miércoles, 28 de marzo de 2012

La sencillez

     Una de las más amables virtudes de la juventud es la sencillez del corazón y del espíritu.
     La sencillez no es ni la ingenuidad, ni la credulidad; es la cualidad de una alma enteramente recta, sin ostentación, sin rodeos; está hecha de confianza, de humildad y de modestia.
     El joven que no es sencillo, se traiciona por una cierta preocupación del efecto, y por ese esmero afectado que se llama la "pose".
     Es atildado, forzado, remilgado; quiere parecer un hombre; quiere pasar por algo, por alguno.
     Tiene pretensiones de inteligente, de científico; razona, discute, y su débil espíritu, todavía entenebrecido de tanta ignorancia, no se inclina ante las más santas verdades más que después de haberlas debatido, discutido.
     ¡Ay! Esa alma tiene orgullo y la duda no tardará mucho —lo temo— en sembrar sus ruinas.
     Tú, hijo mío, sé sencillo como la paloma; no busques imponerte a los demás; sé todo igual, y que tu rostro y todo tu ser reflejen la sinceridad de un corazón recto.
     Sobre todo, guarda la feliz sencillez de tu espíritu. Yo siempre he notado que las almas leales y Cándidas tienen una facilidad extraordinaria en comprender la verdad: su juicio es naturalmente justo, y tienen una visión exacta de las cosas, porque, dice el Evangelio, su ojo es puro.
     De ahí procede ese buen sentido imperturbable de las gentes humildes sin letras, ignorantes pobres que a menudo conocen y comprenden a Dios mejor que nosotros.
     Sé, pues, sencillo de espíritu y de corazón; un instinto infalible te preservará del error y del sofisma, y raramente te equivocarás en las cosas esenciales para el bien de tu alma.
     Sé sencillo como el niñito que Nuestro Señor puso de ejemplo a sus discípulos, deciéndoles: "En verdad os digo, si no os hacéis semejantes a este pequeño, no entraréis en el reino de los cielos"
     Sé sencillo, y te elevarás fácilmente hacia Dios, porque, así como lo dijo el autor de la Imitación: ¡La sencillez es una de las dos alas con las que el hombre se eleva sobre la tierra!

No hay comentarios: