jueves, 11 de julio de 2013

Bogarmitas, Bohmistas, Bonosiacos, Borboritas, Brownistas

Bogarmistas, Bogomilas, o Bongomilas. 
     Secta de herejes nacida de los maniqueos o paulicianos; según otros de los masalianos que se dieron a conocer en Constantinopla a principios del siglo XII, bajo el reinado de Alejo Comneno. Su nombre, según Ducange, se deriva de la lengua búlgara o esclavona, en la que bog significa Dios, y milvi tened piedad; designaba a los hombres que se entregaban a la misericordia de Dios.
     Bajo este dictado muy conveniente enseñaban los bogomilas una doctrina impía, y unian una parte de los errores de los maniqueos a los de los masalianos o euquitas. Decían que no era Dios el que había criado el mundo sino un demonio malo, que Jesucristo no tuvo sino un cuerpo fantástico. Negaban la resurrección de los cuerpos y no admitian mas que la resurrección espiritual por la penitencia. No admitían el antiguo testamento, excepto siete libros, ni la Eucaristía y el sacrificio de la misa; sostenían que la oracion dominical, que era su único rezo, era también la única Eucaristía. Despreciaban las cruces y las imágenes; aseguraban que el bautismo de los católicos no era sino el bautismo de San Juan, y que solo ellos administraban el bautismo de Jesucristo; condenaban el matrimonio. Se les atribuyen también otros errores sobre el misterio de la Santísima Trinidad. Uno de sus jefes llamado Basilio, médico de profesión, quiso mas dejarse quemar en Constantinopla que abjurar sus errores. Se ha escrito la historia de los bogomilas por un profesor de Wirtemberga en 1711. (Véase Baronio ad an. 1118; Spondo, Eutimio, Ana Comneno, Sandero, Haeres. 138, etc.)     Despues estos herejes fueron conocidos con el nombre de búlgaros, porque se hallaban en bastante número en la Bulgaria, en las orillas del Danubio y del mar negro; penetraron en Italia, sobre todo en la Lombardia; hicieron mucho ruido en Francia con el nombre de albigenses, y en Alemania con el de cataros; ninguna secta ha tenido mayor número de nombres diferentes. Véase la historia de las variaciones por Bossuet, lib. xi. Parece que en los diversos puntos en que se estableció y en los diferentes siglos, no siempre conservó exactamente los mismos dogmas, ¿cómo hubiera podido conservarse la unidad de la doctrina, en medio de entusiastas ignorantes de diferentes naciones y de diversos caractéres?

Bohmistas
     Así se llaman en Sajonia y los sectarios de un tal Jacob Bohm, que murió en 1624; ha dejado muchos escritos místicos, llenos de una teologia obscura e ininteligible.

 Bonosiacos o Bonosienos. 
     Nombre de una secta que Bonosio, obispo de Macedonia, renovó en el siglo IV. Sostenía como Photín que Jesucristo no era Hijo de Dios sino por adopcion, y que María su madre habia dejado de ser virgen en el parto. El papa Gelasio condenó estos dos errores.

Borboritas
     Secta de gnósticos, la que además de los errores y del libertinaje común a todos los herejes conocidos con este nombre, negaba también, según Filastrio, la realidad del juicio final. (San Epif. Haeres. 25 y 26; San Agustín de Haeres. c. 5; Baronio, ad an. Chr. 120).

Braquitas
     Secta de herejes que aparecieron en el siglo XII. Seguían los errores de Manés y de los gnósticos.

Brownistas
     Nombre de una secta que se formó de la de los puritanos a fines del siglo Xll en Inglaterra; se denominó así por Roberto Brown, su jefe.
     Boberto Brown era de una familia bastante buena de Rutlandshire, y pariente del lord tesorero Burleigh.
     Hizo su carrera en Cambridge, y empezó a publicar sus opiniones y a declamar contra el gobierno eclesiástico en Norwich en l580 lo que le atrajo el resentimiento de los obispos. Se alababa él mismo de haber sido encarcelado por esta causa en treinta y dos prisiones diferentes, tan obscuras que no podia distinguir la mano aun en medio del dia. A consecuencia de esto salió del reino con sus sectarios, y se retiró a Middelbourgo en Zelandia en donde él y sus adictos obtuvieron de los Estados el permiso de edificar una iglesia, para servir a Dios en ella a su manera. Poco tiempo después se dividieron entre sí. Se separaron muchos; lo que disgusta de una manera tal a Brown, que dimitió si encargo, y volvió a Inglaterra en 1589, en donde abjuró sus errores, y fué nombrado rector en una iglesia de Northampthonshire, en donde murió el año 1030.
     El cambio de Brown ocasionó la ruina de la iglesia de Middelbourgo; pero las semilla de su sistema no pudieron destruirse fácilmente en Inglaterra. Sir Walter Raleigh, en un discurso compuesto en 1692, cuenta hasta veinte mil personas imbuidas en las opiniones de Brown.
     Sus sectarios rechazaban toda especie d autoridad eclesiástica; querían que el gobierno de la Iglesia fuera enteramente democrático. Entre ellos el ministerio evangélico era una simple comision revocable; cada uno de los miembros de la sociedad tenia el derecho de hacer exhortaciones y pregunta acerca de lo que se habia predicado.
     Los independientes que se formaron despues de entre los brownistas adoptaron parte de sus opiniones.
     La reina Isabel persiguió vivamente esta secta. En su reinado, se llenaron las cárceles de brownistas, y aun algunos fueron ahorcados. La comision eclesiástica y la cámara estrellada los persiguió con tanto rigor que se vieron obligados a abandonar la Inglaterra. Muchas familias se retiraron a Amsterdam, en donde formaron una iglesia y eligieron por pastor a Johuson, y después de él a Ainsworth, conocido por un comentario sobre el Pentateuco. Entre sus jefes se cuentan Barrow y Wikilson. Su iglesia duró cerca de 100 años.

No hay comentarios: