martes, 20 de mayo de 2014

UN VUELO MARAVILLOSAMENTE PELIGROSO

Cien problemas sobre cuestiones de fe
51
UN VUELO MARAVILLOSAMENTE PELIGROSO

     ¿Cómo el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios -«Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra» (Génesis, I, 26)- cae a veces a un nivel de inferioridad moral tal que se ensaña terriblemente con sus semejantes? (T. A.—Fano.)

     ¿Cómo un avión tan superior a un pobre carretoncillo puede estrellarse contra la tierra y reducirse a un montón irreconocible de pedazos? Por su misma superioridad de asaetear los cielos y superar los obligados senderos de la tierra. Y el eventual desastre será tanto más grave cuanto más alto esté y sea más rápido el vuelo.
     Así el hombre, semejante a Dios por la inteligencia y la voluntad libre y capaz con ella de elevarse al cielo de la virtud, tiene como consecuencia la triste posibilidad de abusar de su libre vuelo y por un falso espejismo culpable despeñarse en el abismo de la maldad. Y eso independientemente de cualquier modernidad de progreso cultural y técnico, que el hombre malvado sabe utilizar en servicio del mal, haciéndose peor que el bárbaro. De ello es impresionante confirmación las crueldades nazistas y comunistas.
     Es la dramática alternativa de su grandeza: o sublime elevación o bajeza sin limites. Lo cual hace la gran elección más decisiva y comprometida.
     Y se pone de relieve el doble significado del progreso civil, sobre el que fácilmente se equivoca, a saber: técnico o moral. El primero se refiere a la ciencia y la técnica y no puede jamás faltar. El segundo mira a los valores filosóficos, religiosos, sociales y morales del hombre, que fácilmente pueden derrumbarse. Sólo el segundo mide verdaderamente al hombre en cuanto tal.

BIBLIOGRAFIA
Sobre la permisión divina de tal mal, véase bibliografía de la consulta 46. 
P. Párente: II male secondo la dottrina di S. Tommaso, en «Acta Pont, Acad. S. Thomae», 1939-40; 
D. Sertillanges: II problema del male, Brescia, 1941; 
G. Girardi: Male, en «Dizionario Ecclesiastico».
Pier Carlo Landucci
CIEN PROBLEMAS SOBRE CUESTIONES DE FE

No hay comentarios: