Páginas vistas en total

viernes, 20 de mayo de 2011

Carta de Mons. Carmona al arzobispo de Hermosillo

+
JHS
Moises Carmona R.
Templo de la Div. Prov.
Calle de Dominguillo s/n.
Acapulco Gro.
29 de abril de 1983

Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo
Dr. D. Carlos Quintero Arce.
Hermosillo, Son.

Excelentísimo Señor:
El 7 de febrero del año en curso llegué a Hermosillo, invitado por un grupo de católicos que, asqueados de tantas irreverencias, sacrilegios y profanaciones que ahora se cometen en los templos, antes sagrados para nosotros, a causa de esas ruidosas asambleas -no misas-, que en ellos se celebran, deseaban ardientemente el SANTO Y VERDADERO SACRIFICIO, que en sus partes más importantes nos viene desde el tiempo de los Apóstoles. Celebré seis misas que estuvieron bastante concurridas y administré los sacramentos a quienes los solicitaron.
Me invitaron nuevamente para una segunda visita, que desde luego acepté gustoso, y el 12 de los corrientes llegué, encontrándome con la novedad de que vuestra Excelencia había hecho ya declaraciones, tanto en el periódico "El Sonorense" del diez de abril, como en "El Imparcial" del quince. En ellas dice:

Io.-"Que las confirmaciones por mí verificadas en la parroquia de Villa de Seris, no tienen validez como sacramento."

¡Magníficas declaraciones! solo que no se puso de acuerdo con el "Delegado Apostólico", quien un día antes declaró en EL Heraldo de Méjico, del nueve de abril:
"... los fieles deben saber que los sacramentos que ellos imparten sí tienen validez pero están fuera de la ley"
¿Podrá decirnos su Excelencia a quién la razón asiste? ¿Se ha de creer al "Delegado Apostólico", o se ha creer al señor Quintero?

- Que los vecinos de Villa de Seris fueron engañados..." Le aclaro que soy obispo católico, consagrado por un obispo también católico y que en ningún momento me ne separado de las enseñanzas de la Santa Iglesia Católica; por tanto, en Villa de Seris no he hecho ni enseñado sino sólo lo que la IGLESIA ha hecho y enseñado siempre. Si a ésto le llama engaño, entonces los docientos sesenta y tres Papas y todos los Obispos a ellos unidos, durante casi veinte largos siglos nos estuvieron engañando. Pudo ser ésto posible, contando la Iglesia -como en verdad contaba- con la asistencia del Espíritu Santo y la de su divino Fundador? ¡Increible! ¿Quién fue ese genio que descubrió a los obispos conciliares todos los errores y defectos de la vieja Iglesia, hasta hacer que renegaran de ella? ¿Quién fue ese genio que os fecundó para que dierais a luz una nueva iglesia? ¡Y qué iglesia! ¿Podréis probar que esa iglesia vuestra se identifica con la Iglesia Católica por Cristo instituida? Esa iglesia es tan maniática y tan extraña para nosotros, que bien podemos decirle: Nosotros a tí no te conocemos.

- Para el bien de nuestros fieles y por la obligación que pesa sobre nosotros de enseñar la doctrina del Señor.
¿Cuál doctrina del Señor, Excelencia, cuál doctrina? La que nos lleva a Marx? ¿La que fomenta la lucha de clases? ¿La que fomenta las guerrilas para entronizar al comunismo? ¿La ecuménica que nos lleva al Consejo Mundial de las iglesias? ¿La antropológica que nos lleva a la adoración del hombre? ¿La que nos lleva a una iglesia atea? ¿la doctrina de la liberación? ¿La que proclama la muerte de Dios? y etc. etc. etc....? porque no va a negarme que estas son las doctrinas que los fieles oyen, y éstas no son la DOCTRINA DEL SEÑOR, sino la del otro señor, de quien Cristo dijo: "MI ENEMIGO FUE QUIEN HIZO ESTO (Mt. 13, 28) Se necesita no ser sincero para decir todavía que estáis enseñando la Doctrina del Señor, cuando desde hace treinta años no hacéis más que destruir su divina herencia."

-"Comprendemos que un sujeto que se dice obispo engaña a los fieles, porque ni ha sido enviado a gobernar la iglesia, ni está en comunión con el romano pontífice ni está bajo su autoridad."
No perteneciendo yo a esa iglesia por vosotros instituida, no tenía por qué ser enviado por ella, ni necesito de su autoridad para ejercer ai apostolado. Soy de la IGLESIA CATÓLICA, de esa Iglesia que nadie nos puede cambiar, porque es inmutable como inmutable es su divino Fundador y donde quiera que se encuen tre un grupo de CATÓLICOS, corto o numeroso, allí me encontraré con ellos. No estamos contra el Papado, que también es de institución divina; veneramos a todos los legítimos sucesores de San Pedro que con gran celo, y algunos hasta con el sacrificio de su vida, conservaron, defendieron y difundieron el DEPOSITO SAGRADO que les fue confiado; pero de ninguna manera podemos estar con los que, rompiendo con todas nuestras santas tradiciones, apostataron de la VERDADERA PE, y estableciendo alianzas con todos los enemigos de la Iglesia, se confabulan con ellos para consumar su destrucción, lo que nunca lograrán, porque al fin de tola victoria será de Cristo.

5°.-"Se trata de la corriente, que persiste en que la verdadera misa es en latín con todos los antiguos ritos de San Pío V. . . "
¿Conque ritos de San Pío V, Excelentísimo Señor? ¿Pero compuso algún rito San Pío V? Nueve son los ritos reconocidos por la Iglesia: el católico, el bizantino, el armenio, el caldeo, el copto, el etiope, el malabar, el maronita y el sirio; pero ninguno de estos ritos fue inventado por San Pío V, ni ha existido por consiguiente ninguna misa de Pío V, ni ninguna misa tridentina. Lo único que sí ha existido es la MISA CATÓLICA.
Lo que se hizo en el Concilio de Trento no fue inventar un Novus Ordo Missae -como en el Vaticano II-, sino únicamente codificar el Misal de la Curia Romana, ya usado en Roma muchos siglos antes, remontándose el canon al mismo Apóstol San Pedro.
Esta MISA CATÓLICA se estuvo celebrando durante casi toda la vida larga de la Iglesia, y con esta MISA se santificaron millonadas de almas. ¿Cómo fue, pues, que cambiaron una MISA tan digna de veneración y de respeto por una misa de desplantes y divertidas payasadas? ¿Cómo fue posible que vosotros los obispos hayáis aceptado y consentido que a la MISA CATÓLICA substituyera una misa luterana? El diablo que, según decir de Paulo VI, entró en la Iglesia por alguna grieta, verdaderamente os cegó.
Nosotros los católicos esa misa -o asamblea como propiamente le llamáis- rechazamos y detestamos, porque como lo declararon los Cardenales Ottaviani y Bacci, en conjunto y en detalle se aparta vertiginosamente de la Teología Católica.

6°.-"Sepan los fieles que Cristo dio a sus Apóstoles y a sus sucesores el mandato y la potestad de santificar a los fieles en la verdad y de apacentarles..."
Vos lo nabeis dicho, Excelentísimo Señor: Cristo ha dado mandato y potestad a los Apóstoles y a sus sucesores; pero nosotros, obispos de la Iglesia Católica, fuimos consagrados por un auténtico sucesor de los apóstoles; tenemos por consiguiente ese mandato y esa potestad y tenemos el derecho de apacentar a los verdaderos fieles con la verdad que no cambia, porque es eterna, que no transige ni entra en componendas con el error porque es divina.
Vosotros os hundisteis en ese nafasto y pestilente modernismo -condenado por el Papa san Pío X y por él calificado como un conjunto de todas las herejías y con ello os salisteis de la VERDADERA IGLESIA; vosotros que violasteis vuestro juramento antimodernista, vosotros sois los excomulgados, vosotros sois los que estáis fuera. ¿Qué autoridad tenéis para excomulgar a los que nos quedamos dentro? Es verdad que vosotros os quedasteis con los templos -por lo que la gente cree que seguís siendo católicos-; pero nosotros nos quedamos con la FE, que vale más que los templos materiales.

7°.-"Recalcitrantes en una tradición pasada..."
Sí lo somos, Excelentísimo Señor, y queremos serlo, porque tenemos la torpeza de creer que San Pablo estaba inspirado como los demás Apóstoles, cuando escribía A Timoteo:
"¡Oh Timoteo! guarda el depósito de ia Pe que te he entregado, evitando las novedades profanas en las expresiones o voces y las contradicciones de la ciencia que falsamente se llama tal" (lTim.6,20)
"Retén la forma de los sanos discursos que de mí oíste, inspirado en la Fe y en la caridad" (2Tim.l,ij)
A los corintios:
"Os recuerdo, hermanos el Evangelio que os prediqué, que vosotros recibisteis, en el cual os mantenéis firmes y por el cual seréis salvos SI ES QUE LO CONSERVÁIS COMO YO OS LO PREDIQUE. (I Cor.1,15).

6°.- "El problema se inició cuando en Vietnám Ngo Dinh Thuc hermano de un dictador, cayo en desobediencia al declararse obispo.
Mentira! ¿Como sin ningún respeto a vuestra dignidad arzobispal, pudo su Excelencia lanzar a la prensa semejante falsedad? Mons. Thuc ni cayó en desobediencia ni se proclamó obispo.
El procede de una familia noble y profundamente cristiana. -¡Sin duda por eso le cuelga a su hermano la etiqueta de dictador, porque los que esclavizan y someten los pueblos a torturas, esos no son dictadores; ésos ¿que son, ilustrísimo Señor?- Pues bien, para su mejor información debo decirle que Mons. Thuc tiene tres doctorados: el de Filosofía, el de Teología y el de Derecho canónico. Fue consagrado OBISPO el 4 de mayo de 1938, nada menos que por el gran Papa Pio XII. Mentira que haya sido expulsado de Vietnám, lo que pasó es que Paulo VI lo obligó a dimitir porque era un estorbo para su política marxista. Tampoco es verdad que se haya refugiado en España. Por razones de seguridad se quedó en Francia. Sí es cierto que ordenó y consagró a Clemente Domínguez, quien después le negó su obediencia para proclamarse Papa; pero él condenó en seguida todas las aberraciones del Palmar. Clemente Domínguez no tuvo que ver nada con nuestras consagraciones y es mentira que hayamos hecho cosas como en Puruarán, con lo que nos difama y calumnia.
Termino ya, Excelentísimo Señor, pidiéndoos disculpa por la fatiga que os haya causado tan desacostumbrada carta, que ciertamente no me hubiera atrevido a escribirle, si sus declaraciones públicamente hechas, no hubieran causado desorientación y confusión.

Qui nihil est
firma


En vuestra circular:
"... un sacerdote llamado Moisés Carmona (que se dice obispo)"
No me digo, lo soy; y lo soy no porque sea merecedor de tan alta dignidad; pues nadie, entiendo, tiene tantas miserias como yo; pero Dios se vale hasta de la basura para la realización ae sus planes y además Él es libre de usar de sus criaturas como quiera. Fui consagrado en Europa por un Arzobispo CATÓLICO, y por lo tanto, legítimo sucesor de los Apóstoles, por lo que válidamente estoy consagrado. Que no me nombró el Papa? No podía nombrarme porque desgraciadamente, en la IGLESIA CATÓLICA está vacante la Santa Sede, et Papam non habemus, pero cuando lo haya, nos someteremos a El, como a legítimo sucesor ae San Pedro y le rendiremos el tributo de nuestra obediencia y de nuestro amor.
Voy a terminar, pero antes quiero preguntar a Vuestra Excelencia: ¿Tenéis derecho a impedirme que enseñe la Doctrina Católica a los fieles que despiadadamente engañáis? ¿Tenéis derecho a impedir que los fieles elijan libremente en qué iglesia quieren seguir, después de haber clamorosamente aprobado, en ese vuestro concilio la libertad religiosa? ¿Con qué derecho los coaccionáis con amenazas de excomunión si, conociendo vuestra degradante situación, os abandonan? ¿no son personas? ¿no tienen derecho a que respetéis su libre determinación? ¿para qué entonces, habéis aprobado ese herético decreto?
Yo sé que no os cansáis de repetir a vuestros incautos seguidores:
"El padre Carmona está excomulgado; sus actos no tienen ningún valor"
Habiéndome quedado con la Iglesia Católica, con su Doctrina y sus santas tradiciones, ¿Qué autoridad tenéis vosotros que os salisteis de ella, para excomulgarme? ¿No sois vosotros los excomulgados? ¿no os hundisteis vosotros en esa cloaca de todas las herejías, que es el Modernismo? Sed sinceros... Pensad que un día tendreis que dar cuanta a Dios del inmenso mal que estáis causando a tantas almas, que todavía os siguen porque os creen católicos.
Qui nihil est

No hay comentarios: