lunes, 7 de abril de 2014

LA VERDAD DE LA FE CATÓLICA, ABSOLUTA, UNIVERSAL PARA TODOS LOS TIEMPOS

Por Dr. Homero Johas

Profesión de Fe contra los Modernistas
- San Pio X -

1. SUMISIÓN AL MAGISTERIO DE LA IGLESIA
     Firmemente abrazo y recibo, todas y cada una de las cosas definidas, afirmadas y declaradas por el Magisterio inerrante de la Iglesia; principalmente los puntos de la doctrina opuestos a los errores del tiempo presente.

2. LA VERDAD RACIONAL; DIOS ES EL PRINCIPIO Y EL FIN DE TODAS LAS COSAS
     Profeso primeramente que, por la luz de la razón natural, por las cosas que fueron hechas, que puede ser conocido de modo cierto y por tanto también demostrado por la luz natural de la razón (Rom I,20), esto es por las obras visibles de la Creación, como Causa y efecto, que Dios es el principio y el fin de todas las cosas.

3. LA IGLESIA DE CRISTO EDIFICADA SOBRE PEDRO
     De modo igual creó, en tercer lugar, con fe firme, que la Iglesia, guardia y maestra de la palabra revelada, fue edificada, próxima y de modo directo por el mismo histórico y verdadero Cristo cuando vivía entre nosotros y fue edificada sobre Pedro, Príncipe de la jerarquía de los Apóstoles y sobre sus Sucesores, para siempre.

4. EVOLUCIÓN HUMANA INDEFINIDA DE LOS DOGMAS
     Cuarto: recibo de modo sincero la doctrina de la fe que nos fue transmitida por los Padres ortodoxos desde los Apóstoles, en el mismo sentido y en la misma sentencia.
     Rechazo por tanto enteramente la herética invención de la evolución de los dogmas, que mudan de uno a otro sentido diverso del que antes mantuvo la Iglesia.
     Condeno de modo igual el error según el cual el depósito divino entregado a la Esposa de Cristo, debiendo ser por ella fielmente guardado, es substituible por una invención filosófica o creación de la consciencia humana formada lentamente por el esfuerzo del hombre y que debe ser en la posteridad perfeccionada por un progreso indefinido.

5. LA FE ES ASENTIMIENTO RACIONAL
     En quinto lugar mantengo de modo certísimo y sinceramente profeso que la fe no es un sentimiento ciego de religión, que procede de los escondrijos de una subconsciencia moralmente informada bajo la presión del corazón y bajo el influjo de la voluntad; mas que eso, es un verdadero asentimiento del intelecto a la verdad recibida del exterior “por el oído” por el que, las cosas dichas, atestiguadas y reveladas por un Dios personal, Creador y Señor nuestro, creemos ser verdaderas.

6. SUMISIÓN A LAS ENSEÑANZAS DE LA "PASCENDI"
     Me someto con la reverencia debida y con todo mi espíritu adhiero a todas las condenaciones, declaraciones y preceptos de la encíclica "Pascendi" y Decreto "Lamentabili" principalmente sobre la llamada "Historia de los dogmas".

7. LA FE CATÓLICA NO SE OPONE A LA HISTORIA
     Repruebo el error de los que dicen que la fe propuesta por la Iglesia puede oponerse a la Historia y que los dogmas católicos, en el sentido entendido ahora no puede ser conciliado con los orígenes de las verdades de la Religión cristiana.

8. LA DOBLE PERSONALIDAD CRISTIANA
     Condeno y rechazo la sentencia de los que dicen que el cristiano erudito se reviste de doble personalidad: la del creyente y la del historiador; como si fuese lícito al historiador sustentar cosas contrarias a la fe del creyente o colocar premisas de las cuales se deduce que los dogmas son falsos o dudosos, con tal que no sean directamente negados.

9. EXEGESIS DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS
     Repruebo la forma de juzgar y de interpretar las Sagradas Escrituras según la cual se colocan de lado la Tradición de la Iglesia, la analogía de la Fe, las normas de la Sede Apostólica y se sigue a los delirios de los racionalistas y se abrazan licenciosa y temerariamente la crítica textual como única y suprema norma.

10. LIBRE EXAMEN PROFANO DE LA TEOLOGÍA
     Rechazo la sentencia de los que dicen que el docto que enseña la Historia de la Teología, o que escribe sobre ella, debe, primero colocar de lado la opinión anterior sobre el origen sobrenatural de la Tradición católica y sobre promesas divinas de auxilio para la perenne conservación de cualquier verdad revelada y después debe interpretar los escritos de los Santos Padres solo con los principios de la Ciencia, excluyendo toda autoridad sagrada y con la libertad de juzgar con la cual acostumbran ser investigados cualquier documentos profanos.

11. TRADICIÓN: MEROS ACTOS HUMANOS
     Profeso ser totalmente contrario al error universal según el cual los modernistas mantienen que nada existe de divino en la sagrada Tradición y, lo que es peor, admitiendo el sentido panteísta, de modo que en ella nada reste sino un puro y simples acto, que debe ser igualado a los otros actos comunes de la Historia, esto es, de hombres que por su industria, ingenio y diligencia continuaron por las edades siguientes la escuela comenzada por Cristo y por sus Apóstoles.

12. INMUTABILIDAD DE LA VERDAD ABSOLUTA
     Mantengo de modo firme la fe de los Santos Padres y la mantendré hasta el último aliento de mi vida sobre el carisma cierto de la verdad que, desde los Apóstoles, está y siempre estuvo y estará en la Sucesión del Episcopado; no para mantener lo que es mas apto según la cultura de cada época; sino para que la verdad absoluta e inmutable predicada desde el principio por los Apóstoles nunca se creída y ni se entienda de otro modo.

13. OBSERVANCIA INTEGRA, FIEL, INVIOLABLE
     Prometo que observaré todas estas cosas fielmente, íntegramente y sinceramente y que las conservaré inviolablemente, jamás apartarme de ella, de ningún modo, ni enseñar por palabras y por escritos lo contrario.
            Así prometo; así juro; así Dios y estos santos Evangelios me auxilien.
Traducción:
R. P. Manuel Martinez Hernandez

No hay comentarios: