lunes, 19 de abril de 2010

Cristiada en Mexico


Lic. ANACLETO GONZALEZ FLORES

Asesinado en Guadalajara, en abril de 1927. El mártir nació en Tepatitlan, hizo sus primeros estudios en el Seminario de San Juan de los Lagos y los terminó en el Seminario de Guadalajara y en la Escuela Libre de Jurisprudencia. Durante diez año fue el alma de la Acción Católica en Jalisco. Fue presidente durante algún tiempo de la A.C.J.M. en el Estado. Recorrió todos los pueblos de la región haciendo intensa obra de organización y propaganda. Era orador de gran elocuencia y escritor brillantísimo. Consagró l periodismo mucha atención. Sufrió cuatro encarcelamientos. Cuando la Liga Defensora de la Libertad Religiosa se organizó, él fue su jefe en el Estado. Descubierto por la policía en el escondite en que vivía antes de su muerte, fue llevado al Cuartel Colorado, y allí sujeto a cruel martirio, en unión con otros connotados católicos. Se le cortaron los dedos de las manos, se le colgó, se le acuchilló infamemente. Murió con extraordinaria fortaleza cristiana, pronunciando antes de morir palabras proféticas para la liberación de su pueblo. Entregó su vida y su sangre por Cristo y por su Patria.

Lic. Anacleto González Flores, de regreso del martirio al amor del hogar.

Epilogo sublime de la vida de un mártir. El cadáver de Anacleto fue recibido por su esposa y muy pronto aquella casa se convirtió en un jardín de flores. Cuando todo estaba en silencio, la joven viuda acercó a sus hijos al cadáver de su padre; les mostró aquel rostro con las manchas moradas de los golpes alevosos; aquellos labios que tantas veces los habían besado, pálidos y con la sangre coagulada; aquellas manos que tanto los había acariciado, desarticuladas por el martirio; aquel pecho abierto por las heridas; aquellos ojos inmóviles como en éxtasis;y ante aquellas reliquias, doblemente veneradas por ser del padre y de un santo, "Mira, exclamó la viuda diriguiendose a su hijo mayor, ese es tu padre; ha muerto por confesar la Fe; promete sobre ese cuerpo que tu harás lo mismo cuando seas grande, si así Dios lo quiere".

No hay comentarios: