viernes, 23 de julio de 2010

EL MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA EN LA SALETTE

El día 19 de septiembre del año 1846, la Virgen María se apareció en las montañas de La Salette a dos niños, llamados Melania y Máximo, cerca de Grenoble, Francia. Es tan importante la intervención de la Santísima Virgen María en los últimos tiempos, que no es despreciable lo que dicen los devotos de María cuando la creen ver en la apertura del Templo de Dios en el Cielo y la aparición del arca del testamento en su templo (Apoc. XI, 19). Leonardo Castellani (EL APOKALIPSIS) dice: "En el "Arca del Testamento" ven algunos intérpretes devotos a María Santísima -Foederis Arca, como reza en las letanías marianas-, visible en la Tierra en los últimos tiempos por sus apariciones, su devoción recrecida, la definición dogmática de sus glorias y privilegios".
A cinco años de distancia de las apariciones de La Salette, el obispo de Grenoble, Mons. Filiberto de Bruillard un 19 de septiembre de 1851, publicó un Decreto, que para partir de base firme en nuestro estudio, conviene reproducir en parte: "Juzgamos que la aparición de la Santísima Virgen María a dos pastores el 19 de septiembre de 1846 sobre una montaña de los Alpes de la Parroquia de La Salette, Arciprestazgo de Corps, PRESENTA TODAS LAS CARACTERÍSTICAS DE VERDADERA Y LOS FIELES TIENEN FUNDAMENTO PARA CREERLA COMO INDUDABLE Y CIERTA. Aumenta la certeza el concurso inmenso y espontáneo al lugar de las apariciones, así como la multitud de prodigios, de una cantidad de los cuales es imposible dudar sin ir contra las reglas del testimonio humano. Por tanto, prohibimos a los fieles y sacerdotes de nuestra Diócesis hablar públicamente o escribir contra el hecho que hoy proclamamos. Finalmente, como el fin principal de la aparición, ha sido recordar a los cristianos el cumplimiento de sus deberes religiosos, os conjuramos, queridos hermanos, a que seáis dóciles a la voz de María que os llama a la penitencia y de parte de su Hijo os amenaza con desgracias espirituales y temporales si permanecéis insensibles a sus advertencias maternales".
¿Aprobó Roma las apariciones?, es indudable que sí las aprobó. El Papa Pío IX, el 24 de agosto de 1852 concedió que el altar mayor del nuevo templo de La Salette, fuera privilegiado. Ese mismo año, el 7 de septiembre se erige la Asociación de Nuestra Señora Reconciliadora de La Salette. El nuevo templo fue elevado por el Papa León XIII al rango de Basílica y decretó la coronación canónica de nuestra Señora de La Salette, que efectuó el Cardenal de París el 21 de agosto de 1879. Por último, en el año de 1946, estando ya en el Solio Pontificio el Papa Pío XII, como un místico y terrible presagio de lo que se avecinaba, se celebró en La Salette el Quinto Congreso Mariano Nacional.
La Santísima Virgen dio a Melania, una de las videntes, un secreto para publicar a partir de 1858. El primer extracto se publicó en 1879 con el "imprimatur" del Obispo de Lecce, Italia, y en el año de 1922, con licencia del Padre Lepidi, O.P., Maestro del Sagrado Palacio y asistente perpetuo de la Congregación del Santo Oficio, fue dado a conocer el texto completo. Era el Papa en aquel momento Pío XI.
Las extremadas precauciones de Roma para saber si el texto del Mensaje no tenía error contra la Fe, no impidió que por fin, se cumplieran los deseos de la Reina del Cielo. No fue así el caso del Mensaje de Fátima, que fue ocultado sistemáticamente con toda clase de trucos y de tácticas dilatorias y que al fin jamás fue revelado, pues lo que Juan Pablo II publicó fue un invento. Este texto "revelado" totalmente ininteligible hasta parecía decir que Juan Pablo II era un mártir. Entonces era una paparrucha. Circuló por años, sin embargo, un mamotreto que se decía era el Secreto de Fátima que Juan XXIII envió a jefes de estado, entre ellos, a Nikita Kruschef. ¡Por Dios!, ¿se imaginan mis lectores al ateo Kruschef leyendo un "mensaje" de la Virgen obtenido en una "aparición" para decirle que hiciera penitencia y que el mundo se acabaría?. ¿Somos retrazados mentales para que nos digan esas cosas?. Pues hubo infinidad de imbéciles que se lo tragaron. También se dijo que ese mamotreto era el Secreto, que el Vaticano había "deslizado", para hacerlo llegar al pueblo pero sin asustarlo por algo avalado por Roma. También se dijo que por un descuido de los funcionarios del Vaticano se pudo obtener. ¡Cuánto cuento, cuánta mentira , cuánta cursilería, cuánta beatería y cuántos años de maldad!. Uno de los pretextos para no darlo a conocer fue que su contenido era cosa terrible. ¿Puede haber cosa más terrible que en La Salette la Virgen dijera que Roma perdería la Fe y se convertiría en la sede del Anticristo?, y sin embargo, ¡ese mensaje se dio a conocer! El Mensaje de Fátima, como quería la Virgen María, debió darse a conocer en 1960. ¿Por qué se ocultó?, pues simplemente porque ya había sucedido lo que ella anunció en 1846. Roma estaba invadida por sus enemigos complotados en la sombra, el Anticristo estaba ya instalado y comenzaba una lucha abierta, ahora sí, abierta, contra la Iglesia desde su mismo interior y Sacrificio perpetuo estaba a punto de ser eliminado. El ocultamiento del Mensaje de Fátima es una grave señal para la Iglesia Remanente. Desde la óptica de la Iglesia apóstata del Vaticano , esto no se puede comprender. No se equivoca, entonces, quien diga que el mensaje de La Salette ES EL ÚLTIMO de la gran Madre de Dios para la Iglesia.
Y esto es absolutamente cierto, porque todas las apariciones que sucedieron y siguen sucediendo después de la muerte de Pío XII SON ABSOLUTAMENTE FALSAS y pueden ser inscritas en el catálogo de prodigios y milagros del tiempo anticrístico. Y la razón es simple. PRIMERO. En ninguna aparición de la Santísima Virgen se recomienda JAMÁS ir a Misa. Esto puede resultar extraño pues el mérito por asistir a Misa es superiorísimo al del rezo del Rosario. Además, el valor de la Misa es infinito y el valor del Rosario está lejísimos de serlo. ¿Cómo es posible que la Madre Santísima prefiera el Rosario a la Misa?. Esto se debe a que ella NO QUIERE QUE EN SU MOMENTO SE TOMEN SUS PALABRAS PARA LLEVAR AL PUEBLO AL FALSO RITO QUE ES LA DESOLACIÓN Y LA COSA QUE DIOS ABOMINA. Ahora las nuevas "apariciones" recomienda ir a "Misa" y es más, se llega a decir que Juan Pablo II -¡una de las bestias apocalípticas!-, es el hijo más querido de María. SEGUNDO. La Santísima Virgen recomienda el Rosario y no la Misa, porque sería el último recurso que le quedaría al pueblo al ser privado del Sacrificio. Y pide el Rosario insistentemente para que el pueblo se vaya acostumbrando a rezarlo antes de que se introduzca en las iglesias lo que es abominable y ofensivo a Dios: el Nuevo Ordo de la misa de Paulo VI que se impuso fraudulentamente en 1969 y que era un impedimento para que Satanás desencadenara su furia contra los hombres.
Voy, entonces, a tomar del largo Mensaje de La Salette algunos párrafos para luego comentarlos, que no pueden aportar absolutamente ninguna luz desde la óptica de la herejía imperante, y que tienen relación con el tema que trato en el presente opúsculo y que a la luz de los acontecimientos de estos terribles y últimos tiempos, se han ido cumpliendo y aclarando. Son palabras de María Santísima, las últimas, fieles, exactas, terribles, apocalípticas, intrincadas que han dado pie a innumerables interpretaciones equivocadísimas y hasta cursis. Son las palabras de una Madre que delante de un Dios próximo a descargar Su furor contra la humanidad apóstata y perversa, pide por los fieles del resto fiel y le dice: Hijo, ¡no tienen vino!.
Debo, sin embargo, antes de copiar y analizar algunos párrafos del mensaje de 1846, hacer una última reflexión sobre las verdaderas apariciones marianas. PRIMERO. No se puede ni imaginar que la Santísima Virgen ignore el valor infinito de la Santa Misa sobre el limitado valor del Rosario. SEGUNDO. Es un hecho incuestionable que ella jamás dijo en sus apariciones que el pueblo debía ir a Misa, sino que lo que siempre recomendó y urgió es que rezaran el santo Rosario. TERCERO. Los mensajes marianos tienen un valor para todos los tiempos. CUARTO. Como la Santísima Virgen no quería, como antes dije, que se utilizaran sus palabras en el momento en el que estuviera instalado en las iglesias el gran sacrilegio, no quiso recomendar la asistencia a misa, sino que se limitó a urgir el rezo del Rosario. La conclusión, entonces, es lógica. Si las palabras marianas pudieran utilizarse en el momento del gran sacrilegio para llevar a las Iglesias a los fieles para participar en algo que la Virgen María no aprueba, es que en las iglesias habría un rito falso y ofensivo a Dios QUE EL PUEBLO CREERÍA QUE ES MISA. Si esto no fuera así, tendríamos que pensar que la Virgen María predicó el Rosario en sus apariciones, CONTRA el sacrificio de la Misa de valor infinito. Porque tan sólo su silencio, si esto no fuera, sería afectado, y esto no se puede pensar. No se puede pensar, entonces, en un Anticristo que clausura iglesias y persigue a los asistentes como se ha dicho. Se debe pensar en un rito falseado que esconde inteligentemente la herejía y la apostasía, se debe pensar en el engaño. En la seducción. En lo oscuro, en lo tenebroso. En el ángel de luz que es sin embargo la bestia apocalíptica. Es el rito que se llena la boca hablando de Dios y de su Cristo, pero que lo ofende y cancela Su pacto, aquel que Cristo declaró en el Cenáculo la noche en que iba a ser entregado.

Ahora vayamos al texto del Mensaje:
"Melania, esto que yo te voy a decir ahora, no será siempre secreto; puedes publicarlo en 1858. Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, los sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias e impiedad al celebrar los santos misterios, por su amor al dinero, a los honores y a los placeres SE HAN CONVERTIDO EN CLOACAS DE IMPUREZA, sí, los sacerdotes piden venganza y la venganza pende sobre sus cabezas. Ay de los sacerdotes y personas consagradas a Dios QUE POR SUS INFIDELIDADES y mala vida crucifican de nuevo a mi Hijo. Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza ESTA A LA PUERTA, pues ya no se encuentra a nadie que implore misericordia y perdón para el pueblo; ya no hay almas generosas ni personas dignas de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno en favor del mundo. DIOS VA A CASTIGAR DE UNA MANERA SIN PRECEDENTE. Ay de los habitantes de la Tierra. Dios va a derramar Su cólera y nadie podrá sustraerse a tantos males reunidos. Los jefes, los conductores del pueblo de Dios, han descuidado la oración y la penitencia y el Demonio ha oscurecido sus inteligencias; se han convertido en estrellas errantes que el viejo Diablo arrastrará con su cola para hacerlos perecer".
Estas palabras son escuchadas por Melania en el mismo momento en que los altos iluminados de la Masonería están formando en la oscuridad, planeando e inventando una nueva Iglesia acorde con sus deseos y lineamientos. Son los años de Saint-IvesAlveydre, de Stanislas de Gaita, de Joséphin Paladan, de Papus (Dr. Gérard Encausse), de Augustin Chaboseau, de Paul Adam, de Julien Lejay, de Charles Barlet, de Marc Chamuel, de Maurice Barres, del doctor Alta, de Oswald Wirth, de Nubius y de otros "iluminados" que habían logrado penetrar los muros de la fortaleza de la Iglesia gracias a esa manga de traidores, los del horrendo voto, apartados ya de la penitencia, de la oración y arrojados a una vida de lujo, de dinero, de placeres y de honores; y otros infiltrados enviados especialmente para prostituir por dentro y para lograr la traición y la infidelidad de quienes habían jurado defender a la Iglesia.
¿Qué pretendían las sectas iluminadas a las que ya pertenecían -parece esto increíble-, un gran número de eclesiásticos incluso cardenales?, pues que el papado desapareciera en la forma que se conservó durante casi dos mil años, que se descoronara, que se democratizara. Querían lograr que un día ocupara el Trono de San Pedro un individuo que actuara según sus deseos comprometido o juramentado con ellos. Querían convocar un Concilio que les sirviera de base y autoridad para introducir la herejía y la revolución en la Iglesia. Querían que la Liturgia y el culto divino cambiaran, eliminar los Sacramentos, y sobre todo el Sacrificio de la Misa que se debía democratizar y acercar al credo de las sectas en vía de lograr lo más pronto posible la Religión Sincrética universal formada por todas las religiones que hay en el mundo. Querían la participación de las mujeres en el culto. Querían un nuevo sacerdocio, una nueva moral, un nuevo dogma acordes con la civilización moderna. Y todo, según se dicen, se debía imponer bajo el signo de la obediencia a ese "papa" de forma que los católicos creyeran que estaban marchando bajo el estandarte de la Cruz, pero que marcharían en realidad bajo la sombra de las sectas iluminadas. Estoy usando las palabras de ellos mismos. Ellos ya proveían cuando todo esto se pusiera en circulación, una gran división de la Iglesia en dos bandos. Ellos les llaman "el anillo de los progresistas", y "el anillo de los retrógrados".
Y no ocultaron sus intenciones y sus planes. A fines del siglo XIX, cínicamente publicaron diversos libros como EL ABATE GABRIEL, GLORIOSO CENTENARIO, EL PAPA Y LA DEMOCRACIA, entre otros, que proclamaban lo que querían hacer. Es que ya se sentían poderosos, es que la manga de traidores dentro de la misma Iglesia era poderosa, y había crecido desmesuradamente, es que ya había llegado el momento de sacar a la luz pública todo esto, para encontrar aliados entre el pueblo, que por otros lados estaba siendo profundamente corrompido. NO es de extrañar, entonces, la alarma y la angustía del Papa San Pío X cuando se ve precisado a denunciar el mal que como dice, parece ya irremediable y sin solución posible. LO dice en su Encíclica PASCENDI DOMINICI GREGIS. Antes de morir, declaró que ya no era oído, que sus palabras eran deformadas y hasta interpretadas contra lo que había querido decir. Hay hombres perversos especialistas en deformar lo que se dice o predica. La mínima palabra saben lanzarla convertida en un hacha contra el predicador.
La Encíclica PASCENDI, fue publicada ¡apenas a 60 años! del terrible mensaje de La Salette. En ella el Papa denuncia: LA IGLESIA HA SIDO INVADIDA, están en el seno de la Iglesia y son "tanto más perjudiciales cuanto lo son menos descarados". "Se presentan... como restauradores de la Iglesia y en apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo". "SON SEGURAMENTE ENEMIGOS DE LA IGLESIA Y NO SE APARTARA DE LO VERDADERO QUIEN DIJERE QUE ESTA NUNCA LOS HA TENIDO PEORES". "ELLOS TRAMAN LA RUINA DE LA IGLESIA NO DESDE FUERA SINO DESDE DENTRO". El odio a San Pío X se manifestó cuando sus enemigos arrojaron un frasco con ácido a la cara de su cadáver incorrupto.
Cuando la Virgen María dice que "ya no encuentra a nadie que implore misericordia y perdón para el pueblo" ¿está descalificando a Lucía de Fátima?; cuando dice: "ya no hay almas generosas ni personas dignas de ofrecer la Víctima" ¡está descalificando a San Pío X y a otros santos varones que se encuentran aun en la Iglesia? de ninguna manera. ESTA USANDO UNA FORMA DE HABLAR, UNA FIGURA DEL LENGUAJE QUE SE LLAMA "HIPERBOLE", para significar la gravedad de lo que dice. Si se dice: ya nadie reza, ya nadie asiste, el que reza o asiste, ¿se debe sentir agredido?; cuando se dice: ya nadie coopera, el que coopera ¿se debe sentir agredido?. Si se dice: ya no hay nadie digno, el digno, ¿se debe sentir agredido?. Si así fuera, a este hay que mandarlo a estudiar su Español, porque es un ignorante y un torpe. Tendríamos que condenar primero la forma de expresión de la misma Virgen María.
¿Qué es lo que la Santísima Virgen María está denunciado y avisando en esta parte de su Mensaje?, ¡LA APOSTASÍA!, la primera aparición de los síntomas graves, gravísimos, de la Apostasía que predijo San Pablo en Tesalonicenses y el advenimiento del Anticristo como consecuencia de ésta. No habla de los pecados contra el sexto mandamiento, que no descarta indudablemente. Habla principalmente de la impureza que ya mezcla la verdad y el error, porque como antes dije, la impureza también es la mezcla de partículas groseras o extrañas en un cuerpo o en una materia. El error contamina ya la pura Doctrina, y la ortodoxia va perdiendo terreno aceleradamente. La defección es ya alarmante. La prostitución de la Fe por el abandono de la oración, de la penitencia, y por la infidelidad del clero son barruntos de tormenta. Dios, va a castigar por esto, de una manera sin precedente. ¿Por qué al pueblo?, ¿no es extraño a la corrupción del clero?, ciertamente no. El pueblo también se ha prostituído. Los pecados del pueblo dan por resultado el reinado de la Bestia. Así dice San Gregorio. El clero necesita de las oraciones del pueblo, su ayuda y fidelidad. El pueblo necesita las oraciones del clero. Los pecadores que permanecen en el pecado SON RESPONSABLES DE CORROMPER EL CUERPO MISTICO DE CRISTO. Los pecados de unos afectan a los otros. Culpables unos y culpables otros, la Virgen María anuncia que la humanidad enfrenta un castigo "SIN PRECEDENTE".
A la vista de esta corrupción general la Santíosima Virgen habla del castigo a los moradores de la Tierra, "encharcada de crímenes". "Los lugares santos están en la corrupción". Sus palabras son estas: "La naturaleza clama venganza contra los hombres y tiembla de espanto en espera de lo que debe suceder en la Tierra encharcada de crímenes. Temblad, Tierra y vosotros que hacéis profesión de servir a Jesucristo y que interiormente adoráis a vosotros mismos, temblad; pues Dios va a entregaros a Sus enemigos, porque los lugares santos están en la corrupción".
Si en 1846 los hombres oyeron esas palabras de la piadosa Madre, ¿qué palabras oirían en nuestro siglo XXI?. Los hombres: viejos, mujeres, jóvenes, ¡sobre todos los jóvenes!, todos, no solamente se han depravado, sino que insultan a Dios soezmente, y se burlan de Él, de la Religión Católica y de todo lo que fue anterior al concilio Vaticano II. Los más rabiosos perseguidores de toda la historia son sólo principiantes comparados con los actuales. El odio a Dios y a su Iglesia se manifiesta en todas las formas. Se trata con gran cuidado y se hacen grandes inversiones y esfuerzos para desterrar todos los monumentos y las diversas creencias de las religiones paganas, obviamente a veces portentosos, pero espantosos y diabólicos. Se cuida con gran esmero lo que se ha descubierto al grado que se evita dañarlo hasta con las luces de las cámaras fotográficas o cámaras filmadoras. Se ponen en circulación esas religiones entre el pueblo, porque traen poderes o beneficios. Pero se odia todo lo que aportó la Ciudad Católica a la humanidad. Se destruyen sus grandes obras de arte y sus monumentos. Los mismos clérigos después del Concilio, entran a las Iglesias como bandas de saqueadores y hacen más daño que los perseguidores. Destruyeron, demolieron, profanaron las cosas más bellas y más sagradas como unos animales. Las religiones más salvajes y primitivas tienen gran aprecio por sus sacerdotes y tradiciones que tienen más valor mientras sean más antiguas. Las naciones ateas tienen a orgullo las tradiciones patrias. Los herejes del Vaticano demolieron como locos, como unos insensatos todo lo que al pueblo le era más caro. Tan sólo considerados culturalmente son unos criminales, unos depravados y unos imbéciles ignorantes. Pero el pueblo prostituído le ha importado un bledo. Ellos corren como perros tras la carne, como bestias ciegas buscan el placer, el lujo y la alabanza del mundo. Sin temor a Dios o al Diablo chapotean en sus excrementos y en sus pecados mientras las sectas haciendo su agosto -piensan- como instrumentos del Anticristo se llevan a miles por todo el mundo. Sólo en America Latina, 8,000 almas CADA DÍA. Esta generación va a ser arrasada con una ira rabiosa a la medida de su maldad. Su desprecio a las leyes es completo.
Pero dice también la santísima Virgen María: "Los lugares santos están en la corrupción". ¿Se refiere a la abominable desolación profetizada por nuestro Señor Jesucristo y por el profeta Daniel?, yo creó que sí.
Más adelante el Mensaje mariano dice que toda esta depravación traerá el reinado del Anticristo, la personificación de la maldad con máscara de santidad. El párrafo que describe esto, es la parte más extraña del Mensaje, y constituye la parte más oscura que ha dado lugar a interpretaciones absurdas. Parece anunciar el nacimiento de un niño, pero aun literalmente, como muchos lo ven, dice cosas imposibles. Muchos autores católicos dedicados a difundir apariciones marianas, y muy amarillistas desde luego, ante la situación actual y queriendo asombrar a sus lectores con las cosas secretas que saben, han llegado a asegurar que "saben" que ya el Anticristo nació, pero que se encuentra escondido para manifestarse en su momento oportuno. Y la verdad es que al Anticristo el pueblo lo tiene delante de sus narices, y no han podido reconocerlo. Veamos el texto, entonces, para descorrer el velo que ha ocultado su signififcado por casi 160 años:
"Durante este tiempo, nacerá el Anticristo, de una religiosa hebrea, de una falsa virgen, que tendrá comunicación con la antigua serpiente, maestra de la impureza. Su padre será obispo. Al nacer vomitará blasfemias y tendrá dientes; en una palabra, será un demonio encarnado, lanzará gritos espantosos, hará prodigios y no se alimentará sino de impurezas. Tendrá hermanos que aunque no sean como él, demonios encarnados, serán hijos del mal; a la edad de doce años llamará la atención por las ruidosas victorias que alcanzará. Bien pronto estará cada uno a la cabeza de los ejércitos asistidos por legiones del infierno".
También anuncia la Santísima Virgen: "Las estaciones cambiaran". En nuestro día, nadie puede decir que esto no esté sucediendo. La comunidad científica internacional está realmente alarmada por este fenómeno que se ha presentado en poquísimos años, y han llegado a decir que la tierra será inhóspita para el hombre en solamente diez o doce años. Y no se equivocan. Los cambios climáticos hasta el momento -que apenas comienza la cosa- ya han provocado o hacen prever desastres aterradores. También dijo la Virgen María: "ROMA PERDERÁ LA FE Y SE CONVERTIRÁ EN LA SEDE DEL ANTICRISTO".
Voy a analizar el párrafo anterior. Dice la Virgen que el Anticristo: 1.- Nacerá de una religiosa hebrea, de una falsa virgen. 2.- Que esta religiosa tendrá comunicación con el Demonio, maestro de la impureza. 3.- Que su padre será obispo. 4.- Que al nacer vomitará blasfemias y que también tendrá dientes. 5.- Que lanzará gritos espantosos. 6.- Que hará prodigios. 7.- Que se alimentará de impurezas, y por fin. 8.- Que a los doce años llamará la atención por las ruidosas victorias que alcanzará. Esta es la descripción que hace la Santísma Virgen María del anticristo. Vamos a ver la hora, que significa cada una de esas cosas, para así correr el velo del misterio:
1.- NACERÁ DE UNA RELIGIOSA HEBREA, DE UNA FALSA VIRGEN. Hay que notar que no dice que sea "monja", sino "religiosa". La monja ha ingresado a un convento. La persona religiosa aunque esté en el mundo es quien tiene religión, es quien profesa una religión. Esa religiosa es una mujer porque se especifica claramente su sexo. Es la mujer prostituta del Apocalipsis, la gran "putana" judaizada. Ella tiene una religión penetrada de judaísmo. La Iglesia de Cristo es siempre virgen. Es la esposa inmaculada del Cordero. Una falsa virgen es una falsa Iglesia de Jesucristo.
2.- ESA RELIGIOSA TENDRÁ COMUNICACIÓN CON EL DEMONIO, MAESTRO DE LA IMPUREZA. La comunicación con el demonio puede darse de muchas maneras. O porque Satanás fue entronizado en el Vaticano el 29 de junio de 1963, como ha denunciado el obispo Malachi Martin -lo cual le costó la vida, pues lo mataron-, o porque difunde por el mundo una religión adulterada -impura-, o porque tiene trato con toda clase de sectas y extrañas religiones adoptando sus usos o cediendo terrenos por ella ganados para Cristo, o negando sus más caras creencias para igualarse y acercarse a ellas, o por todo esto. Yo creo que todo esto y muchas más cosas, como puede ser sus tratos con gobiernos ateos a precio de concesiones contra los derechos de la Iglesia.
3.- SU PADRE SERÁ UN OBISPO. La Virgen María puntualiza muy claramente que su padre será obispo. La Virgen no le puede llamar obispo claramente a uno que fue "consagrado" con el nuevo tiro de consagración de obispos puesto en circulación por Paulo VI en 1969 en el que las fórmulas operativas fueron adulteradas e invalidadas. Entonces, si el padre del Anticristo es un obispo, eso significa que el recibió una consagración episcopal válida. Entonces, el Anticristo es también un obispo válido. Esto dice la Virgen muy claro. El padre del Anticristo es obispo, luego él también, a menos de que a uno de esos cinco lo consagrara un obispo válido con el nuevo rito inválido, que se antoja ser éste el quinto. Se dice que "nacerá" porque "nace" a la vida episcopal. El anillo de los obispos es un símbolo de su matrimonio con la Iglesia. El padre del Anticristo, obispo válido está casado místicamente con la gran prostituta del Apocalipsis. De esa relación nace la Bestia. Si llegara el último de los cinco al Trono sin ser obispos ¿no sería ésta otra señal del fin?.
4.- EL ANTICRISTO VOMITARÁ BLASFEMIAS AL NACER, Y TENDRÁ DIENTES. La primera bestia del profeta Daniel, tiene tres costillas entre los dientes. Igualmente, la cuarta bestia de Daniel, tiene enormes dientes de hierro, comía y trituraba. Si leemos los textos del Apocalipsis en los que describe a la primera bestia que reune a las cuatro bestias del profeta Daniel, no encontramos absolutamente ninguna alusión a "dientes". Incluso no se encuentra en la descripción de la segunda Bestia de San Juan. En cambio, en la descripción de Daniel de sus cuatro bestias, no hay absolutamente ninguna alusión a "blasfemias", pero en la descripción de la primera del Apocalipsis, se dice que la Bestia "profiere palabras de orgullo y de blasfemia", y "que abrió su boca para blasfemar contra Dios: para blasfemar de Su nombre y de su morada" y cada una de sus cabezas, tenía "títulos blasfemos" (Apoc. Cap. 13). Entonces, es indudable que la santísima Virgen está reuniendo las cuatro bestias de Daniel con la bestia del Apocalipsis. Nos dice que son cuatro individuos distintos pero formando una sola entidad moral idéntica en propósitos, los que constituyen a la primera bestia de San Juan. Ese es el Anticristo, más la segunda bestia.
5.- LA BESTIA LANZARÁ GRITOS ESPANTOSOS. Para comprender a cabalidad esta frase, hay que ir al Diccionario: GRITO: "manifestación vehemente de un sentimiento general", dice entre otras acepciones. Entonces, la Virgen María está diciendo que el Anticristo manifestará vehementemente lo que todo el pueblo siente y cree, Y QUE ESO CAUSA ESPANTO. Está hablando de la apostasía del pueblo que acepta, aplaude y sigue a la Bestia. Del abandono de la Fe. Está diciendo que lo que habla el Anticristo es recibido con agrado por un pueblo perverso. Porque el vendrá a los suyos y los suyos le han de recibir. Les hablará lo que quieren oír y callará lo que no quieren oír.
6.- EL ANTICRISTO HARÁ PRODIGIOS. ¡Y muchos por cierto de todas clases!. Muchos serán afirmados en el error a la vista de estos milagros, porque no comprenderán que esas cosas no vienen de Dios. Pero no se ocuparán de analizar las doctrinas que cada vez se van apartando más de la pura ortodoxia. Simón el Mago no predicaba la verdad, aun habiéndose elevado por el aire. El resto fiel está en un problema grave, porque no podrán competir con tales manifestaciones diabólicas que en los últimos tiempos se habrán de incrementar desmesuradamente.
7.- EL ANTICRISTO SE ALIMENTARÁ DE IMPUREZAS. Repito que aquí no se habla del sexto mandamiento. La impureza es la mezcla de partículas groseras o extrañas en un cuerpo o materia. La religión del Anticristo es la religión de Cristo infiltrada de doctrinas extrañas pero que va camino al Paganismo. En la religión de la Bestia, no es posible encontrar la claridad de pensamiento e intención que se veía en la enseñanza del Magisterio de todos los siglos. Se hallará la verdad insinuada o sugerida, , pero sombras en todo, ambiguedades en todo. La religión del Anticristo no puede ser acusada con facilidad de contener herejía, pues no es una religión objetiva sino dialéctica, porque se pondrán presentar las figuras que el pragmatismo dicte, en cualquier situación que se presente. Es una religión cuyo mimetismo es asombroso. Es una religión impura y de esta religión tiene el corazón, la boca y la mente llena la Bestia despreciable. Es una religión que calla lo que conviene, que infiltra cautamente para corromper con cambios aparentemente inocentes en el lenguaje al cual van acostumbrando al pueblo suavemente, que avanza en forma planificada, que hace cambios inocuos aparentemente hoy, para corromper mañana. Es una religión abortada por la mente de Satanás "maestro de la impureza", porque contamina, ensucia, distorsiona, aparta poco a poco. Es un camino seguro para desaparecer la religión de Cristo y para convertir a la Iglesia en un organismo de manipuleo de gentes tan necesario a los que quieren lograr un gobierno mundial en el cual todos los hombres paganizados no serán más que esclavos. La Iglesia remanente sabe esto y no acepta nada de eso. Por eso el odio de Satanás hacia el resto fiel.
8.- EL ANTICRISTO A LOS DOCE AÑOS LLAMARA LA ATENCIÓN POR LAS RUIDOSAS VICTORIAS QUE ALCANZARÁ. El Papa Pío XII, murió en octubre del año 1958. Es decir, que Juan XXIII fue elegido prácticamente muriendo ya ese año. Amaneció el año 1959, estrenando el mundo dizque "papa". Eran las pequeñas y suaves ondas de la aterradora tormenta que se avecinaba. Entre los años 1958-59 7y 1969-70, pasaron doce años. El Concilio Vaticano II había ya terminado el 7 de diciembre de 1965, día en el que toda la jerarquía mundial firmó, con pocas excepciones los documentos gravemente infiltrados de herejías, es decir, impuros, que de ese Concilio se obtuvieron. La gran mayoría de firmantes, confirma la apostasía infiltrada ya entre las mismas cabezas de la Iglesia. Esta fue una gran victoria de los enemigos de Cristo. Pero la Virgen habla de "victorias" y destaca especialmente los doce años. ¿Por qué?, pues porque a los doce años tendría lugar un triste y gravísimo acontecimiento para la Iglesia y para la humanidad que quedaría sin el pararrayos poderoso que era la Misa. En el año de 1969-70, el Sacrificio perpetuo, según la profecía de Cristo y la de Daniel, sería eliminado con la introducción de un rito falseado y gravemente penetrado de doctrinas y espíritu protestante, en vías a la integración de la Iglesia Sincrética Universal. La importancia de este acontecimiento es tan grande que la Santísima Virgen lo señala al hablar de los doce años. Pero no solamente el Concilio fue una victoria, y la supresión del Sacrificio, que es la peor de todas las victorias, sino que exceptuando el Bautismo y el Matrimonio, TODOS LOS DEMÁS SACRAMENTOS TAMBIÉN FUERON INVALIDADOS. Entre ellos, el Sacramento del Orden, por lo cual la Iglesia desde ese año se quedaba sin sacerdotes y sin obispos. Renunciaba, entonces, a la sucesión apostólica pero así renunciaba a ser la verdadera Iglesia de Cristo, pues la apostolicidad es una de las cuatro notas que distinguen a la verdadera Iglesia de Cristo. Ninguna de esas NOTAS puede ser separada, porque si esto se hace, automáticamente esa Iglesia deja de ser la verdadera Iglesia y se convierte en una secta. Pero la Santísima Virgen dice que el Anticristo a los doce años se apuntará ruidosas victorias, se refiere a la Bestia en "singular". Entre 1958-59 y 1969-70, estuvieron usurpando el Trono de San Pedro, Juan XXIII y Paulo VI. Nuevamente se está afirmando aquí que el Anticristo es una entidad moral formada por varios individuos, todos distintos, pero con un mismo espíritu y un mismo fin. Hay que concluir, entonces, que la Virgen María, no se está refiriendo a un niño que nace de una mujer falsa virgen y de un obispo y que a los doce años va a tener grandes victorias.

¿MENCIONA LA SANTÍSIMA VIRGEN A LA SEGUNDA BESTIA DEL APOCALIPSIS?
¿Y para qué?, no es necesario. Identificada la primera, la segunda descrita por San Juan queda perfectamente ubicada. Así, el sucesor de Juan Pablo II simplemente al quererlo canonizar se identifica él mismo en plena comunión con él. Decreta, asombrando al mismo Vaticano el inicio de la causa de canonización. Quiere dispensar esta causa del requisito de los milagros. Quiere declararlo ¡mártir!. Una de las cabezas de la bestia, de LA bestia, -en singular-, fue herida de muerte y sin embargo vivió. El Apocalipsis es extremadamente preciso. La herida es de muerte, y vive. El asesino declara: "yo lo maté", es decir, , que los disparos eran para matarlo, y estaba seguro de que eso debió haber ocurrido. Pero vivió. Y eso ocurrió un 13 de mayo, aniversario de la aparición de la Virgen en Fátima. No estaba, entonces, la Virgen "salvando al papa" como se dijo, sino que estaba "avisando". Le avisaba al pueblo, le avisaba a quienes todavía tenían ojos para ver el horrendo drama que sucedía en el mundo y en la Iglesia. La fecha haría más notable ese aviso.
Mons. José F. Urbina Aznar
2005


No hay comentarios: