Páginas vistas en total

viernes, 2 de diciembre de 2011

Mañanitas Guadalupanas


Madrecita, Madrecita
tu tilma es mi corazón,
estampa en el para siempre
tu divina Aparición.

Hoy es doce de diciembre,
el más grande y bello día;
porque nos tomó por hijos
la siempre Virgen María.

Madrecita, Madrecita
estamos locos de amor,
y quiere estallar de gozo
nuestro pobre corazón.

coro

Del cielo bajo al Cerrito
a decirnos sus amores,
y el Cerro la quiso tanto
que le dio besos de flores.

Madrecita del Niño
todos mis besos te di:
y por besarte en la gloria,
se me hace tarde morir.

coro

Los ángeles se asombraron
y se obscureció la luna,
al ver que a México diste
en tus brazos blanda cuna...

Madrecita, Madrecita
oyes a tu Xocoyotl?
ha llorado tanto, tanto...
que su voz se enronqueció.

coro

La primera luz del alba
ya por Oriente asoma;
despiértate y llena mi Patria
de tus arrullos Paloma.

Madrecita, Madrecita
vuélvenos a repetir
que nada nos hace falta,
pues te tenemos a Ti.

coro

A México le pediste
sólo un templo y un altar;
y en santuario te convertimos
cada pecho y cada hogar.

Madrecita, Madrecita
Tu reinas en mi jacal,
y en mi alma y en mi vida,
y en mi suerte, y más allá.

coro

Juan Diego escuchó conciertos
en la tierra nunca oídos;
y no era un sueno, cantaban
de tu pecho los latidos.

Madrecita, Madrecita
Dejame acercarme a Ti!
y quiero oír aquellas músicas,
y escuchándolas morir.

coro

Vencedora de la serpie
yo te miro en mi bandera;
por eso la quiero tanto:
por ella morir quisiera.

Madrecita, Madrecita
Tú eres águila caudal;
en mi pecho vive y mora,
aquí tienes tu nopal!

coro

Quitarnos pueden la plata
nos pueden quitar el oro,
nos pueden quitar la vida,
pero no nuestro tesoro!

Madrecita, Madrecita
no me quitarán tu amor,
ni cuando sequen los mares
y apaguen la luz del sol.

coro

Tal vez se te hacen poquitas
las estrellas de tu manto
por eso quieres que México
sufra y llore tanto, tanto...

Madrecita, Madrecita
qué gusto me da llorar!
para que tus lindas manos
puedan mis ojos tocar.

coro

A Juan Diego, sin su tilma
para dárnosla dejaste...!
en cambio le diste el cielo,
qué cara se la pagaste!

Madrecita, Madrecita
quítame todo también;
nomas dejame el aliento
para un Viva Cristo Rey!

No hay comentarios: