Páginas vistas en total

viernes, 23 de diciembre de 2011

ESCLAVO.

"Esclavo: ¡ya eres libre! no hay cadena
que aprisionarte pueda! A tí no alcanza
Del mundo y del demonio la asechanza.
Ni el dogal de la muerte y de la pena.

La Virgen Celestial, la Gratia Plena,
Con su cielo ha calmado tu esperanza.
Te diste a Ella, y Se te dió! ¡Qué alianza!
Trueca por una Gloria una cadena!...

Así, con débil voz, pobre coplero,
Al Beato Luis apostrofé, en un día
Y él, desde la altura placentero

Me dijo: Soy esclavo todavía.
¿No me ves, para siempre, prisionero
En los brazos amantes de María?

Mons. Vicente M. Camacho
Abril 28 de 1927.

No hay comentarios: