclinaciones de la naturaleza humana; si consigue el odio de los hombres hasta el grado de que al matar a sus discípulos piensen que hace un servicio a la Divinidad; entonces tenemos que confesar que aquel hombre no es un demente, ni un loco, ni un visionario, ni un iluso; debemos sentir que ese Maestro no sólo es un hombre; sino que es algo más: ES DIOS!
* * *
     Difícil es conseguir el amor de los mortales; pero más difícil aún es conseguir su odio; ¿quién odia hoy a Nerón; quién entre nosotros, odiará mañana, cuando no sean más que un puñado de polvo, a todos los bribones que se enriquecieron robando a la Iglesia y despojando a les creyentes?
     ¡Nadie! Algún tiempo se les mirará con asco, después hallarán el desprecio, finalmente el olvido de los pueblos y sus nombres quedarán como una prueba más de que Cristo es invencible.
* * *
     Con Cristo no sucede así: Hace mas de dos mil años que se le odia, se le persigue, se le quiere matar una vez más en el alma de los pueblos.... Profetizó ese odio, lo alcanzó, lo está alcanzando aún; luego no es un loco; luego es DIOS!
* * *
     Y como Dios instituyó su Iglesia, el Primado de Pedro, su infalibilidad, la perpetuidad de Sucesores de Pedro, etc.
     Como lo mencionó San Pio X de que una de las notas característica de la Iglesia Católica es que es perseguida.
     En la actualidad la Iglesia sufre persecución, no solo de los modernistas sino, también, de los falsos católicos infiltrados como "tradicionalistas", como los lefebvristas y los materialiter; y los "sedevacantistas acefalos";
     Unos atacando la infalibilidad de Pedro, al aceptar un "papa hereje", otros al aceptarlo como "papa material"; y otros que no lo quieren tener entre nosotros atacando el dogma de que Pedro tendrá Perpetuos Sucesores (Concilio Vaticano).
     Oponen opiniones personales al Derecho Divino, oponiendo el Código Canónico al Magisterio infalible de la Iglesia, oponiendo la voluntad del hombre a la voluntad Divina.
     Vemos en el Magisterio de la Iglesia varias citas que nos indican la necesidad de Pedro entre nosotros y por lo tanto de su elección en Sede Vacante, y ninguna cita en contra de la elección del Sumo Pontífice.
     Primeramente mencionemos el Dogma de Fe de que Pedro tendrá Perpetuos Sucesores (Concilio Vaticano), por lo tanto también tendrá perpetuos electores.
     Contra este dogma dicen los acéfalos: es imposible elegir Papa, y para esto oponen el Código Canónico. Hay una condenación de la Iglesia para aquel que diga que Dios manda cosas imposibles (Concilio de Trento).
     Mons. Vida Helmer, en las actuales circunstancias, dijo: "El demonio puede destruir a la iglesia con el Código Canónico en la mano".
     El Código Canónico no es fuente de fe, es reformable, cambiante según las circunstancias del tiempo, es de disciplina, elaborado por hombres. Y el Magisterio de la Iglesia es la revelación de Dios dada a los hombres. 
     También dicen los acéfalos: No hay circunstancias para elegir, preguntamos ¿cuáles son esas circunstancias para la elección?
     San Pio X en Vacante Sede Apostólica dice: "Estando vacante la Sede Apostólica, la cosa mas grave y mas santa, es elegir el Supremo Pastor y Cabeza del rebaño del Señor, que, sucediendo en el lugar de San Pedro, haga en la tierra las veces de la persona de Nuestro Señor Jesucristo". Con esto conocemos que la única circunstancia que existe es que esté vacante la Sede Apostólica.
     Puedo seguir hablando del tema, pero será en un circulo de conferencias donde expondremos todos los argumentos de la iglesia y refutaremos los errores contrarios.
     Aquellos que sostenemos el Magisterio de la Iglesia para solución de la Vacancia de la Sede Apostólica, somos seriamente atacados. Ataques sin fundamento en el Magisterio de la Iglesia sino basado solo en la opinión personal u oponiendo el Código Canónico al Derecho Divino. Ataques solo al hombre y no con argumentos, nos tachan de locos, de ignorantes, de provocadores del cisma, de que queremos que uno de nosotros sea el papa, pero son ciegos al Magisterio infalible, y no citan ningún argumento que nos diga explicitamente que no se debe elegir Papa.
     Dicen que mandamos cartas con insultos, y eso es una vil mentira, pues sabemos que Dios no necesita de mentiras, de groserías, de insultos, para hacer prevalecer la verdad.
     Bendita persecución que nos permite pagar por nuestros pecados y por nuestros defectos, que abreviara nuestro purgatorio.
     LA IGLESIA VERDADERA SIEMPRE SUFRIRÁ DE PERSECUCIÓN.
     Pidamos a María Santísima que nos alcance de su Divino Hijo la gracia de la Perseverancia Final y la gracia de algún estar con nuestro Señor Jesucristo en la gloria celestial.
Ave María Purísima

No hay comentarios: