jueves, 6 de marzo de 2014

Familistas, Farainistas, Filianistas, Florinianos, Fotinianos

FAMILISTAS
     Secta de fanáticos que tuvo por autor en 1555 a un tal Enrique Nicolás, discípulo y compañero de David Jorge, jefe de la secta de los davidicos. Nicolás halló sectarios en Holanda e Inglaterra, y los llamó la familia de Amor o de caridad. Decía que era enviado de Dios, para enseñar a los hombres que la esencia de la religión consiste en estar prendado del amor divino; que cualquiera otra doctrina relativa a la fe y al culto es de muy poca importancia; que es indiferente que los cristianos piensen en Dios todo lo que quieran, con tal que su corazón esté inflamado del fuego sagrado de la piedad y del amor.
     Se le acusa de haber hablado con muy poco respeto de Moisés, de los Profetas, del mismo Jesucristo; de haber pretendido que el culto que predicaron es incapaz de conducir a los hombres a la felicidad eterna; que este privilegio estaba reservado a su doctrina. Todos estos errores son efectivamente consecuencias bastante claras del principio que establecía; no es admirable que, en medio del libertinaje de creencia introducida por la pretendida reforma de los protestantes, haya hecho prosélitos. Jorge Fox, fundador de la secta de los cuácaros, se levantó fuertemente contra esta pretendida familia de amor; la llamaba una secta de fanáticos, porque jugaban, bailaban, cantaban y se divertian; este es un fanático que combate a otros.

FARAINITAS
     Nombre de una secta Jansenista formada en Farneis por los sacerdotes Bonjour y Furlay, cuyos pretendidos milagros fanatizaron a sus partidarios. En consecuencia de una información hecha por orden de M. de Montazet, arzobispo de Lyon, se les desterró de Fareins. El cura Bonjour volvió a París en 1789 a su parroquia, que le fue preciso abandonar de nuevo. Profesaba una doctrina subversiva de la religión y de la moral; de sus peroratas resultaba la insubordinación de las mujeres a sus maridos; atacaba aun el derecho de propiedad, diciendo que Adán no había hecho testamento; se le acusaba de reuniones prolongadas hasta por la noche, las extravagancias escandalosas de algunos poseídos, la crucifixión de una joven, etc. De vuelta a París, Bonjour tuvo correspondencia seguida con sus discípulos que formaban casi la cuarta parte de los habitantes de Fareins, hasta que el gobierno de Bonaparte desterró a los dos hermanos a Suiza.

FIALINISTAS
     Una de las secta que formaron, digamoslo así, la mala cola del jansenismo, y que bajo matices y nombres diversos se perpetuaron, no solo en Fareins, sino también en Ruan y en el llamado Charolais y el Torez. En 1794, Fialin, cura de Marsilly en Montbrison, persuadido de que iba a aparecer el profeta Elías, reunió cerca de ochenta personas de ambos sexos cerca de San Esteban, para salir a su encuentro, encaminarse hacia Jerusalen, y componer la república de Jesucristo; les recomendó no mirar ni a la derecha ni a la izquierda, alto ni bajo, y les cogió el dinero. Estos fanáticos, después de haber andar errando algún tiempo por las selvas, se vieron precisados a volver a sus hogares, y fueron objeto de una irrisión general. Fialin se casó, se retiró cerca de París, donde tenia una taberna, y acabó por ser desterrado a a Nantes.

FLORINIANOS
     Discípulos de un sacerdote de la iglesia romana, llamado Florins, que en el siglo II fue depuesto del sacerdocio, por haber enseñado errores. Había sido con San Ireneo discípulo de San Policarpo; pero no fue fiel en conservar la doctrina de su maestro. San Ireneo le escribió para hacerle abjurar de sus errores. Eusebio nos ha conservado un fragmento de esta carta; Florins sostenía que Dios es el autor del mal. Algunos escritores le han acusado también de haber enseñado que las cosas prohibidas  por la ley de Dios no son malas en sí mismas, sino por estar prohibidas. Por ultimo abrazó algunas otras opiniones de los valentinianos y carpocracianos. San Ireneo escribió contra él sus libros de la Monarquía y de la Oldloade, que ya no existen. (Disertación segunda de Dom Massuet sobre San Ireneo, art. 3, p. 104; Fleury, Hist. ecclés., l. 4, 17).

FOTINIANOS
     Herejes del IV siglo que habían abrazado los errores de Fotino, obispo de Sirmium o Sirmich en Hungría. Este fue discípulo de Marcelo de Ancira, y pasa por haber tenido instrucción y elocuencia; llevó la impiedad para con Jesucristo mas allá que los arrianos. Sostuvo que era hombre puro, nacido del Espíritu Santo y la Virgen María; que cierta emanación divina que nosotros llamamos el Verbo había bajado sobre él, y que en consecuencia de la unión de este Verbo divino con la naturaleza humana, Jesucristo era llamado Hijo de Dios, Hijo único, porque otro ninguno hombre había sido formado así, y Dios, por los dones, el poder y los privilegios que Dios que Dios le había concedido. Fotino no entendía por el Espíritu Santo una persona destinada de Dios Padre, sino una virtud celestial emanada de la divinidad; de modo que este hereje, como Sabelio, no admitía mas que una sola Persona en Dios.
     Fue condenado no solo por los ortodoxos, sino también por los arrianos; por los obispos de Oriente en un concilio de Antioquia del año 345; por los de Occidente en el Concilio de Milan en 346 o 347; por ultimo, fue fue también depuesto en otra asamblea en Sirmich el año 354, y murió en el destierro el año 371 o 375. Se ha renovado su herejía en estos últimos días por Socino; y aunque los socinianos le hayan paliado bastante, el fondo de su sistema viene a ser el mismo.

No hay comentarios: