Páginas vistas en total

miércoles, 23 de noviembre de 2011

UNA INTERPRETACION DE LA PROFECIA DE DANIEL

Por Mons. José F. Urbina A.
     En el Cap. 12 del libro del Profeta Daniel, al que se refiere nuestro Señor Jesucristo cuando predice que la abominación de la desolación será "instalada" en el lugar santo, al fin de los tiempos, encontramos unos textos que es interesante recordar y reflexionar: dice Daniel: "Será aquel un tiempo de angustia -se está refiriendo a los últimos días del mundo-, como no habrá habido hasta entonces otro desde que existen las naciones... Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para la vida eterna y otros para el oprobio y para el horror eterno -evidentemente se está refiriendo a la resurrección de la carne. Entonces está hablando de los tiempos próximos a ese aterrador suceso-. Los doctos brillarán con el fulgor del firmamento, y los que enseñaron a muchos la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad", "...guarda en secreto estas palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin -es decir, que antes de los tiempos próximos al fin, será imposible interpretarlas, pero en aquellos tiempos serán reveladas-. Muchos andarán errantes y la iniquidad aumentará", "...todas estas cosas se cumplirán cuando desaparezca aquel que aplasta la fuerza del pueblo santo". Parece que está anunciando la destrucción del Anticristo y de su cuerpo, extendido por toda la Tierra- No se puede pensar más que en un acontecimiento catastrófico. Daniel preguntó: "¿cuándo será la última de estas cosas?. Dijo (el ángel): Anda Daniel porque estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. Muchos serán lavados, blanqueados y purgados; los impíos seguirán haciendo el mal; ningún impío comprenderá nada. Sólo los doctos comprenderán" -entonces, llegará el momento que los sellos se rompan y las palabras de la profecía sean reveladas para el resto fiel. Y añadió el ángel: "Contando desde el momento en que sea abolido el Sacrificio perpetuo e instalada la abominación de la desolación: mil doscientos noventa días. Dichoso aquel que sepa esperar y alcance mil trescientos treinta y cinco dias". Es famosa la Profecía de las Setenta Semanas de Daniel. Para ocultar su significado, él juega con el tiempo. Los días los hace años, o viceversa. Las semanas meses, y los meses años. La profecía de las Setenta Semanas eran en realidad setenta semanas de años. Todas las profecías sobre el Mesías, sobre Su muerte, la destrucción del templo, etc., se cumplieron al pie de la letra. Cada día era un año. Eran 490 años para que los vaticinios se cumplieran.
     Evidentemente, la profecía de Daniel era inexplicable, por lo menos sin la fecha de la supresión del Sacrificio. Inútilmente los exégetas pensaron que esos 1290 días eran los tres años y medio que correspondía al reinado del Anticristo -lo cual se hizo muy popular- y en realidad, todos erraron en una cosa y en la otra.
     El Padre Leonardo Castellani de Argentina, dice que los cristianos siempre han errado cuando interpretan las cosas del fin, pero un día ya no se van a equivocar, y ese día está cada vez más cercano.
     En nuestro tiempo, ya tenemos algunos factores seguros inimaginables hace sólo 50 años. Sabemos que el Sacrificio perpetuo fue quitado en el año de 1969. Tenemos la cifra bíblica de Daniel: 1290 días y tenemos a nuestro favor el tiempo transcurrido desde 1969 hasta la fecha.
     Con estos tres datos seguros podemos llegar, si no a una conclusión infalible -solo de Dios-, por lo menos a algo que sea lógicamente próximo.
     Daniel habla de 1290 días. 1290 días son tres años y medio y por el tiempo transcurrido desde 1969, sabemos que nada pasó, además de que era ilógico pensar que en sólo tres años y medio eran suficientes para extender la abominación de la desolación a todo el Planeta que en tiempo de Daniel era tan limitado. La demolición mundial de Iglesias y cambios de rito no podía hacerse en tres años y medio. A más de que ahora sabemos que el Anticristo no ha reinado tres años y medio sino mucho más. Hay que desechar esto como imposible.
     Tampoco el número 1290 pueden ser años, porque, entonces, la Profecía diriá que el Sacrificio perpetuo va a ser eliminado una cantidad de años superior a la mitad de la vida de la Iglesia, lo cual es una señora tontería. Desechado entonces.
     Nos queda entonces si Daniel está representando semanas o meses en cada uno de los días de la Profecía. Si dividimos los 1290 días, en semanas, obtenemos 184. ¿184 qué?, no pueden ser semanas, porque así tendrías algo más de 26 años. Y ya sabemos que en el año de 1995 no sucedió nada que es la suma de 1969 más 26 anos. Tampoco son 184 años. ( ¡ ) .
     Nos queda analizar si el Profeta Daniel se refiere a meses. Si dividimos los 1290 "días" de Daniel entre 30, para sacar los meses contenidos, obtenemos 43. ¡43 años!. Y ahora si sumamos los 1290 "días" de Daniel y contamos desde 1969, año en el que se suprimió el Sacrificio con 43 años, obtenemos el año de 2012.
     Si hay otra forma de interpretar la Profecía de Daniel, con los datos exactos que ya tenemos y con lo que estamos viendo, que se me diga, que no encuentro otra.
     Luego Daniel dice que "dichoso aquel que sepa esperar y alcance mil trescientos treinta y cinco días". Esto es como un año y medio después. ¿Qué sucederá en este tiempo?.
     A pesar de los datos concretos con que ahora contamos y de que el mundo y la Iglesia están a punto de colapsar, ¿es segura nuestra interpretación?, no, creo que sólo lógica, pero no infalible.
     LO SABREMOS EN SU MOMENTO, pero es indiscutible que hay que prepararse, porque una de las señales que dio nuestro Señor de Su próxima venida, es el ver que la abominación desoladora es instalada en el lugar santo, es decir, el destierro del Sacrificio perpetuo de las Iglesias católicas. Esto es así, desde el año de 1969.
     En una de las notas de la Biblia de Torres Amat a estos textos de Daniel, se dice: "Muchos le recorrerán (del hebreo correrán de aquí para allá) -es decir las profecías de este Libro-". "Significa la acción de buscar apresuradamente la verdadera Doctrina... Al fin de los tiempos se leerá el libro de Daniel, a fin de comprenderlo lo mejor posible y admirar la maravillosa coincidencia de los acontecimientos con los vaticinios" (Filión).
     De la cifra resultante, llama mucho la atención el número 40. Nuestro Señor Jesucristo, ayunó 40 días. Los judíos estuvieron 40 años en el desierto. Moisés estuvo 40 días en el desierto. El profeta Elias estuvo 40 días en el desierto. Entre la Resurrección y la Ascensión, nuestro Señor Jesucristo estuvo en la Tierra enseñando a Sus Apóstoles durante 40 días, todo lo necesario para organizar el primer embrión de Su Iglesia naciente -creo que la administración de los Sacramentos, sobre todo-. En el Apoc. luego de que el hijo varón fue arrebatado a Dios y a su trono -papal- (Cap. 12, v. 6) la mujer -la Iglesia huyó al desierto 1260 días, para ser alimentada por Dios. Llama la atención la diferencia con Daniel que habla de 1290 días, es decir, un año antes. Esto nos daría el año de 2011 y no 2012 anterior. ¿Por qué esta diferencia? pues no lo sé. ¿Cuáles serán los acontecimientos durante 2011, 2012, 2013 y medio?. Será que estos tres años y medio considerados en días ¿son los 1335 días de Daniel luego de 40 años la Iglesia en el desierto?. De lo que debemos estar seguros, es que todas las señales de la Parusía, están ya cumplidas comenzando con la instalación de la abominación desoladora en el lugar santo que nos introdujo a los últimos tiempos, y de esto, por lo menos, no tenemos duda, acontecimiento que ha pasado inadvertido para la inmensa mayoría.
     Hay que reflexionar también que las señales no serán claras en todas partes, pues dice el Señor que las gentes se estarán casando, construyendo, comprando pero no Su Parusía que caerá como una red sobre toda la Tierra. Entonces, hay que estar preparados. Algunos sufrirán los acontecimientos anunciados. En otros lugares, sólo llegarán leves noticias que a nadie preocupe, sobre todo a los "no pasa nada". Una general indiferencia y frialdad. El Señor ya sabrá aplicar Sus señales con más intensidad, a fin de que muchos sean blanqueados y purificados, de forma que sean salvados la mayor parte de almas rescatadas de este mundo perverso y apóstata.
     El Dr. en Teología Johannes Rothkrans dice algo interesante. "Los grandes sabios de la Sinagoga de Satanás, se han señalado un objetivo desde hace siglos para colocar al Anticristo representante de Satanás y para lograr el Gobierno Mundial. Para esto, ellos necesitan la ayuda de sus amos y señores diabólicos. Sin embargo, Lucifer concede su ayuda -si así lo permite Dios-, como resultado de hechizos mágicos. Esa es la forma de adoración que le gusta al Príncipe de las Tinieblas, que como dice San Agustín, "es el mono de imitación de Dios".
     "Los estudiosos y conocedores de la magia cabalística hacen notar que las invocaciones mágicas a Satanás de sus discípulos deben someterse a ciertas reglas especiales que son estas dos: 1. Si quieren repetir una operación ya ejecutada con buen éxito por cualquier razón, tratan de asegurar la ayuda de Satanás copiando un gran número de datos: fechas, nombres, lugares, etc. 2. Si una operación fracasó o sólo salió bien en parte, entonces debe repetirse en un exacto intervalo de 25, 50, 75 o 100 años, reproduciendo todos sus aspectos lo mejor posible para obtener la ayuda de Satanás".
     El Dr. Rothkranz da ejemplos. Un ejemplo de la primera regla es el asesinato de los presidentes Lincoln y Kennedy de los Estados Unidos: Lincoln fue elegido en 1860. Kennedy fue elegido en 1960. El secretario privado de Lincoln se llamaba Kennedy. El secretario privado de Kennedy se llamaba Lincoln. El sucesor de Lincoln se llamaba Johnson, nacido en 1808. El sucesor de Kennedy fue Johnson, nacido en 1908- La muerte de Lincoln fue por una bala en la cabeza. La muerte de Kennedy fue por una bala en la cabeza. Lincoln murió en viernes. Kennedy murió en viernes. La fecha del nacimiento del asesino de Lincoln, fue 1839. Se llamaba Booth y era judío. La fecha del nacimiento del asesino de Kennedy es 1939. Se llamaba Oswald.
     Otro ejemplo de la primera regla: Tres pasos gigantes al Gobierno Mundial deseado por la Sinagoga desde hace siglos para destruir a la Ciudad Católica. Año de 1517 inicia la Revolución de Lutero con el lema APARTATE DE LA IGLESIA. Satanás interviene directamente. Lutero reconoció en sus escritos las conversaciones con el Demonio. Año de 1717. Es fundada la Masonería con el lema APARTATE DE CRISTO. Está perfectamente probado y reconocido por los mismos judíos que esa secta fue creada por el Judaismo. Naturalismo. Año de 1917. Toma del poder del Comunismo con el lema APARTATE DE DIOS. El fundador del sistema fue el judío alemán Karl Heinrich Marx cuyo verdadero nombre era Kissel Mordekay y que era un poseso en cuyos escritos -bastante desconocidos- hay odas y versos al Demonio. Ateísmo.
     Otro ejemplo de la primera regla: Otros dos pasos gigantes hacia el Gobierno Mundial. Año de 1789. La Revolución Francesa y el primer ataque furioso a la monarquía cristiana. El Rey Luis XVI es decapitado. Se funda la Democracia moderna, que es en realidad una dictadura secreta. Año de 1989. Revolución "pacífica" de los países del Este con el objetivo de un nuevo orden mundial. Una dictadura abierta.
     Un ejemplo más de la primera regla: Año de 1776. Primer catálogo de los Derechos del Hombre en la declaración de Independencia de Estados Unidos. Año de 1976. Entra en vigor la Convención de los Derechos Humanos en las Naciones Unidas ya votadas y decididas en 1966 y que adquirieron indiscutible fuerza con las visitas y apoyo de Paulo VI y de Juan Pablo II que visitaron la sede de las Naciones Unidas.
     Ejemplo de la segunda regla: La Primera Guerra mundial se inicia en 1914, pero no produce el deseado Gobierno Mundial. Por eso, 25 años más tarde, exactamente, en 1939, se inicia la Segunda Guerra Mundial. La pregunta es: los altos iluminados ¿estarán preparando la Tercera Guerra Mundial de exterminio a 75 años de la Segunda, o sea, en el año de 2,014?. No se debe olvidar que San Pedro profetizó que el castigo del hombre apóstata y perverso en el final, será el fuego.
     Otro ejemplo de la segunda regla: Colocar un "iniciado" en el Trono de San Pedro fracasó en 1903 en el último minuto porque en vez del alto masón Rampolla, fue elegido el Cardenal Sarto, futuro San Pío X. Exactamente 75 años más tarde, en 1978, fue "elegido" el iluminado Karol Wojtyla. En 1903 veta a Rampolla el Arzobispo de Kracovia de parte del Emperador Francisco José en Viena. En 1978 colabora en la elección de Wojtyla el Cardenal de Viena F. Konig. El nombre Konig significa 'Rey". Francisco José era el Rey en aquel entonces. Era Arzobispo de Cracovia el Cardenal Wojtyla. A pesar de lo que muchos digan o las situaciones históricas, Juan Pablo I para que la operación tuviera éxito, debía de ser asesinado a los 33 días de su "pontificado" para darle su lugar al elegido. ¡Juan Pablo I, tenía que morir!.

     Según la palabra bíblica, ya sabemos que habrá regiones del planeta en las que las señales del fin no se sentirán con tanto rigor, Dios sabe por qué, pues El mismo dijo que las gentes se estarán casando, sembrando, construyendo. En algunos lugares solamente llegarán noticias o rumores. Pero, ¿Que debemos de esperar en México en este tiempo que luego de la supresión del Sacrificio sé sabe que el mundo ha entrado a los tiempos del fin?. Con la información anterior, veamos: en el año de 1810, se inicia la Independencia del Imperio Español. Era la venganza del pueblo judío expulsado de España por los reyes católicos, un día antes de que Colón saliera rumbo a América del puerto de Palos. Y era el odio contra la España católica, que es desmembrada en una acción perfectamente concertada y en poquísimo tiempo por las independencias de los países americanos. En 1910, exactamente cien años después, se inicia la Revolución sangrienta que pone en manos de los liberales a toda la Nación. La Iglesia es perseguida, robada, humillada. ¿Qué le espera a la Nación mexicana en 2010 que se ha dejado prostituir por un gobierno ateo, que ha dejado que sus familias sean divididas, enemistadas, depravadas?, ¿no son parte y alcahuetes todos de que la juventud esté aprendiendo que la vileza no se castiga en esta Tierra y que incluso ayuda a prosperar, por lo que crecen violentos, audaces e irresponsables, creando las bases futuras de la generación de bestias que los va a suceder?. Pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por un huracán de las más bajas pasiones que enceguecen a todos. En estas condiciones, ya se instala una nueva cultura y un nuevo sentido común. Una nueva libertad absoluta, sin comprenderse que la verdadera libertad limita, porque el orden limita, pues la libertad absoluta es el caos absoluto. ¿Qué le espera a esta Nación mexicana, que se ha entregado por cientos de miles a las sectas protestantes y a la herejía que el actual Vaticano predica que es la suma y jugo de todas las herejías, que ha eliminado el Sacrificio; que permitió que la Basílica de la Señora del Tepeyac sea profanada, con frialdad, con indiferencia y con desprecio?, ¿viene una purificación terrible para que muchas almas sean salvadas para Dios?.
     La razón de los hombres ha sido sometida al influjo tiranizante de nuestras potencias inferiores y se ha interrumpido violentamente los vínculos que la unen con la inteligencia, pues los hombres no pueden alcanzar la normalidad en un clima exclusivamente natural del que se ha desterrado lo sobrenatural.
     ¿Cuánto tiempo más va a tolerar el Señor la profanación de las iglesias?, ¿no es iluso pensar que esta es ya una situación establecida, irreversible en la que las nuevas generaciones y hasta los viejos han perdido la noción de los ritos, de la moral y de las doctrinas católicas?, ¿no todo apunta ya a un desenlace pronto y necesario?.
     Hay que recordar que algunos Padres de la Iglesia dijeron que Dios permitirá al Anticristo pensar que ha triunfado, y lo que ha establecido es irreversible. Pero después vendrá su ruina.

No hay comentarios: