sábado, 17 de marzo de 2012

LOS TRASTORNOS NERVIOSOS Y MENTALES CON CARACTER RELIGIOSO (6)

E) NEUROSIS Y DELIRIOS PARARELIGIOSOS
En el mismo plano de las neurosis y delirios con preocupaciones religiosas, se sitúan psicopatías susceptibles de tener relación más o menos cercana con la religión.
Tomamos la clasificación siguiente de la tesis del doctor Aubin:


Son numerosos —dice el doctor Artur— los perseguidos que adoptan como tema de su delirio la última invención científica, como el gramófono, el teléfono o también los rayos X.
Así tenemos a ese enfermo de Jouffroy que se queja de ser un autómata, un gramófono, y de sentir quemaduras sobre el vientre... O la mujer de un electricista que se cree perseguida por un sacerdote y no piensa por nada en el demonio sino en la electricidad, cuyos efectos no le son desconocidos. Sabe que las corrientes eléctricas queman y la enferma que siente como un cáncer que le roe el estómago, atribuye este estado cenestopático a la presencia de corrientes. Está entre dos polos eléctricos, hay una corriente de entrada y una de retorno o salida, y la entrada se efectúa al nivel del corazón, que presenta un estado de cardiopatía muy avanzada. Acusa a la Hermana de servicio de magnetizarla; tiene un círculo de corriente alrededor de la cabeza. Su hija deberá perecer por las corrientes, tendrá 27 soldaduras en el cuerpo. De noche hay quien quiere abusar de ella; es para darle un hijo jorobado que le magnetiza. Y, siguiendo por la pendiente de su delirio científico, esta enferma se ocupa de globos dirigibles, estableciendo los primeros principios de un delirio aéreo, que tal vez veremos definirse en el futuro.
Interesante es también ese delirio moderno, observado en una débil profunda por Deny y Blondel (Encéphale, 21 de octubre de 1909)... Esta enferma se queja de tener el estómago caído, roído; se queja también de quemaduras, de sensaciones térmicas penosas que no puede localizar de modo exacto y en ella todos los fenómenos orgánicos, hambre, sed, micción, defecación, se hallan bajo la influencia de los rayos X. Los rayos X la hacen pensar lo que ellos quieren y ella debe pensar lo que se le impone pensar. Los rayos X la atormentan y atormentan también a su familia. Están sin tregua en lucha con lo que ella llama el secreto y en ella se manifiestan fenómenos de contraste muy curiosos entre los rayos X, que son republicanos, y el secreto, que es realista. Estos dos elementos se combaten encarnizadamente y quieren ganar a la enferma cada uno a su partido...

Observación I
(Delirio de espiritismo, según la tesis del Dr. Berl)
"L..., mujer de 38 años, de salud floreciente, que trabaja en una máquina de tejer y cumple bien su tarea.
"En 1909 (a la edad de 27 años) se dió a las prácticas espiritistas, se torna una médium especial, que entiende lo que dice el espíritu y puede conversar con él sin estar en trance. Ha hablado con las almas de sus padres, luego con otros espíritus de esencia superior.
"Me he comunicado con el más allá, afirma. Tenía un espíritu y estaba consciente de todo lo que me decía.
"—¿Qué os dijo? —Me dijo: Vamos, es necesario que obedezcas, que marches, has prometido obedecer.
"Yo repliqué, pero sin prometer nada. Pregunté quién era: —Yo soy tu Padre, soy Dios el Padre, tú eres mi hijo único, eres el Cristo de otrora hecho mujer. Has prometido obedecer en la noche". Así se convirtió en lo que es: "el cuerpo de Dios en naturaleza para la resurrección de la carne y la vida eterna".
"Nos es fácil hacerle explicar el carácter de las alucinaciones psico-motrices que le han permitido organizar su delirio espiritista:
"—Os lo voy a explicar, dice; yo comprendo que soy un fenómeno, un sujeto y una fuerza, es decir, la fuerza del espíritu que actúa sobre mi cuerpo. Es como si yo fuera un fonógrafo que pusiera en mí todo lo que se me hace decir. Esta fuerza me impulsa a hablar, se desarrolla como un cilindro, es decir, en forma de voz que se llama mental, mentalmente.
"La revelación se ha prolongado durante meses. Es como si yo estuviera doble fuera de mí y que eso hablara por mí, por mi órgano.
"—¿Qué entendéis por órgano?
"—por órgano entiendo el movimiento de la palabra, que sin duda todo el mundo ha de comprender cuando habla mentalmente. Eso me hace hablar; yo digo, por ejemplo: "Tú hablarás". Cada sílaba, bien explicada, muy lentamente para formar la palabra, pero sin voz. Todo lo que aprendí, es el espíritu que me lo inspira y eso se desenvuelve a través de mis labios, de mi voz, en un tono más o menos alto.
"—¿Entendéis esa voz como la mía?
"—No, ella habla por mi organismo, por mis palabras. Es parecida a la que se oye, cuando uno se dice a sí mismo: "Bien, ya voy a ir".
"—¿Cómo sabéis que es el espíritu el que habla y no una idea que se os ocurre?
"—Es que la idea no habla.
"—¿No decís que el espíritu no habla con la voz?
"—Seguramente, no es una voz que yo oiga al lado, desde arriba o desde abajo. Habla en mí solamente para mí. Utiliza mi palabra.
"La señora L..., al parecer, nunca tuvo ideas de persecución, pero al comienzo de sus trastornos delirantes, sus alucinaciones psico-motrices eran inhibidoras y por eso, durante muchos días, se alimentó poco o mal, porque su voz interior le ordenaba no comer.
"L... no presenta ninguna alucinación auditiva; una sola vez, al comienzo de su delirio, habría oído un canto melodioso, que después de despertarla se había alejado: "Me arrebató, estaba en éxtasis. El canto me decía: ¡Al cielo, al cielo!".
"A esos trastornos psico-motores se agregaron ideas de inmortalidad: "Yo soy la inmortalidad, la vida eterna, y yo no corro peligro de morir. No iré a parar al cementerio. Si me cambiare de cuerpo, será por metamorfosis, y aun tardará mucho en cambiarse el cuerpo que tengo. Por eso se cortaron mis carnes y las carnes arrancadas retomaron vida por un fuego y unos flúidos, porque es una carne imperecedera la que yo creé. A medida que esta carne crecía, los espíritus entraron en mí y tomaron la vida de mi carne y de mi sangre...".
"La excitación aparece a cada interrogatorio, sobre todo en público.
"Creemos legítimo el diagnóstico de delirio sistematizado de forma psico-motoras de variedad espiritista

Observación II
(Delirio de metapsíquica, según la tesis del Dr. Aubin)
"Valentina L..., institutriz; hija, hermana y esposa de educadores. Incidentes matrimoniales. Se absorbe en sí misma. Ideas tristes la obsesionan. Astenia. Enflaquece.
"Los trastornos gastrointestinales que acompañan su estado le parecen una grave enfermedad gástrica; oye ávidamente las conversaciones médicas que llegan a su oído, ya en casa, ya en la Salpétriére, donde es internada en 1922; devora los artículos médicos de los diarios y las obras de vulgarización que puede obtener. Llega así a recoger algunos términos científicos, de los que se intoxica, y construye de su enfermedad un cuadro extraordinario: "Estoy enferma de hiperclorhidria; mi cabeza se consume al nivel del occipucio, por afección del neumogástrico".
"Se prescribe ella misma un régimen de inanición y llega a la casa de salud en un estado de flacura impresionante.
"Paralelamente con las interpretaciones hipocondríacas y con caracteres análogos, se desarrolla en nuestra enferma un delirio polimorfo muy activo, que traduce un fracaso completo de su sentido crítico y aporta una corriente enriquecida sin cesar con creaciones, especialmente imaginativas.
"Su estada en la Salpétriére le hizo conocer la existencia y el poder del sueño hipnótico: muy afectada por lo que ha visto, trata de documentarse acerca del problema; algunos folletos y algunas crónicas rudimentarias bastan para la elaboración de las primeras interpretaciones.
"La Salpétriére se convierte a sus ojos en un laboratorio misterioso, donde los maestros de la ciencia se dedican a experiencias extraordinarias: "Ellos hipnotizan a sus enfermos y los acostumbran a obedecer ciega y automáticamente; me han enviado aire caliente en todo el cuerpo, luego han provocado descargas de ozono en mi nariz y me han hecho salir octoplasma. Cuando los enfermos salen de la Salpétriére, quedan en comunicación con los de allí mediante el radio, la fotografía y la fonografía de la estación de telegrafía sin hilos, de manera que mi alma les queda sometida y por mi intermedio actúan sobre todas las personas que se me acercan. Veis que es necesario ser fatalista. Todo está calculado, todo les pertenece. Uno cree ser responsable de sus actos y no es verdad... ¿No se os ha hecho nunca saltar, romper platos, pegar a un hijo? ¿No habéis sentido que era la Ciencia la que os hacía hacer eso?... Se comanda a distancia a los organismos, al estómago, al intestino... La llave del sistema nervioso es conocida desde hace mucho... Un flúido universal nos dirige a todos; viene de Oriente; todo el mundo le está sometido y cada uno participa en él; los sabios que lo envían, me han tornado reumatizada con alimentación retardada y todo lo pueden atrasar...
"Nuestra institutriz emplea las nociones científicas o seudo-científicas como un delirante religioso se sirve del diablo o de los espíritus; hay siempre un agente misterioso, al que se atribuye un poder sin limitaciones, sin preocuparse de las nociones más exactas que brindan los teólogos prudentes...".

BIBLIOGRAFIA
Tesis de medicina:
Artur, R. F. E.: De la posession démoniaque, Bruselas, 1910.
Aubin, H. E. M.: Les délires de métaps y chique, Bordeaux, 1926.
Berl, Silvain: Les psychoses spirites, París, 1932.
Bouchet, Henri: Relation sur l'épidémie de Morzine, Lyon, 1899.
Duhamel, Jacques: Essai sur le role des éléments paranoiaques dan la genése des idees révolutionnaires, París, 1929.
Dupain, J. M.: Etude clinique du delire religieux, París, 1888.
Hyvert, Roger: Contribution á l'étude historique et séméiologique des delires religieux, París, 1899.
Moussa, A. H.: La Folie de Nietzsche, París, 1928.
Pezet Charles: Contribution á l'étude de la démonomanie, Montpellier, 1908.
Prouvost, M. E. L. Th.: Le delire prophétique, Bordeaux, 1896.
Rey-Lescure, H. J. A.: De la psychologie religiense á la religiosité morbide, Bordeaux, 1933

Obras varias:
Arnaud d'Agnel, Abate y Dr. d'Espiney: Direction de conscience; Psychothérapie des troubles nerveux, Téqui, París, 1927.
Id. Id.: Le scrupale, comment le guérir, comment le prevenir, Téqui, París.
Charpentier, Dr. René: La Pathologie de la Bonté, Congrés des Aliénistes de Bruxelles, 1935, en "Informateur médical", 18 de agosto de 1935.
Claude, Dr.: Mysticisme et schizophrenie, en "Journal des Patriciens", abril 1926.
Fay, Dr.: Le scrupule, le doute, l'obsession, en "Bull. Soc. méd. St. Luc.'\ 1913, pág. 85.
Gelma, Dr. Eugenio: Les limites de la croyance religieuse morbide, Ediciones universitarias, Estrasburgo, 1929.
Grasset, Dr.: Un demifou de génie: A. Comte desequilibré constaiit et fou intermittent, en "Esculape", 1911, pág. 193.
Hillemand y Cabanés: La folie d'A. Comte, en "Chronique médicale", 1897, pág. 36.
Verga, Dr.: De la monomanie blasphématoire, Milán.

No hay comentarios: