jueves, 13 de agosto de 2015

LAS ALAS DEL TIEMPO

Las horas van deslizando
sobre mi frente lozana
dejando su huella insana
marcada sobre mi tez; 
y el reloj señala lento
con campanada sonora 
el paso de fugaz hora 
que no verá ya otra vez.

Las hojas caen al suelo
sacudidas por él viento,
y marchito y polvoriento
veo el tallo de la flor;
¡ay!, pena da contemplarlos,
así pasa nuestra vida,
era ayer planta florida,
después la seca el calor.

Al menos esos arbustos
que hoy despoja de hermosura
la oleada fiera y cruda
del helado vendaval,
cobran en la primavera
lo que les robó el otoño,
y con vistoso retoño
les toma belleza igual.

Mas nosotros, ¡miserables!,
el día que llegue triste
un fantasma que luto viste
y que empuña fatal hoz,
cerraremos nuestros ojos.
a la luz del claro día,
cual se apaga la bujía
o cual calla leve voz.
Pbro. Jaime Balmes

No hay comentarios: