lunes, 5 de julio de 2010

EL año 1960...

En Leiría, diócesis a la que pertenece el pueblecito de Fátima, y en Roma, existe un sobre lacrado que por mandato de la Santísima Virgen, sería abierto el año 1960.
El Obispo de Leiría, el Dr. José Alves Correrira da Silva, y su Santidad Pío XII, guardaban el mismo secreto de Fátima. Los dos podían saber el mensaje oculto si ellos lo deseaban, pero ninguno de ellos intentó saberlo antes de tiempo y prefirieron esperar los acontecimientos.
¿Qué contiene el mensaje de Fátima, ese mensaje secreto de la Virgen que se abriría a primeros del año 1960?
El Obispo de Leiría, el confesor durante muchos años de Lucía de Fátima, hacía sus pronósticos en estos términos. De lo que el había sacado en conclusión, a través de las manifestaciones y de las expresiones de Lucía, era esto: Una de dos, o el mensaje nos habla de una manera tremenda y espeluznante del infierno o Rusia destruirá el mundo.
La descripción del infierno, en forma espeluznante, y seria, que atraiga la consideración de los malos y su cambio, yo creo que no merece la pena. Descripciones del infierno existen en la literatura de los Santos. Santa Teresa nos pinta un infierno psicológico en forma atormentadora. Las visiones de las almas cayendo como copos o como hojas secas en otoño, se ha hecho clásica en todos los púlpitos de cuaresma y de todos los ejercicios. Recientemente Sor Josefa Menendez, nos pinta en su "Llamamiento al Amor", grandes cuadros de condenados y almas escogidas, que se perdían entre las llamas y entre sus pecados. Mas reciente aun, apareció en Alemania, la carta de una condenada, que se le aparece en sueños a una amiga que luego se mete de religiosa. Esta condenada le deja a su amiga, escrito el por qué de su condena y el sufrimiento de sus penas, amortiguadas por la misericordia de Dios.
¿Y de esto quién se acuerda? Los cultos tal vez lo recuerden a ratos en momentos de fervor, pero las multitudes lo desconocen y a nadie conmueve. No opino pues, que el mensaje de Fátima, aunque hable del infierno, sea para conmovernos. La razón es, que a las visiones y las revelaciones en la Iglesia, se les da poco crédito. Y cuando se las supone ciertas y seguras, pasan por los menos un par de muchos lustros.
¿Rusia destruirá al mundo?
El escritor norteamericano William T. Wolsh preguntaba a Lucía al acabar de escribir su libro de Fátima: ¿Llegará Rusia, a destruir al mundo?
-La Virgen María me dio a entender que si el mundo no se convertía, Rusia invadiría todas las naciones, -dijo la vidente.
-¿Le ha dicho algo la Virgen sobre el fin del mundo?
-Yo no puedo contestar sobre eso ahora, -dijo Lucía.
Si la Virgen no la hubiera dicho nada, la monja carmelita, hubiera dicho con su habitual espíritu jovial: -No, no me ha dicho nada.
Pero lo cierto es que la monja guardaba mucha reserva antes, pero ahora va cambiando de postura, cada vez, que se acerca la fecha fatídica.
El postulador de la causa de canonización de los videntes de Fátima, Francisco y Jacinta, ha tenido reciente conferencia con la vidente. Esta, es más explicita y designa al Padre Fuentes, mejicano, como portador del mensaje para Méjico y América.
Según Lucía, el año 1960 SERA EL AÑO DEL GRAN DESASTRE SI EL MUNDO NO HACE PENITENCIA.
Si la hace, pudiera ser que el Castigo, se aleje o se reduzca.
La Virgen Santísima no le ha dicho explícitamente que esto es el final, pero Ella entiende que se trata de los ÚLTIMOS TIEMPOS, por la razones que la ha hecho ver.
Primero.- Porque la Virgen la ha dado a entender que todo el infierno está jugando su carta decisiva, por lo tanto es la última carta. Y este último embate, es contra el sacerdocio y contra los religiosos. Perdidos estos, se puede perder facilmente toda la sociedad.
Segundo.- Lucía expresa que la Virgen le ha dicho que Dios agotó ya todos los recursos: la Justicia y la Misericordia.
Tercero.- Dios ha dado en esta hora su último remedio al mundo: EL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA. Si no basta un Dios Crucificado, al menos las lágrimas de una Madre podían bastar. Ahí está Ella como pararrayos bajo la tormenta.
Luego, ya no quedan mas remedios. No esperemos, dice Lucía, que el Papa dé un llamado espectacular despertando las conciencias. Ni tampoco esperemos, que los Obispos griten desde sus sillas el momento preciso de la hora de Dios. No todo esto ya está agotado en múltiples formas y diversos llamados. Quiere decir que ya no habrá tiempo y que el castigo vendrá como el ladrón cuando menos se lo espere.
Estas tres razones le han dado a entender a Lucía, que se trata de los Últimos Tiempos.

Por lo tanto el emplazamiento está puesto. Lucía en nombre de la Virgen lo ha dicho. El año de 1960, fue el año fatídico, pues no nos convertimos. Y el secreto nunca se dio a conocer, ¿acaso creeremos en este que acaba de filtrar el Vaticano?
¿Qué contiene el mensaje del año sesenta? Lucía ha dicho en forma general: "Lo que el mensaje encierra no es nada alegre. Hará llorar al mundo".
Parece que existe una analogía de presentación y de mensajes. Como que la Virgen nos ha dado una postura y un símbolo en el mensaje de La Salette.
Las apariciones en La Salette, se verifican en una aldea. Una aldea, Fátima. Dos pastores en La Salette, Máximo y Melania. Tres pastores en Fátima: Francisco, Jacinta y Lucía. Las apariciones en La Salette, son apariciones de la Virgen de los Dolores y tienen un mensaje. El año del mensaje y de las apariciones en La Salette es el año 1846. Y la Virgen dispone que el secreto mensaje, se abra y se comunique el año 1858. Yo me pregunto, ¿por qué se dejó el mensaje para el año 1858, y uno repasa superficialmente la historia de la Iglesia y resulta que en el año 1854 Pío IX defendia el dogma de la Inmaculada Concepción, y en el año 1858, la misma Virgen se aparecía en Lourdes el mismo año que había de abrise el mensaje. Después del mensaje abierto, vino una terrible guerra: La Guerra Franco-Prusiana el año de 1870. El Papa de La Salette Pío IX iba durando en el pontificado hasta llegar a la edad de 31 años gobernando sobre la Iglesia...
¿Qué ha pasado con el mensaje de Fátima desde que se encerró para esperar su turno hasta el año 1960? Casi la misma historia que con el mensaje de La Salette. Una lluvia de apariciones maravillosas de la Virgen: Aparece en Beauraing, Belgica el 1932, en Banneux, 1933, en Italia en Tre-Fontane en 1947; en Heede, Alemania se aparece en 1938 al 1943.
Durante este período, se define el dogma de la gloriosa Asunción de la Virgen en Cuerpo y Alma a los cielos rubricada infaliblemente por Pío XII en 1950. El Papa de Fátima, Pío XII, tuvo 19 años de Pontificado. Después de abierto el mensaje, hay una guerra anunciada en perspectiva...
¿No hay una identidad de estilos y de sucesos? Sólo queda pues, una identidad de mensajes y de predicciones. El mensaje de la Virgen de La Salette, habla de las grandes purgaciones de la Iglesia hasta el fin del mundo, de una manera general. En el mensaje de Fátima esas predicciones se harán con precisión y señalamientos de pueblos y tal vez de fechas.
De lo que ya sabemos del mensaje de Fátima conocido, concluimos esto; después de pasada la primera guerra mundial, la Virgen le dijo a Lucía: "Pero si el mundo continúa ofendiendo a Dios, otra guerra peor comenzará en el reinado de Pío XI".
Más aún, la misma Virgen anunciaba la señal que antecedería a la segunda guerra: "Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios da de que El va a castigar al mundo por sus crímenes, recurriendo a la guerra, al hambre y a la persecución de la Iglesia y del Santo Padre".
Y la señal vino por casi todo el norte de Europa. Fue el 25 de enero del año 1938. Eran como las 10 de la noche; el cielo estaba estrellado pero aterrador. Las estrellas lucían en medio de terciopelo de sangre. Entre estrella y estrella, el cielo se incendiaba de rojo. La gente, -era en las costas cantábricas- corría a los puertos y a las playas oteando al mar para descifrar si la sangre venía del mar o de un fuego lejano.
Los demás salían de sus casas, acudían a las alamedas y a las playas llorando, porque se creía que el fin del mundo empezaba a venir a través de la noche. Duró el fenómeno hasta la una de la madrugada.
Todos los periódicos de Europa, detectaron el hecho. Cada uno dio su interpretación científica o astronómica. Lucía de Fátima se apresuró a comunicar: "Esa es la señal".
Meses más tarde, en septiembre del treinta y nueve, empezaba la segunda guerra mundial. Las grandes biografías de Fátima, cuentan el suceso. La Virgen cumplía su promesa de avisarnos. Fue inútil por nuestra parte. Caímos en el fuego de la guerra y la gente empezó después del conflicto a creer en Fátima. Ahora bien, la Virgen nos anuncia otro gran castigo, ¿pero antes tendremos señales que nos despierten? Queremos las señales, es cierto, pero las señales son signos de que la gran expiación llega, y esto para nuestra cuenta, es inevitable.

Cuantas señales no han pasado ya del 1958 a la fecha. ¿Qué resultados tenemos en la actualidad?
Apostasía general, una Iglesia reducida pequeños "islotes de Fe", subversión de los valores morales. El Demonio reinando en la sociedad por medio de los pecados capitales, la legalización del aborto, la legalización de la sodomía, etc. Tal parece que nuevamente estamos en la Plenitud de los tiempos, para la segunda venida de Nuestro Señor Jesucristo.
¿Qué anuncia realmente el tercer secreto de Fátima? ¿Por qué los seudo papas Juan XXIII, Paulo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, no lo rebelaron? ¿Por qué ahora Bendicto XVI ha dejado que se filtre? ¿Qué tanta veracidad tendrá este "tercer secreto" difundido por las autoridades modernistas?

No hay comentarios: