lunes, 25 de marzo de 2013

CATECISMO PARA TRADICIONALISTAS DESORIENTADOS (5)

Por Mons. José F. Urbina Aznar
 
EL CISMA
28.- ¿EL CISMA ES UN MOTIVO POR EL QUE SE PIERDE EL PODER DE JURISDICCION?.
     Efectivamente, el cismático, queda fuera de la Iglesia, y pierde el poder de jurisdicción. (Sum. Theo. 2-2, q. 39, a. 3).


 29.- ¿HA DEFINIDO LA IGLESIA QUE ES EL CISMA?.
     Lo ha definido con toda claridad. Santo Tomás de Aquino dice (Sum. Theo. 2-2, q. 39, a. 1) que: "La unidad de la Iglesia radica en dos cosas: en la comunicación o conexión de los miembros de la Iglesia entre sí y, en la ordenación de todos ellos a una cabeza... Esta cabeza es Cristo, cuyas veces en la Iglesia hace el Sumo Pontífice. Por eso se llaman cismáticos, a quienes rehusan someterse al Sumo Pontífice y a los que NO QUIEREN COMUNICAR CON LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA a él sometidos". "La esencia del cisma está en no obedecer con cierta rebelión, o sea, cuando pertinazmente SE DESPRECIAN LOS PRECEPTOS DE LA IGLESIA Y NO SE QUIERE RECIBIR SU JUICIO". Y más adelante: "Los cismáticos, pecan en dos cosas: POR SEPARARSE DE LA COMUNIDAD DE LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA, y por esto justamente MERECEN LA PENA DE EXCOMUNION, y porque rehusan someterse a la cabeza" (2-2, q. 39, a. 4 ) .
     La misma doctrina encontramos en el DERECHO CANONICO y en todos los teólogos y moralistas.


30.- ¿ES MAS GRAVE EL PECADO DE CISMA QUE EL DE INFIDELIDAD A DIOS?.
     El pecado de infidelidad es por su género, más grave que el pecado de cisma, pero puede suceder que algún cismático peque más gravemente que uno que es infiel, por el desprecio mayor o, por el mayor peligro que supone su acción. Así enseña Santo Tomás en su Sum. Theo. 2-2, q. 39, a. 2.


31.- ¿EL GRAVISIMO PELIGRO EN EL QUE SE ENCUENTRA LA IGLESIA ACTUALMENTE, PUEDE HACER MAS GRAVE EL CISMA QUE LA INFIDELIDAD?.
     Indudablemente que sí. El negarse a actuar en situación tan grave y aflictiva, imponiendo pertinazmente la propia voluntad y prudencia, despreciando los preceptos y necesidades de la Iglesia, y negándose a recibir su juicio, cerrando así los ojos a la crisis y necesidades de tantas almas, es una INFAMIA (así condena a estos el DERECHO CANONICO) incalificable. Por las circunstancias actuales, los cismáticos pecan más gravemente que los que se adhieren a una secta apostatando de su religión, porque están poniendo en peligro a toda la Iglesia. Santo Tomás dice que el cisma es el mayor pecado que se puede cometer contra el prójimo.


32.- ¿POR QUE ES EL MAYOR PECADO CONTRA EL PROJIMO?.
     Santo Tomás (Sum. Theo. 2-2, q. 93, a. 3), dice que el mayor pecado contra el prójimo, es el cisma, "porque va contra el bien espiritual de la multitud", y no solamente contra una sola persona.
     El cismático, además, muy frecuentemente, trata de arrastrar a otros a la rebelión y a la división. Se opone al superior (papa, obispo, sacerdote), crea partido, trabaja ocultamente y escandaliza a los pequeños en la Fe. El juicio de Cristo contra estos es tremendo e implacable: "más les valiera que les ataran una piedra de molino al cuello, y los arrojaran al fondo del mar".


33.- ¿COMO DEFINE SAN ISIDORO DE SEVILLA EL CISMA?
     Citado por Santo Tomás, dice que el cisma, es "LA ESCISION DE PARECERES". La escisión, se opone a la unidad. Por eso se dice pecado de cisma, al que directamente se opone a la unidad. Este pecado, rompe la unidad de la Iglesia que realiza la Caridad que no solamente une con vínculo espiritual de amor a una persona con otra, sino a toda la Iglesia en unidad de espíritu.


34.- ¿ES LICITA LA ESCISION DE PARECERES ENTRE LOS LAICOS Y SUS PASTORES?.
     La Iglesia ha hablado muy claro por la voz de los papas. Todos los fieles han de ajustar sus pareceres al parecer de los pastores, renunciando al propio. Los pastores deben dirigir la lucha en unidad de espíritu, recursos y esfuerzos. Nunca se puede aprobar la desaprobación de los fieles. A los laicos se les enseña, no se les sigue.


35.- ¿LOS LAICOS QUE EN TODO SE OPONEN A SUS PASTORES, QUE NADA LES PARECE, QUE TODO CRITICAN, QUE HACEN PARTIDO, QUE SE SIENTEN JUSTIFICADOS POR UN FALSO E ILEGITIMO CELO POR LA RELIGION PARA REBELARSE, SON CISMATICOS?.
     Evidentemente que sí. Ellos están haciendo mucho daño en un momento en el que es esencial la unidad de la Iglesia. Ella ha enseñado claramente que la voz de los papas y la voz de los obispos, es la Voz de Dios manifestada a los hombres por Sus representantes. A estos hay que obedecer y ayudar en todo con verdadero amor por la causa de Jesucristo que es a quien realmente se sirve.


36.- ¿PUEDE JUSTIFICARSE DE ALGUNA MANERA ENMEDIO DE ESTA CRISIS ACTUAL DE LA IGLESIA, QUE LAS COMUNIDADES, O LOS SACERDOTES, O LOS OBISPOS, POR LA ESCISION DE PARECERES, ESTEN DESUNIDOS?.
     Absolutamente de ninguna manera puede ser esto justificado. SIEMPRE, esta actitud conlleva el pecado de cisma, que trae sobre los infractores todas las consecuencias canónicas claramente establecidas, porque primero que los propios pareceres, se anteponen los derechos de Dios y los derechos de la Iglesia, que piden siempre la renuncia a la propia voluntad y prudencia, para que la unidad entre los fieles y sus pastores sea mantenida, así como la unidad de todos los pastores entre ellos mismos. La Iglesia no pide un acuerdo entre las partes. En esto es tusiorista e implacable. Se debe aceptar siempre la voluntad del superior. La Iglesia es una monarquía. No es una democracia. Entre los superiores, ordena la unidad de espíritu y la obediencia incondicional a los obispos, que unidos obedecen incondicionalmente al papa. Los obispos, por derecho divino, deben de gobernar unidos, colegiadamente, estando enmedio de ellos Pedro sentado como el primero de todos. La unidad entre ellos es jurídica, y no viene del mutuo acuerdo, sino que viene de que todos tienen la misma cabeza Pedro, así, es cabeza de todos, y dos obispos están unidos por la misma cabeza. Esta es la CONSTITUCION DE LA IGLESIA que es de derecho divino. Todo lo que de aquí se aparta es cismático y puede ser también indicio de una herejía ocultamente profesada. Las notas que distinguen a la Iglesia son invariables, son de derecho divino, y la unidad, que es una de esas notas, no solamente implica la unidad de culto y de Doctrina, SINO LA UNIDAD DE GOBIERNO. Y todos los que no están unidos por la unidad de gobierno, no pueden ser miembros de la Iglesia Católica, por cuanto estas notas son invariables y signos inequívocos para identificar a la verdadera Iglesia de Cristo.
     Por lo tanto, todos los que permanecen en la división, son cismáticos, porque ninguna causa puede prevalecer contra el precepto divino de conservar a la Iglesia unida bajo la autoridad del Sumo Pontíf ice.


37.- ¿ENTONCES, SIENDO ESOS SACERDOTES Y ESOS OBISPOS CISMATICOS, HAN PERDIDO EL PODER DE JURISDICCION?.
     Esto es evidente. No inventamos doctrinas. Simplemente conociéndolas, no tenemos más que aplicarlas. Todos los que se niegan a comunicar con los miembros de la Iglesia son cismáticos, y los cismáticós, pierden el poder de jurisdicción.


38.- ¿SI HAN PERDIDO EL PODER DE JURISDICCION, NO PUEDEN CONFESAR VALIDAMENTE A SUS FIELES?.
     Ellos pueden decir la Misa válidamente, pero ilícitamente. Pero sus confesiones son nulas, pues aunque no pierden el poder de las llaves, no pueden ejercerlo, ya que la Iglesia retira de los cismáticos el poder de jurisdicción.


39.- ¿ESTANDO LOS TRADICIONALISTAS DIVIDIDOS, SON, ENTONCES, TODOS CISMATICOS?.
     No todos son cismáticos, sino que permanecen católicos, todos aquellos que, aún renunciando a sus propios juicios e intereses, buscan la unidad de la Iglesia y la elección del verdadero papa.


40.- ¿Y COMO PUEDEN SER ESTOS CONOCIDOS?.
     Los obispos, no pueden ser consagrados camino a la independencia y autonomía o como una forma de solucionar los problemas que localmente tienen las comunidades ya que cada consagración episcopal, debe ir formando nuevamente el Colegio Episcopal destruido. Por lo tanto, el obispo que no se mantiene unido a su obispo consagrante y a todos los obispos que están unidos al obispo consagrante es un obispo cismático, por cuanto se ve en esa forma que lo único que buscaba es la consagración VALIDA, pero no la unidad de la Iglesia.
     Si alguno está en estas condiciones, sus sacerdotes y sus fieles tienen la grave obligación de hablar con ellos por caridad y por justicia y amonestarlos respetuosamente para que rectifiquen su posición, después de lo cual, si no hacen caso, se les debe abandonar, pues bien decía San Jerónimo, que el que come de la mesa de ésos, (se refiere a la santa Misa), es profano.
     Los sacerdotes no pueden estar independientes de un obispo. Necesariamente formarán parte de la estructura de la Iglesia. Si están bajo un obispo cismático deben amonestarlo después de lo cual, quedando libres de la obediencia que les deben, buscarán a un obispo ortodoxo .
     Igualmente los fieles, deben abstenerse de asistir a los templos de cismáticos, aun al costo de quedarse sin la santa Misa, porque si las cosas continúan como están hasta el día de hoy, la Iglesia está en peligro de desaparecer. Y Dios necesita de la acción de los hombres para salvar a la Iglesia. Deben tener en cuenta, que aunque las Misas que ofician los cismáticos son válidas, son ciertamente ilícitas y las confesiones completamente nulas. Ellos tienen el derecho de obtener los Sacramentos válidos, y exigir a sus pastores la Fe católica, y no partes de ella.
     Pero esto no es todo. La Iglesia no puede estar sin el papa. Se dice que por la crisis, es prudente esperar mejores tiempos o condiciones y esto es mentira. A mayor crisis, es más urgente y necesario que la Iglesia tenga un jefe que hable la Voz de Dios para sacarla de la crisis. Así es que éste es un engaño de los enemigos de la Fe, para que la Iglesia desaparezca completamente. No hay que creer ni seguir esas prudencias humanas o mundanas que nos están destruyendo. La Iglesia ha sido muy clara al respecto. San Pío X y Pío XII, dicen que en Sede Vacante, no hay obligación más sagrada y urgente que elegir papa. Para esta necesidad, no se consideran situaciones aun muy graves.
     Los fieles, tienen una señal muy clara para distinguir a la verdadera Iglesia en las actuales circunstancias: 

     1. si los obispos están unidos a otros obispos y buscan la unidad con los que están desunidos, 
     2. si están haciendo todo lo posible para llegar lo antes posible a la elección de un papa, pues la Iglesia, aunque muy pequeña y debilitada, no puede estar sin la cabeza,  
     3. si hay unidad de gobierno, o si ésta se pretende restaurar lo antes posible. Si esto se quiere dilatar y si se dan explicaciones variadas para esperar más tiempo, se debe desconfiar siempre y amonestar, después de lo cual, sin demora hay que adherirse a los obispos reunidos y en busca de la elección del santo padre. No hay que dejarse sorprender por las apariencias, porque Satanás es capaz de revestirse de ángel de luz para engañar.
     Si los obispos que comprenden esto, así como los sacerdotes y los fieles, no se deciden de una vez por todas a terminar con esta situación que no parece tener fin ni solución, y adoptan medidas drásticas y definitivas, y se ponen a caminar por la vía de una solución, Dios mismo ha de intervenir para castigar nuestro miedo o nuestro desinterés injurioso.
     Es cierto que tal vez muchos están ofuscados y en la presente situación no saben qué hacer, pero también es cierto que el mal, aunque se practique por ignorancia y hasta con honestidad, sin ninguna culpa del que lo hace, siempre destruye, y hay que oponerse a él y advertir a todos los que lo practican o permiten en bien de las almas y de la Iglesia.
     Callar a estas alturas es de traidores, y adherirse cómodamente y sin molestias ni sacrificios a los que dicen que están defendiendo a la Iglesia y quieren la unidad y la elección del papa, pero la dejan para después según su propia prudencia y parecer, es adherirse a los demoledores de la Iglesia que se nos pueden presentar con caras buenas, pero corazones corrompidos.
     Si estos que se nos presentan "prudentes" y "equilibrados" han hecho muchas obras por la Iglesia, aparentemente, ¿por qué esas obras maravillosas y esos recursos no los han dirigido para la reconstrucción del Colegio Episcopal, que beneficia a toda la Iglesia?, ¿no saben que toda obra debe estar cimentada sobre Pedro que es la Roca indestructible?. ¡Ellos en realidad están fomentando el cisma!.
     Se debe de considerar muy seriamente que enemigos de la Iglesia pueden estar creando incluso instituciones aparentemente laudables como pueden ser los seminarios o las órdenes religiosas, para aumentar así el control de las gentes, de tal forma que la unidad y la elección del papa se sigan esperando indefinidamente.
     Si no se obra ya, hoy, con sumo apego a la prudencia de la Iglesia que nos puede parecer a los ojos humanos imprudencia, entonces estamos perdidos. No seremos capaces de descubrir el engaño, ni seremos capaces de salvar a nuestra Iglesia.
     Creo que vale la pena abrir aquí un gran paréntesis al hilo que estamos siguiendo en este CATECISMO, para hablar, aunque sea someramente del génesis de esta crisis que hoy ha llegado a límites insospechados .
     Para el caso, pueden no ser tan importantes las voces de alerta de los mismos hijos de la Iglesia, por lo cual, daremos preferencia a las declaraciones cínicas de los mismos enemigos que confiados de su poder, publicaron abiertamente sus planes.

No hay comentarios: