miércoles, 18 de marzo de 2015

NOTAS APOLOGETICAS (1)

De San Juan Bosco

Fundamentos de la religión católica
I

     1. ¿Qué se entiende por religión?
     R. Por religión se entiende una virtud con la cual el hombre rinde a Dios el culto y honor que le son debidos.

     2. ¿Cómo debe practicar el hombre la religión?
     R. El hombre debe practicar la religión creyendo las verdades que Dios ha revelado y observando su santa ley; es decir cumpliendo con exactitud los mandamientos de Dios y los de la Iglesia, establecida por el mismo Dios.

     3. ¿A quién fue revelada la verdadera religión?
     R. La verdadera religión fue primeramente revelada por Dios a Adán, que fue el primer hombre del mundo; en seguida, el mismo Dios, y a veces por medio de los ángeles, las enseñó a los santos patriarcas, que la practicaron, y a los profetas, los cuales con sus milagros demostraron que estaban inspirados por Dios. Porque sólo Dios es el autor de los verdaderos milagros, y no puede hacerlos ni permitir que otros los hagan para sostener el error y la mentira. Unos y otros confirmaron estas revelaciones con profecías, es decir, con predicciones tocantes al porvenir, que se cumplieron exactamente, demostrando así su misión divina, porque sólo Dios sabe lo por venir y pide revelarlo a los hombres.

II

     4. ¿Las varias religiones que hay en el mundo pueden ser igualmente verdaderas?
     R. No ciertamente, porque la verdad es siempre una sola y no puede encontrarse en cosas opuestas. Ahora bien: enseñando las varias religiones cosas diversas, debemos deducir que sólo una debe ser la verdadera religión, y todas las demás pertenecen a creencias erróneas, y que quien las profesa está en error y fuera del camino de la salvación.

     P. Explicaos con una comparación.
     5. Así como lo que es negro no puede ser blanco, y las tinieblas no son la luz, ni el día puede ser noche, así, cuando una creencia es opuesta a otra, una de las dos es falsa.

     6. Hay en el mundo budistas, judíos, mahometanos, protestantes, y entre éstos, calvinistas, luteranos, evangelistas; existe la Iglesia Católica Romana; ¿en cuál de estas sociedades se encontrará la religión verdadera?
     R. Antes de la venida de Jesucristo, la verdadera religión la tenían los hebreos, pero era incompleta e imperfecta. Jesucristo vino al mundo a redimir a la humanidad y completar y perfeccionar la religión. Con milagros y profecías, y especialmente con su resurrección, probó su misión y su divinidad. Hoy no podemos encontrar la verdadera religión sino en la Iglesia Católica Romana.

     7. Probadlo.
     R. No podemos encontrar la verdadera religión sino en el seno de la Iglesia Católica Romana porque ella sola conserva intacta la divina revelación, ella sola fue fundada por Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre; propagada por los apóstoles y sus sucesores hasta nuestros días; motivo por el cual sólo ella presenta los caracteres de la divinidad.

     8. ¿Cuáles son los caracteres mediante los cuales podemos con certeza conocer la verdadera Iglesia de Jesucristo?
     R. Los verdaderos caracteres, que con certeza nos hacen conocer la divinidad de la Iglesia de Jesucristo son cuatro, a saber: Una. Santa, Católica, Apostólica.
     La verdadera Iglesia debe ser: Una, porque, habiendo un solo bautismo, no puede haber más que una sola verdadera Iglesia.—Santa, porque debe ser fundada y gobernada por Dios, fuente de toda santidad, y enseñar cosas santas para conducir a los hombres a la santidad y a la salvación eterna.—Católica, es decir, universal, porque debe profesar toda la doctrina de Jesucristo y, según las palabras del mismo divino Salvador, extenderse por todo el universo, abrazar a los fieles de todos los tiempos y de todos los lugares y durar visiblemente hasta la consumación de los siglos.—Apostólica, es decir, creer y enseñar todo lo que han creído y enseñado los apóstoles, enviados por Jesucristo a predicar el Evangelio a todas las criaturas, y es preciso que aquellos que actualmente gobiernen la Iglesia sean realmente sucesores de los apóstoles. La Iglesia que posea estos cuatro caracteres, es, sin duda alguna, la Iglesia de Jesucristo.

     9. ¿Cuál es la Iglesia que presenta estos cuatro caracteres de divinidad?
     R. La Iglesia Romana es la sola que puede con cercena presentar estos caracteres de divinidad, porque sólo ella es:
     Primero. Una, porque todos los verdaderos católicos, aunque esparcidos por las varias partes del mundo y los más lejanos países de la tierra, profesan una misma fe, una misma doctrina y dependen todos de una sola cabeza, que es el Romano Pontífice, el cual, como Padre amoroso y universal, conduce y gobierno la gran familia católica.
     Segundo. Es Santa por la santidad de su Jefe y Fundador, que es Jesucristo; es santa la fe y la ley que profesa; santos son los sacramentos que practica; muchos santos la ilustraron en todo tiempo con luminosos milagros; muchos millares de mártires, sostenidos por la gracia de Dios, derramaron su sangre en testimonio de la divinidad de esta misma Iglesia.
     Tercero. La Iglesia Romana es Católica, es decir, universal, porque se extiende a todos los lugares, a todos los tiempos, abraza y profesa toda la doctrina de Jesucristo. El ha prometido que su Evangelio sería predicado por toda la tierra, y vemos que la Iglesia Romana tiene hijos en todo el mundo, los cuales, estrechamente unidos al Papa, profesan la doctrina de Jesucristo, la cual ha sido predicada y se predicará continuamente en los más lejanos países de la tierra.
     La misma Iglesia Romana se extiende a todos los tiempos, porque siempre, en medio de las más sangrientas persecuciones, fue conocida como una sociedad visible de los fieles reunidos en la misma fe, bajo la dirección de un mismo Jefe, el Romano Pontífice, el cual, como padre de una gran familia, guió en los siglos pasados y guiará en lo por venir, por el sendero de la verdad y hasta el fin de los siglos, a todos los buenos creyentes.
     Cuarto. La Iglesia Romana es Apostólica, porque cree y enseña todo lo que los apóstoles han creído y enseñado y tiene por cabeza y pastores a los sucesores de los apóstoles. El testimonio de diecinueve siglos prueba con evidencia que Jesucristo ha establecido a San Pedro cabeza de la Iglesia, y él con los demás apóstoles han propagado la doctrina del Evangelio por todo el mundo. A San Pedro le sucedieron otros sumos pontífices, los cuales han gobernado la Iglesia sin interrupción hasta nuestros días. A los otros apóstoles sucedieron los obispos, los cuales en todo tiempo y en todo lugar no formaron sino un solo rebaño, reconociendo sólo a Jesucristo por supremo Pastor y Cabeza invisible, y al Pontífice Romano por supremo Pastor y cabeza visible. Siempre que alguien se ha atrevido a enseñar máximas contrarias a las doctrinas de la Iglesia Romana, pronto han sido condenadas, de común acuerdo, por los papas y obispos como contrarias al Evangelio y a cuanto enseñó el mismo Jesucristo. Esta prerrogativa de la Iglesia Romana es muy consoladora para nosotros, los católicos, porque sólo en su seno es donde se puede, comenzando por el Pontífice reinante, remontar de un Papa a otro sin interrupción hasta San Pedro, príncipe de los apóstoles, el cual fue nombrado por Jesucristo Cabeza de la Iglesia.
*** Su Santidad Pio XII, fue el último Papa
Es necesario tener al Papa para que nos conduzca en estos tiempos de la apostasía universal

No hay comentarios: