viernes, 12 de abril de 2013

EL GRAN ORIENTE DE LA MASONERIA SIN MASCARA (i)

Por Monseñor George F. Dillon 
 Titulo del original: Grand Orient Freemasonry Unmasked — As the Secret Power Behind Communism.
Traducción: R. Moss.    
Sumario
Palabras del editor ingles           
Palabras preliminares           
I    Dios versus el Mal           
II    El surgimiento del ateismo en Europa        
III    Voltaire             
IV    La Francmasoneria           
V    La Unión y el "Iluminismo" de la Francmasoneria.
VI    El Iluminismo de Adan Weishaupt        
VII    La Convención de Wilhelmsbad        
VIII    La masoneria cabalistica o el esperitismo mason        
IX    La revolución francesa        
X    Napoleón y la francmasoneria        
XI   La francmasoneria despues de la caida de Napoleon       XII   Similares sociedades secretas en Europa        
XIII  Los Carbonarios        
XVI  La instrucción permanente de la Alta Vendite
XVII    Lord Palmerston           
XVIII    La guerra del partido intelectual        
XIX    El partido belicista bajo Palmerston         
XX    La Internacional, los nihilistas, la Mano Negra         
XXI    La Francmasoneria entre nosotros           
XXII    El Fenianismo           
XXIII    Conclusión    

LA GUERRA DEL ANTICRISTO CON LA IGLESIA 
Y LA CIVILIZACION CRISTIANA

     El surgimiento y los progresos del ateísmo; su extensión a través de Voltaire; su uso de la francmasonería y sociedades secretas similares para la guerra anticristiana, la unión e "iluminismo" de la masonería por Weishaupt; sus progresos bajo los lideres de la primera Revolución Francesa, y bajo Nubius, Palmerston, y Mazzini; el control de su oculto "circulo interno" sobre todas las organizaciones revolucionarias; su influencia sobre la francmasonería británica; sus intentonas en Irlanda; juramentos, signos y contraseñas de los tres grados, etc., etc., La explotación de la propaganda.

CONFERENCIAS
    Dictadas en Edimburgo en octubre de 1884, por Monseñor GEORGE F. DILLON, doctor en Teología 
 Misionario Apostólico, Sidney
   
     "Instruid al pueblo  en cuanto a los artificios usados por sociedades de esta clase para seducir a los hombres y llevarlos a sus filas, y en cuanto a lo depravado de aquellas opiniones y a la maldad de las artes que despliegan". ENCICLICA HUMANUM GENUS DE LEON XIII. 

Nihil Obstat
W. Fortune, Dr. en Teología
Censor Teologus Deputatus
Die 3 Mensis Maii, 1885.

IMPRIMATUR    
GULIELMUS J. CANON. WALSH,
 Vic. Cap. Dublin
 Die 4 Mensis Maii, 1885

     "Mentir es su regla, Satanas es su Dios y las acciones vergonzosas su sacrificio". Pio VIII. Traditae Humilitate Nostrae, 1829.
     Gregorio XVI compara las sociedades secretas a una pileta en la cual "estan congregados y entremezclados todos los sacrilegios, infamia y blasfemia que estan contenidos en las más abominables herejias". Gregorio XVI, Minari Vos, 1832.
     "Esas ponzoñosas sectas secretas que ban surgido de la oscuridad para la ruina y la devastación de la Iglesia y el Estado", Pio IX, Quo Pluribus, 1846, sectas a las cuales el aplicara las palabras de Nuestro "Vosotros venis de vuestro padre el diablo, y es el trabajo de vuestro padre el que deseáis realizar", Pio IX, Singulari Quadam 1864.
     "Veis entonces ante vosotros los dos sistemas... De un lado está la Iglesia de los "hombres de buena voluntad", una, sagrada, visible y Universal; del otro la ecclesia malignantium, coma la llaman las escrituras, la iglesia de los hombres de mala voluntad; una en la enemistad contra la Iglesia de Dios, aunque variada como la multiplicidad de lo malo; profana en pensamiento, palabra, hechos, intención y voluntad; invisible a causa de que es secreta, deslizandose como el ladrón, subterranea, que trabaja a escondidas y que mina en la oscuridad la pureza privada de los hogares, el orden público de los Estados, los tronos de los principes". Cardinal Manning: Roma y la Revolución, 1867.
     "Llena del espiritu de Satán, que sabe como transformarse a si mismo en un angel de luz, la Francmasoneria invoca como su prctendido fin el bien de la humanidad. Obedeciendo de boca para afuera la autoridad de la ley, y aún las obligaciones de la religión, apunta (como asi lo declaran sus propios estatutos) a la destrucción de la autoridad civil y del sacerdocio cristiano, a los cuales considera como los enemigos de la libertad humana". Leon XIII: Parvenua a la Vingteinquieme année, 1902.

PALABRAS DEL EDITOR INGLES
     El título original de este libro que fue compilado de una serie de conferencias dadas en Edimburgo en octubre de 1844 por Monseñor Dillon era: La Guerra del Anticristo con la Iglesia y la Civilización Cristiana.
     El autor lo escribió "con el objeto de hacer su parte en llevar a cabo las instrucciones dadas por el Soberano Pontífice en su encíclica Humanum Genus cuando requirió a los pastores de almas, a quienes estaba dirigida, para "instruir al pueblo en cuanto a los artificios usados por las sociedades de esta clase para seducir a los hombres y enrolarlos en sus filas, y en cuanto a la depravación de sus opiniones y la maldad de sus actos". El trabajo de Monseñor Dillon ha sido ya honrado por el Santo Padre mismo, con una aprobación tan inusual y marcada, que no necesitamos nosotros acordarte otro elogio que tornar nota de este hecho. El libro fue presentado a Su Santidad, acompañado de la versión italiana del índice, y de largos pasajes de sus secciones principales, y León XIII decidió que la versión italiana se completara y el libro impreso y publicado en Roma a sus propias expensas". (The Month, Sept. 1885).
     A pesar del hecho de que las conferencias fueran dictadas por un prelado católico a una audiencia compuesta principalmente por miembros de su propia fe, creemos que la cuestión del manejo de la Política internacional es un tema que no dejará de atraer tanto a católicos como a no católicos, s aún desde que los eventos ocurridos en el curso de las décadas que siguieron a la publicación original de éste libro han confirmado la tesis del conferencista. Las cuatro últimas ediciones han aparecido bajo el título de Gran Orient Freemasonry Unmasked.

PALABRAS PRELIMINARES 
     Debemos congratular a la Compañia Britons Publishing por la reimpresion de estas conferencias sobre la Francmasoneria por el Reverendo Monseñor George Dillon, Doctor en Teologia. Las conferencias fueron dictadas en Edimburgo en octubre de 1884, esto es, cerca de seis meses despues de la aparición de la famosa Carta Enciclica del Papa León XIII, Humanum Genus, sobre la Francmasoneria. A pedido de muchos que han escuchado las conferencias y de otros que han leido los textos aparecidos en los diarios, Monseñor Dillon decidió publicarlas, junto con otra conferencia dictada ante el mismo público sobre "El Pillaje de la Congregación de la Propaganda". El libro fue impreso por la excelente firma de M. H. Gill e Hijo, Ltda., O'Connel Street, Dublin, en 1885, pero ha estado agotado desde hace mucho.
     En el prefacio original, el autor señalaba que la conferencia no tenia el propósito de constituir un tratamiento formal y exhaustivo del tema y que se habia agregado al libro varios documentos a los cuales solo se habia referido brevemente (o los habia citado parcialmente) en la conferencia (Cf. Mi libro: El Cuerpo mistico de Cristo y la Reorganization de la Sociedad). 
     Su objeto era hacer un claro delineamiento de todas las cuestiones de las organizaciones secretas y ateistas, su origen, su naturaleza, su historia en el siglo pasado y en este y la unidad del satanico propósito en una maravillosa diversidad de formas". El autor hal que era necesario hacer esto porque "muy pocos intentos, Si es que han sido hechos, se han efectuado en nuestra lengua para tratar el tema como un todo. Varios autores parecen presumir que se conoce aquello que realmente es desconocido por muchos, y pocos tratan apenas el hecho de la suprema dirección dada a la totalidad de las sociedades secretas.... 
     Liberalismo masónico de Rousseau-Locke y la corriente del Socialismo y del comunismo. Implícitamente, sin embargo, sí lo hace cuando, por una parte, presagia los Estados Unidos de Europa y del Federalismo Mundial, y, por la otra, cita la infame Declaración de la Internacional en 1868; Esta Declaración, formulada en el Congreso Internacional celebrado en Ginebra en 1868 y citada por Monseñor Dillon en su prefacio, vale la pena de reproducirse, por lo menos en parte.
     Dice lo siguiente: "El objeto de la Asociación Internacional de Trabajadores, como de cualquier otra Asociación Socialista, es terminar con los parásitos y los parias. Ahora, ¿Qué parásito puede compararse al sacerdote...?
     Dios y Cristo, estos ciudadanos-providencia, han sido en todo tiempo la armadura del capital y los más sanguinarios enemigos de las clases trabajadoras. Es debido a Dios y a Cristo que permanecemos hasta este día en la esclavitud. Es por medio de engañarnos con esperanzas falsas que los sacerdotes han sido la causa de que aceptemos todos los sufrimientos en esta tierra. Es sólo después de barrer con toda religión, y después de desgajar hasta las últimas raíces cada idea religiosa que podremos llegar a nuestro ideal político y social.
     Abajo, entonces, con Dios y con Cristo! Abajo con los déspotas del cielo y de la tierra! Muerte a los sacerdotes! Tal es el lema de nuestra gran cruzada".
     En una nota de la edición original, Monseñor Dillon vuelve a la cuestión de la dirección de la francmasonería, que había mencionado en su prefacio. Dice allí: "La conexión judía con la francmasonería moderna es un hecho establecido manifestado en todas partes en su historia. Las fórmulas judías empleadas por la francmasoneria, las tradiciones judías que acompañan a su ceremonial, apuntan a un origen judío o al trabajo de colaboradores judíos... ¿Quién sabe si detrás de su ateísmo y deseo de ganancia que los impele a urgir a los cristianos a perseguir la Iglesia y destruirla, no existe una esperanza oculta de reconstruir su Templo, y si en las oscuras profundidades del complot de la sociedad secreta no se esconde una sociedad todavía mas profunda que busca retornar a la tierra de Judah y a la reconstrucción del Templo de Jerusalén?"
     Estas observaciones pueden servir como punto de partida para un examen más profundo de la cuestión entera de las sociedades secretas y su acción, estudiadas a las luz de las encíclicas de los Soberanos Pontífices, y de la Historia.
     El rechazo del orden por Satán y los otros ángeles caídos era irrevocable. Era una declaración, por todos ellos juntos, de una guerra perpetua y de un odio implacable hacia la Bendita Trinidad y la Vida de Gracia Sobrenatural. La caída de la raza humana puede ser remediada, porque los seres humanos pueden cambiar de idea y la raza humana vino a la existencia sucesivamente por propagación desde el primer hombre, Adán. En el rescate de la Cada, sin embargo, Dios permitió un segundo rechazo del orden.
     A pesar del hecho de que habían sido repetidamente alertados, por todos los medios, por la letra y espíritu, y oralmente por los profetas, acerca del modo en que debería tratar al verdadero Mesías cuando El viniera, los judíos se volvieron contra él y todo el Plan Divino que El propuso. Cuando ellos rehusaron obedecer Sus designios, Dios permitió el crimen de Deicidio y por el supremo acto de humilde subordinación en el Calvario la Vida de Gracia Sobrenatural fuele restaurada al mundo. Cumpliendo las profecías al pie de la letra, Nuestro Señor permitió que se lo llevara a la muerte, pero murió proclamando el Plan Divino a favor del orden.
     Dios quiso que el pueblo Judío aceptara a su Unico Hijo y fuera Heraldo de la vida sobrenatural y supranacional de su Cuerpo Místico. Les fue así ofrecido a los judíos el glorioso privilegio de proclamar y trabajar por el único modo de realizar la unión y hermandad de las naciones, posible después de la Caída. Por causa de su orgullo racial ellos rehusaron aceptar que pudiera haber una vida más alta que su vida nacional y no quisieron oir hablar de que las naciones no judías entraran en el Reino del Cuerpo Místico en el mismo nivel que los judíos. La crucifixión de Nuestro Señor en el Calvario fue, sin embargo, no solo el rechazo público por la nacion judia del Programa Divino para poner orden en el mundo, sino al mismo tiempo la proclamación de la determinacion de trabajar contra Dios por el triunfo de otro Mesias. Desde que Nuestro Señor Jesucristo, el Verdadero Mesias, es la Fuente de Vida Sobrenatural a través de la participación en su Cuerpo Mistico, el futuro Mesias debe ser anti-sobrenatural o naturalista, y la participación en Cristo debe ser eliminada de modo de prepararse para el mesias antisobrenatural. Desde que el Verdadero Mesias Sobrenatural vino a fundar el reino supranacional de Su Cuerpo Mistico dentro del cual pidió el a los judios que llevaran a todas las naciones, el futuro Mesias debe ser puramente un Mesias Nacional Judío y su misión no puede tener otro objeto que imponer el gobierno de la nación Judia a las otras naciones.
     La elección que se presentó a la nación judia por la venida de Nuestro Senor Jesucristo puede ser representada como sigue:
     — Sobrenatural y supranacional
          Reino del Cuero Mistico de Cristo.
     — La nación Judia instruida per los profetas.
     — Ambición naturalista para imponer el gobierno de su nación.     

     La nacion judia instruida per los profetas y figuras del Antiguo Testamento, y, últimamente, por San Juan Bautista, estaba destinada a tornarse hacia el Dios hecho Hombre, a su llamado, y a poner todas sus esplendidas cualidades naturales al servicio del Verdadero Orden Sobrenatural del mundo. En lugar de hacer eso, volvióse hacia abajo, hacia la esclavitud de una ambición egoista dictada por el orgullo nacional. La actitud de Saúl previa a su conversion en el camino a Damasco es tipica de las ideas corruptas concernientes a la misión del Mesias, que se habian apoderado de las mentes de los Judios y los habian llevado a rechazar a nuestro Señor Jesucristo. San Pablo vio la verdad acerca del Cuerpo Mistico de Cristo despues de su conversión y trató de que sus compatriotas reconocieran su error; pero la nacion come tal rehusó escuchar. En su alocución de Navidad, en 1948, el Papa Pio XII puso de relieve el contraste entre las alternativas a que se vio abocada la nación Judia a la Venida de Cristo: como sigue: "Escuchad, resonando en la noche como las campanas de Navidad, las admirables palabras del apóstol de los Gentiles, quien habia sido él mismo esclavo de los mezquinos, estrechos prejuicios del orgullo racial y nacionalista, que fueran abatidos en si mismo en la ruta a Damasco: 'El (Cristo Jesus) es nuestra paz que ha hecho a ambos (pueblos) uno.., matando las enemistades en si mismo. Y al venir El predicó paz a aquellos de vosotros que estabais alejados, y para aquellos que estabais cerca'. (Efesios, II, 14, 15, 17) (Traducido del original Italiano como apareciera en Acta Apostolicae Sedis, enero 31 de 1949)
     Con ese estrecho punto de vista nacionalista dictado por su orgullo racial que, como dijo el Papa Pio XII, habia sido abatido en San Pablo en la ruta a Damasco, el pueblo judio ha continuado a través de los siglos. Tal punto de vista ha sido, si cabe, aun más acentuado con el tiempo.
     Por lo tanto, por encima y sobre el fundamental desorden del pecado original, existe en nuestro mundo caido y redimido, una fuente adicional de desorden en la deterrninada oposición de Su propia nación con respecto al cuerpo del Redentor y fuente de orden.
     Sobre y por encima de la lucha contra las tendencias egocentristas de las almas individuales, la Iglesia Católica, el Cuerpo Mistico de Cristo, tiene que enfrentarse a la oposición de la nación judia. De acuerdo con los lideres de la nación judia, ahora como hace 1900 años, Dios no quiso significar que la unión de las naciones fuera a tener lugar a traves de la aceptación del Reino supranacional del Cuerpo Mistico de Nuestro Sor, sino a traves de la aceptación y la obediencia al Mesianismo Naturalista de la nación Judia. Esto se hace bien claro en la carta del Rabino Supremo de Palestina, que apareció en The Irish Independent (El Independiente Irlandes), Dublin, de enero 6 de 1948. Refiriendose al establecimiento del Nuevo Estado de Israel, el Rabino Hertzog dijo "Eventualmente esto llevará a la inauguración de la verdadera union de las naciones a traves de la cual sera llevado a cabo el eterno mensaje a la humanidad que hicieran nuestros profetas".
     El contraste entre el Programa de Cristo Rey a traves su Cuerpo Mistico, la Iglesia Católica y el programa de la nación judía desde su rechazo de Nuestro Señor Jesucristo ante Pilotos y en el Calvario está diagramado en columnas paralelas en mi libro El Reinado de Cristo y el Naturalismo Organizado (The Kingship of Christ and Organized Naturalism) págs. 52 y 53.

     El Naturalismo judío o Anti-sobrenaturalismo, por su brega a favor de una nueva edad Mesiánica, contiene una doble fuente de corrupción y decadencia para las otras naciones. Por su parte, por su oposición a la vida sobrenatural que viene de nuestro Señor, brega directamente en contra de la Luz y de la Fortaleza por medio de las cuales la vida humana, individual y nacional, puede ser realizada en orden. Por otra parte, ya sea que el Mesías naturalista a venir fuere un judío individual o la misma raza judía, quiere decir que los judios como nación, están buscando imponer su forma nacional particular a las otras naciones. La imposición por cualquier nación de su forma nacional a otra nación ataca directamente la línea normal o natural de desarrollo de tal nación y mina sus virtudes naturales que son la fundación y defensa de las virtudes Sobrenaturales. De esta manera en dos formas los judíos, como nación, están apuntando al objetivo de darle a la sociedad una dirección que está en oposición completa al orden proclamado por Dios Hecho Hombre.
     A pesar de la inconmovible oposición naturalista de la nación judía y a pesar del hecho de la debilidad de la naturaleza humana que ha caído, en el siglo XIII Europa Occidental aceptó el programa de Cristo Rey y organizó la sociedad sobre esas bases. La organización fue imperfecta como todas las estructuras sociales de una humanidad caída y redimida lo son inevitablemente, pero fue un tipo de respuesta a la amante condescendencia de Dios. Desde entonces, ha habido una gradual decadencia. La aparición del Protestantismo en el siglo XVI, abrió una brecha en la unidad del Cuerpo Místico de Cristo. El capítulo XVI del espléndido trabajo de Thomas Walsh, Philip II, se titula La Francmasonería en el Siglo XVI y demuestra que ya en esa época había cierta clase de organización secreta que se ocupaba de trabajar a favor del naturalismo y en contra de la ordenada sujeción a Cristo Rey. Agrega el autor que "no es ya cuestión de debate que si los falsos líderes de los judíos no originaron las sociedades secretas para cubrir sus propias actividades anticristianas y para influenciar a los miembros crédulos de las comunidades cristianas, tuvieron mucho que ver con el asunto. Los grados y el ritual de la francmasonería están empapados del simbolismo judío: el candidato va a ir al este, hacia Jerusalén, va a reconstruir el templo, (destruido para cumplir la profecía de Cristo)... El Gran Oriente y el Rito Escocés, logias que son la fuente de muchas revoluciones modernas, son más militantes, más abiertas y aparentemente más virulentas que algunas de las otras a las cuales ellos están llevando a construir una única organización mundial a pasos graduales".
     Felipe II, págs. 208, 309. El escritor judío Bernard Lazare, tan remarcable por su odio a Nuestro Divino Señor y la Iglesia Católica, está en completo acuerdo con Thomas Walsh, quien fue un espléndido católico. "Es cierto, —escribe Lazare— que hubo judíos en la cuna de la masonería, judios cabalistas, como se prueba por algunos de los ritos que han sido preservados. Durante los años que precedieron a la Revolución Francesa, probablemente entraron en grandes números todavía en los concilios de la sociedad y fundaron sociedades secretas ellos, mismos. Había judíos alrededor de Weishaupt, y Martinez de Pasqualis, un judío de origen portugués, organizó numerosos grupos de Illuminati en Francia, reclutando muchos adeptos a quienes les enseñó la doctrina de la reintegración. Las logias fundadas por Martínez eran místicas, mientras que las otras órdenes de la francmasonería eran más racionalistas. Esto nos permitiria decir que las sociedades secretas representaban los dos aspectos de la mente judía: racionalización práctica y panteísmo". (L'Antimitisme, pág. 339). Ambos aspectos del pensamiento judío mencionados por B. Lazare están opuestos a la obediencia a Dios ordenada a través de Nuestro Señor Jesucristo.
     Por lo que sabemos hoy en día podemos concluir que "algo muy parecido a la moderna francmasonería, con seguridad en espíritu y problablemente en gran medida en forma.., existió en el curso de la vida de Philip II (Felipe II) (1527-1598)" (Por W.T. Walsh, pág. 315. Todos aquellos a quienes se les ha enseñado la "historia oficial" harían bien en examinar lo que ocurrió en el siglo XVI a la luz de lo que William T. Walsh revela en sus libros, Philip 11; Isabella of Spain y Characteres of the Inquisition.).
     Lo que vemos, entonces, en los años siguientes a 1717, es más bien la emergencia a plena luz de una fuerza secreta organizada que tiene por objetivo enrolar y formar grupos de adeptos para trabajar por el Naturalismo, es decir, por denegación de la vida Sobrenatural y por la eliminación de los miembros de Cristo de la sociedad. La nación judía es una fuerza naturalista no secreta es decir: su oposición naturalista al Cuerpo Mistico de Cristo es proclamada libremente. La francmasoneria, la fuerza naturalista que actua subordinada a y en conjunción con la Nación Judia es una sociedad secreta (o grupo de sociedades), porque su naturalismo o antisobrenaturalismo es secreto o disimulado.
     Para ver en que manera la nación judia ejerce su control sobre la francmasoneria, consultese The Mystical Body of Christ and the Reorganisation of Society (El Cuerpo Mistico de Cristo y la Reorganización de la Sociedad), pigs. 234-236. "Los judios se han agarrado con uñas y dientes a ella (la francmasoneria) desde los primeros tiempos y han controlado los mas altos grados y los Concilios del antiguo y aceptado rito escoces desde los principos del siglo XIX". (The X-Rays in Freemasonry)  (La Francmasoneria Radiografiada ) , por A. Cowan, pig. 61.)
     Relativamente pocos de sus miembros se dan plena cuenta del naturalismo de sus fines, de su ritual y de su simbolismo. De acuerdo a la Constitución de la Francmasoneria de Anderson, la sociedad masónica obliga a sus miembros a ser hombres buenos y veraces, pero insiste en que para ser moralmente hombres buenos, es indiferente que se acepte o no el plan de Dios para la restauración de nuestra Vida Sobrenatural a traves de Nuestro Señor Jesucristo. Ahora bien, por el pecado original, nosotros hemos perdido nuestra Vida sobrenatural de Gracia y necesitamos esa vida de gracia para que podamos vivir una vida ordenada Pero esta sociedad proclama que un hombre puede ser verdaderamente bueno, esto es, estar moralmente en orden, mientras que permanece completamente indiferente a la unica Fuente de Gracia, Nuestro Señor Jesucristo y su Divinidad. Esto es equivalente a negar la Caida y es puro Naturalismo.
     En su gran Carta Enciclica Humanum Genus, sobre la masoneria, hecha pública en 1884, el Papa Leon XIII insiste en que "los naturalistas y los masones, no aceptando por la fe aquellas verdades que nos han sido hechas conocer por revelación de Dios, niegan que el primer hombre Adán cayó". Vemos asi el error fundamental de la masoneria, es decir, su naturalismo.    .
     Nuevamente el Gran Pontifice señala que "el objetivo último de la francmasoneria es desgajar completamente todo el orden politico y religioso del mundo que ha sido llevado a cabo por la Cristianidad, y reemplazarlo por otro en armonia con su manera de pensar. Esto significará que los fundamentos y leyes de la nueva estructura de la sociedad serán sacados del naturalismo puro." (Una traducción completa de la Carta Enciclica Humanum Genus se encuentra en mi libro The Kingship of Christ and Organized Naturalism, (El reinado de Cristo y el Naturalismo Organizado), pigs. 55-80.). Esto envuelve la eliminación de la sociedad de todo reconocimiento de la Vida Sobrenatural de los Miembros de Cristo. En la enciclica, más aún, el Papa León XIII muestra la oposición de la francmasoneria a cinco de los seis puntos principales del Programa para la Sociedad de Cristo Rey. (Los lectores encontrarán un esquema de los seis puntos en el capitulo inicial de "El Reinado de Cristo y el naturalismo organizado", y en las págs. 96-97, los programas opuestos de Cristo Rey y de la Francmasoneria están expuestos en columnas paralelas) Con respecto al quinto punto, es decir, la difusion de la propiedad, el Papa insiste en el hecho de que "la francmasoneria no solamente no se opone a los planes de los socialistas y los comunistas, sino que los mira favorablemente, porque sus principios rectores son iguales a los de ellos mismos".
     Que la preparacion y el triunfo de la Revolucion Francesa fueron la obra de la francmasoneria no necesita prueba, dado que los mismos masones se vanaglorian de ello.(La Francmaconnerie Francaise et la Préparation de la Revolution (La Francmasoneria Francesa y la Preparacion de la Revolución), por el Hermano Gaston Martin. Cf. La Dictadure des Puissances Occultes, (La Dictadura de los Poderes Ocultos), por Leon de Poncins, pigs. 80-95). Del mismo modo, la Declaración de los Derechos del Hombre es un producto de la masoneria. 
     "Cuando cayó la Bastilla", decia Bonnet, el orador de la Asamblea del Gran Oriente, en 1904, "la francmasoneria tuvo el snpremo honor de dar a la humanidad la carta que habia elaborado con amor. Fue nuestro hermano, de la Fayette, quien primero presentó el 'proyecto de una declaración de los derechos naturales del hombre y del ciudadano que viven en la sociedad', para que fuera el primer capitulo de la Constitucion. El 2 de agosto de 1789, la Asamblea Constituyente, de la cual más de 300 miembros eran masones, adoptaron definitivamente, palabra por palabra, casi en la forma determinada por las Logias, el texto de la inmortal Declaración de los derechos del Hombre". Dado el naturalismo de la francmasonería, la Declaración, entonces es simplemente un renunciamiento formal a la lealtad a Cristo Rey, a la Vida Sobrenatural y a la pertenencia al Cuerpo Místico de Cristo. El Estado Francés desde entonces declaró oficialmente que no reconocía ningún deber hacia Dios a través de Nuestro Señor Jesucristo y que no reconacía ya más la dignidad de la pertenencia a Cristo en sus ciudadanos. Por lo tanto, inauguró el ataque a la organización de la sociedad bajo Cristo Rey, que ha continuado hasta nuestros días.
     Este fue sólo el primer paso. "La servidumbre de la francmasonería con respecto a los judíos", escribe el abate Joseph Lémann, "pronto salió a la luz. ¿Cómo?... Cuando la cuestión de la emancipación judía llegó a ser examinada por la Asamblea Constituyente (1789-1791) los diputados que se encargaron de hacerla votar eran todos francmasones. Mirabeau le brindó la perseverante ayuda de su elocuencia, y Mirabeau era un francmasón de uno de los mas altos grados, íntimo de Weishaupt y sus asociados e íntimamente ligado a los judíos de Berlín. Cuando, después de una hesitación de dos años, la Asamblea Constituyente, en su segunda y última reunión, estaba todavía hesitando, fue un francmasón y jacobino, A. Dupott, quien exigió el voto con amenazas... Tal fue el primer servicio secreto prestado por la francmasonería al judaimo. Después de aquél otros seguirían".         
     L'Entrée des Israelites duns la Societé Françase, pág. 356. (La entrada de los israelitas en la sociedad francesa). El significado de la Declaración de 1789 y la importación de la Revolución Francesa están admirablemente expuestas por este distinguido judío converso, en la obra citada y en "La Préponderance juive" (La Preponderancia Judía), parte I. El padre Lemann demuestra que al promulgar los Derechos del Hombre, la Revolución deliberadamente y a sabiendas eliminó los derechos del Dios hecho Hombre, Nuestro Sor Jesucristo. Entre los prominentes francmasones que trabajaron por la emancipación de los judíos, el padre Lémann tambien menciona al abate Grégoire  y Talleyrand, Obispo de Auten. En su trabajo, "Les Pourquoi de la Guerre Mondiale" (Los porqués de la Guerra Mundial), Vol. III, pág. 304, Monseñor H. Delassus dice: "Los servidores de los judíos, los francmasones, consiguieron que se votará este decreto, pero sólo en la décimocuarta sesión, después de trece intentos  fallidos... De está manera fue introducida esta nación extranjera en el seno de la nación francesa".
     Por medio de la Revolución de 1789, entonces, el Estado francés no sólo decretó el ostracismo del Verdadero Sobrenatural y Su Programa, sino que admitió como ciudadanos a los miembros de la nación judía, permitiéndoles a éstos, por lo tanto, trabajar libremente por la dominación anti-Sobrenatural de parte de su nación. La historia moderna desde 1789 es, en gran medida, la demostración de la dominación, de Estado tras Estado, por el supranacionalismo antisobrenatural de la francmasonería, detrás del cual ha estado emergiendo poco a poco el supranacionalismo anti-sobrenatural de la nación judía, todavía organizado más fuertemente. Es por esto que la época post-revolucionaria ha sido testigo, en país tras país, de los persistentes ataques al Programa de Cristo Rey.
     Después, de cada exitosa revolución masónica, desde la primera en 1789, hasta e inclusive la Revolución Española en 1931, el mundo pronto comenzó a oír, acerca del país en cuestión que entraba en la senda del "progreso" por medio de la introducción de reformas "progresistas" como la separación de Iglesia y Estado (o de la puesta de todas las religiones en un mismo nivel), la legislación del divorcio, la secularización de las escuelas, la supresión o la expulsión de órdenes religiosas y congregaciones, la glorificación de la francmasonería, la nacionalización de la propiedad y la libertad de prensa sin restricciones.
     El proceso de la eliminación de la unión de las naciones a través del Cuerpo Místico de Cristo, y la sustitución, por lo tanto, de la unión por la dominación naturalista de la nación judía parece estar ahora a punto de triunfar.
     Ya en 1922 la Asamblea de la Gran Logia de Francia insistía que entre las tareas futuras estaba "la creación de un espíritu europeo... la formación de los Estados Unidos de Europa, o mejor la Federación Mundial". De este lado de la cortina de hierro y en los Estados Unidos de América se está invitando a las naciones a resignar su soberanía nacional para entrar en una Federación en la cual aquellos que controlan la Masoneria Mundial cosecharian enorme poder y en la que el Autentico Maestro de la Ley Moral no seria escuchado (Para un esquema de los antecedentes y preparaciones para los Estados Unidos de Europa, ver: Los conspiradores de los Estados Unidos de Europa (The United States of Europe Conspirators), por B. Jensen; (publicado pot W. L. Richardson, Lawers, por Aberfeldy, Escocia. precio 1 chelin). Vase tambien Hollywood Reds are on "the Run", por Myron C. Fagan. (Los Rojos de Hollywood están freneticos). En el extremo alejado de la cortina de hierro, vemos la continuación de lo que fue remarcado por Oudendyke, ministro holandes en San Petersburgo, y publicado en el British White Paper de abril de 1919: "A menos que el bolchevismo sea cortado en el brote inmediatamente, está destinado a expandirse de una forma u otra sobre toda Europa y sobre todo el mundo, porque está organizado y Ilevado a cabo por judios que no tienen nacionalidad y cuyo único objeto es destruir para sus propios fines el orden de cosas existente." 
     (Las palabras preliminares del White Paper citado dicen que se edito de acuerdo con una decision del gabinete de Guerra Ingles en enero de 1919. El White Paper rapidamente desapareció del mercado. Más tarde, se imprimió, una edición condensada, en la cual estaba suprimido el pasaje citado, sin iadicación acerca de la omision. Nunca se dio razón par la supresión del White Paper original)
    
 En el G.K.'s Weekly de febrero 4 de 1937, Hilaire Belloc escribió: "Y para alguno que no sepa que el actual movimiento revolucionario bolchevique de Rusia es judío, puedo solo decir que ese debe ser alguien que está siendo engañado por las supresiones de nuestra deplorable prensa." Cualquiera que estudie cuidadosamente a los gobernantes de Rusia y de los estados satélites Polonia y Hungria, por ejemplo, en la actualidad, deberá sacar la misma conclusión.
     El escritor judio Louis Lavine, en Soviet Russia Today (La Rusia Sovietica Actual), nov. 1946, escribió: "Stalin y padre de mi futuro yerno judio bebian "Lachaim" juntos en el Kremlin". Y tambien David Weissman, en un artículo en the B'nai B'rith Messenger (marzo 3, 1910, dice que Stalin es judio. Cf. también Judaims and Bolshevism (Judaismo Bolcheviquismo), editado por The Britons Publinshing Society.
     La oposición de todas las ramas de la francmasoneria, la francesa, la italiana, la anglosajona, etc., a la Iglesia Católica es esencial e inerradicable, porque es la oposición del naturalismo a la Vida Sobrenatural del Cuerpo Mistico de Cristo y a la organizacion de la sociedad basada en la infinita dignidad de tal vida. En otras palabras, es la oposicion del anticristo a Cristo. Es bueno remarcar de que la fracmasoneria inglesa y la norteamericana son verdaderamente diferentes de la francmasoneria continental. 
     En la Carta Enciclica Humanum Genus, el Papa Leon XIII condena el naturalismo de la francmasoneria, y no solo no hace distinción entre las diferentes ramas de la Francmasoneria, sino que enseña que no debe hacerse tal distinción. Alude el Papa a la controversia sobre Dios o, mejor dicho a la marcha distintiva del Gran Arquitecto del Universo puesta entre al masoneria anglosajona y el Gran Oriente de Francia, pero dice que el hecho de que recientemente ha habido una controversia acerca de tan fundamental verdad del orden natural como la existencia de Dios es clara prueba de la influencia inevitablemente corruptora del naturalismo mason o anti-sobrenaturalismo. El Papa no exceptua de la condenación a las secciones de la masoneria que retienen la anrigua marca de Dios. La condenación de la masoneria en la Enciclica es universal, sin ninguna atenuación a favor de la que se denomina masoneria anglesajona (La Universalidad de las condenaciones papales con respecto a la masoneria es tratada por Fray Cahill. S. J., en: "Freemasonry and the Anti Chrittian Movement" (La Fracmasoneria y el Movimiento Anticristiano), págs. 131, 132, 254. Vease también The Mystical Body of Christ and the Reorganisation of Society (El Cuerpo Mistico de Cristo y la Reorganización de la Sociedad) págs. 204-233).  
     El texto del Papa León XIII en lo que respecta a Dios dice:
     "Aunque come regla ellos (los francmasones) admiten la existencia de Dios, ellos mismos admiten abiertamente que no todos ellos están de acuerdo firmemente con esta verdad y la sostienen con inconmovible convicción.
     Porque ellos no intentan ocultar el hecho de que esta cuestión de Dios es la principal fuente y cause de discordia entre ellos: por lo contrario, es bien conocido el hecho de que el tema ha sido causa de un serio desacuerdo entre los jefes. Sin embargo, en los hechos, una gran licencia es permitida a los miembros sobre este punto, de modo que éstos están en libertad de sostener que Dios existe o que no existe, y aquellos que obstinadamente afirman que no hay Dios son admítidos tan rápidamente como aquellos que, mientras aseveran que Dios existe, tienen sin embargo ideas equivocadas acerca de El, como los panteístas. Esto en pura y simplemente la supresión de la verdad acerca de Dios, al mismo tiempo que se adhiere a una absurda caricatura de la naturaleza Divina.» (Carta Encíclica Humanum Genus, 2or de abril de 1884)
     Es una lástima que la Encíclica sobre la francmasonería esté omitida de la colección de Cartas del Papa León XIII, publicadas por la Bruce Publishing Company, Milwaukee, y que el Rev. Editor parece escribir, en la nota de la página 272, como si hubiera una esencial diferencia, entre la francmasonería en países de habla inglesa y los demás. Por lo menos, sus palabras pueden darles a algunos lectores esta impresión. El naturalismo es el error fundamental de la francmasonería y es comun a todos los sectores de esta sociedad. La corrupción de la idea de Dios ha seguido inevitablemente al rechazo del único camino instituido para retornar a Dios, es decir, la pertenencia al Cuerpo Mistico de Cristo. El Gran Oriente Francés ha traicionado la presencia de esta corrupción y esta degradación con respecto a Dios más abiertamente que la francmasonería anglosajona. Este es el completo significado de la controversia sobre la obliteración, por el Gran Oriente Francés, de la expresión: "El Gran Arquitecto del Universo". La retención, por la Gran Logia de Inglaterra, entonces, del artículo relativo a "El Gran Arquitecto del Universo" no significa que la masonería inglesa es cristiana, porque la masonería inglesa no acepta la supremacía del Cuerpo Místico de Cristo. Por lo contrario, la masonería inglesa es anti-sobrenaturalista y anticristiana, como los otros sectores de la humanidad de la masonería, porque pone a Mahoma y a Buda en el mismo nivel de Cristo, denegando de este modo el papel de Cristo como único medidor. (Cf. págs. 206, 207 de The Mystical Body of Christ and the Reorganization of Society, donde se dan los textos.)
     Tampoco significa este artículo que la masonería inglesa afirme creer en un Dios trascendente tal como nosotros lo conocemos, porque ésta acepta la compatibilidad del panteísmo, es decir, la identificación de Dios con el hombre.
     (En las páginas 18 y 20 de su libro "La Francmasonería habla ingles" (English-Speaking Freemasonry) Sir Alfred Robbins da clara prueba de 1a vaguedad del significado de "Fundamental Gran Arquitecto del Universo" así como del hecho de que la francmasonería no es cristiana. Escribe allí: "Los fundamentos sobre los cuales se ha cimentado durante tanto tiempo la francmasonería de habla inglesa son una creencia reverente en el Eterno, con una intuición interior de Su voluntad y Su palabra revelada. Ella reconoce que ambas, la creencia y la revelación, existen en muchas formas... En Inglaterra muchas Logias están compuestas enteramente por... judíos"). 
     La retención del vago término "Gran Arquitecto del Universo", permite a la masonería inglesa actuar como si fuera religiosa, mientras continúa en su trabajo de minar las creencias de los ingleses en la Divinidad de Nuesto Señor, Jesucristo y en la realidad de la Vida de Gracia Sobrenatural que nos viene de El, y por medio de la cual somos hombres verdaderos como lo debemos ser.
     Pruebas amplias de las relaciones entre: la francmasonería anglosajona y la latina (Gran Oriente) se encuentran en "La Dictadure des Puissances Occultes", por el Conde de Poncins (Un resumen de lo que él dice se da en mi libro, The Mystical Body of Christ and the Reorganisation of Society págs. 207-209. Anuual of Freemasonry (Anuario de la Francmasonería), 1923,. p6.gs. 241.242). Señala éste, por ejemplo, que "si abrimos el 'Calendario Inglés de la Masonería' de 1930, encontraremos que la Gran Logia tiene relaciones oficiales con Portugal, España, con los remanentes de la francmasonería italiana y con Latinoamérica". Además de la evidencia aducida por el Conde de Poncins, sabemos que la Gran Logia inglesa mantiene relaciones amistosas con la Gran Logia suiza, "A1pina", que no sólo reconoce a la Gran Logia de Francia, sino al Gran Oriente de Francia, al de España y al de Grecia ('La Dictadure des Puissances occulles (La Dictadura de las Fuerzas Ocultas); pág. 236. En la página 176 el autor da un ejemplo contundente de la presión ejercida sobre Hungría por la Masonería Americana con el, objeto de obtener que la francmasoneria fuera restaurada, en Hungria después de la Revolución (1918-199). La francmasonería húngara había preparado la Revolución, y sus hermanos anglosajones avivaban la causa). Entonces "entre la francmasonería anglosajona y la latina hay relaciones indirectas pero efectivas que son más íntimas de lo que se admite". (Anuario de la Masoneria Universal (123), paga 241-242).
     Una vez que se comprenda bien el desorden del naturalismo mason, o antisobrenaturalismo, podremos entender sus varias formas de proceder en cuanto a los gobiernos. "Con la lengua y la pluma" declara el emblema mason (The Inner Sanctuary, IV, 547. El Santuario Interior), "con todas nuestras influencias secretas u ostensibles con la bolsa y si fuere necesario, con la espada, haremos avanzar la causa del progreso humano y del trabajo para liberar el pensamiento humano, para dar libertad a la conciencia humana (sobre todo de las usurpaciones papales) y derechos iguales al pueblo en todas partes".
     La formación "a prueba" dada en las logias no solo apunta al estado mental negativo que pone a la verdad religiosa y al error en un mismo nivel, tratando a ambos con indiferencia; apunta tambien a producir un odio positivo de lo que se denomina la "intolerancia" de la Iglesia Católica, es decir la insistencia de la Iglesia Católica acerca del Plan Divino con respecto al orden.
     La formación masónica "a prueba", entonces, es una formación en el odio a la firmeza y a la fuerza de la Iglesia Católica con respecto a estar por la Vida Sobrenatural y el orden del mundo. Esta es la razón Ultima por la cual la masoneria anglosajona, ostensiblemente tan conservadora, ha favorecido constantemente los movimientos hacia la izquierda, opuestos al verdadero orden del mundo.
     El efecto de la ambigua formación naturalista de la masoneria con respecto al Estado, acompañada como lo está por denuncias de "tirania" y "usurpación" correspondiendo a denuncias de "superstición" e "intolerancia" con respecto a la religión, está dirigido a favorecer esas tendencias a la izquierda. Los estados serán hostilizados como "tiránicos" en proporción a la meclida en que acepten el Programa de Orden de Nuestro Señor. En los paises católicos se apuntará a la revolución violenta con el objeto de deshacerse de la estructura social existente en la cual el Reinado de Cristo es respetado. Como, debido a su rechazo en los paises protestantes es sólo cuestión de tiempo, los terminos "tirania", y "despotismo" pueden no ser aplicados a tales paises por la masoneria tan libremente como lo fueran a los reinos de los Borbones y de los Habsburgo.
     Pero los paises protestantes no se salvarán, porque detras de la francmasoneria está la fuerza naturalista más cohesiva de la nación judia con su objetivo mesiánico de dominación sobre todas las naciones. Cualquier vestigio de la ley del verdadero Mesias Sobrenatural debe ser obliterado. Un alto personaje, cuyo nombre él no rebela, le dijo al distinguido historiador, Cardenal Pitra, en Viena, en 1889: "Las naciones católicas deben ser subyugadas por las naciones protestantes. Cuando se haya logrado este resultado, un soplo será suficiente para causar la desaparición del protestantismo". Los francmasones de Inglaterra y de Estados Unidos cederán a las presiones de los lideres de la nacion judia, aún cuando los intereses de Inglaterra y de Estados Unidos, obviamente sufran. El Brooklyn Tablet del 14,de mayo de 1949, citó las francas declaraciones en el Senado norteamericano, del senador Owen Breswster, de Maine, un no catolico. Hablando de la actitud hacia España, dijo el senador: "A España no se la reconoce porque es un país católico... Constantemente es escuchan las sutiles palabras de que la alternativa del comunismo es el catolicismo. Nosotros sabemos que estas palabras son constantemente pronunciadas en los corredores, aunque los senadores no se atreven a pronunciarlas abiertamente."
     No hay suficiente espacio para tratar el plan masonico que se está llevando a cabo en Irlanda. Seis condados de Ulster han sido separados del resto del país y convertidos en un Estado en el cual la influencia masonica es predominante (la Sociedad Orange, debe tenerse presente, es un organismo submasón entrenado para la acción anticatólica). (The Home Rule For Ireland Acts. (Actas para el gobierno de Irlanda por sus propios ciudadanos) de 1914 y 1920 impiden al Parlamento Irlandes ejercer ningún poder para "rechazar o afectuar perjudicialmente cualquier privilegio o excepción de la Gran Logia de los Francmasones en Irlanda"). No todos los condados de Ulster fueron incluidos en este Estado, por temor de que los católicos tuvieran mayoria en el Parlamento. Los Irlandeses católicos con justicia se resintieron por la división de su país. Pero se los presionó aún, para aplacar a los francmasones, y abandonaron   la unidad e indisolubilidad del matrimonio del Programa de Cristo Rey. (De acuerdo al art. 44 de la Constitución, el Estado Irlandés no reconoce a la Iglesia Católica, por la cual sus antepasados murieron, como la verdadera Iglesia de Cristo). Aquellos que están alerta saben que el senador H. Lehman tiene interés en deshacer esta separación de Irlanda. Este es descripto en "Commonsense" (Sentido común), de noviembre 15 de 1949, como "Un banquero sionista viejo amigo de Moscú". (El programa del senador Lehman para la unión de Israel bajo la dominación marxista, estará en la línea del Daily Worker (períodico comunista Ingles) en su articulo "La División de Irlanda", junio 6 de 1949). Si Monseñor Dillon estuviera vivo hoy en dia podria él decirle a los irlandeses católicos que "recordaran todas sus obligaciones para con Nuestro Divino Señor Jesucristo que sostuvo a sus antepasados a través de siglos de prueba", (Cf. el hermoso prólogo de la Constitución Inglesa) y aplacarlo a El primero, no a los sionistas, a los comunistas y a los francmasones.
     A causa de la confusión mental prevaleciente entre los católicos acerca de la cuestión del antisemitismo, debemos decir unas palabras sobre ello antes de concluir este prefacio.
     En la excelente crítica de mis libros, The Kingship of Christ y Organised Naturalism (El Reinado de Cristo y El Naturalismo Organizado) que apareciera en la revista jesuita "La Civilta Cattolica" (La Civilización Católica) (Roma, marzo de 1947) el revisor puso el acento especialmente en la distinción que he venido haciendo en todos mis libros. Dice el crítico: "El autor desea hacer una clara distinción entre el odio a la nación judía, que es antisemitismo y la oposición al naturalismo judío y masón. Esta oposición por parte de los católicos debe ser principalmente positiva reconociendo, no sólo individualmente sino socialmente, los Derechos del Reinado sobrenatural de Cristo y Su Iglesia, y por medio de la lucha política para conseguir que estos derechos sean reconocidos por los Estados y en la vida pública. Para esta tarea indispensable... la unión activa y efectiva de los católicos... es absolutamente necesaria."
     El espacio no nos permite largas citas de documentos papales para mostrar que por una parte, el Soberano Pontífice insiste en que los católicos deben apoyar sin ceder la consecución de los Derechos Integrales de Cristo Rey y la Organización Sobrenatural de la Sociedad, tal como fueran cimentados en la Encíclica Qua Primsa, proclamando inequívocamente que el rechazo de Nuestro Señor Jesucristo, el Verdadero Mesías por Su propia nación, y la oposición tenaz de tal nación hacia él, son una fuente fundamental de desorden y conflicto en el mundo. Por la otra parte, como miembros de Nuestro Señor Jesucristo, los católicos no deben ni odiar a los miembros de la nación en la cual, a través de su Bendita Madre, el Lirio de Israel, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad se hizo humano, ni tratar de negarles sus legítimos derechos como personas.
     La elevación sobrenatural de la mente y el corazón y la valiente fortaleza que se requiere de los miembros de la cristiandad hoy en día sólo pueden ser mantenidas con la ayuda de Cristo, quien lloró sobre el rechazo del orden por parte de Jerusalén. A medida que las fuerzas anti-sobrenaturales del mundo se incrementen, inevitablemente esto significará sufrimientos para los fieles miembros de Cristo. Aún en medio de sus sufrimientos, sin embargo, los miembros de Cristo deben tener en mente que habrá un glorioso triunfo para Cristo Rey cuando, como dice San Pablo en su Epístola a los Romanos (XI, 11, 33), haya un sincero retorno de parte de la nación Judía hacia el Cuerpo Místico del Mesías Verdadero.
     La cuestión de la conversión de la nación judía ha sido —hermosamente tratada por el predicador judío converso, canónigo Augustine Lémann en su trabajo: Historie complete de Pideé Messianique I'Avenir de Jerusalem. (Historia Completa de la idea mesiánica, el porvenir de Jerusalén.)
     Dos razones pueden ser esgrimidas para demostrar el hecho de que los fieles miembros de Nuestro Señor serán a menudo traicionados por aquellos que deberían estar del lado de Cristo Rey. En primer lugar, muchos escritores, católicos hablan de la condenación del Papa del antisemitismo sin explicar el sentido del término, y nunca aluden a los documentos que insisten en los derechos de Nuestro Divino Señor, Cabeza del Cuerpo Mistico, Predicador y Rey. De este modo, muchos ignoran completamente el deber que incumbe a los católicos de estar en la sociedad positivamente del lado del Reino de Nuestro Senor, en oposicion al Naturalismo Judio. 

     El resultado es que numerosos católicos ignoran de tal modo la doctrina católica que arrojan la acusación de antisemitismo contra aquellos que están batallando por los derechos de Cristo Rey, ayudando de ese modo a los enemigos de Nuestro Divino Señor. En segundo lugar, muchos escritores católicos copian sin hacerse preguntas lo que leen en la prensa naturalista o anti-sobrenatural y no distinguen entre antisemitismo en el correcto sentido católico, como se acaba de explicar, y "antisemitismo" como lo entienden los judios. Para los judios, antisemitismo es cualquier cosa que este en oposición a la dominación mesiánica naturalista de su nacián sobre todas las otras. De manera lógica, los lideres de la nación judia sostienen que estar a favor de los Derechos de Cristo Rey es ser "antisemista". 
     El escritor judio B. .Lazare, expresó esto bastante claramente: "El judio", escribió "es el testimonio viviente de la desaparición del estado fundado sobre principlos teologicos, el que Los cristianos antisemistas sueñan con reconstruir." (L'antisemitisme, p. 361)
     El termino "antisemitismo", con todas las connotaciones y conexiones en las mentes de los que no piensan, están siendo estirado para incluir cualquier forma de oposición a los objetivos naturalistas de la nación judia y cualquier denuncia de los metodos que ellos adoptan para la consecución de estos objetivos.

     "En nuestra epoca más que jamas antes", dijo el santo Pio X en la Beatificación de Juana de Arco (Diciembre 13 de 1908) "el más grande exito de los inclinados al mal es la cobardia y debilidad de los buenos hombres, y todo el vigor del reino de Satán es debido a la blanda debilidad de los católicos. ¡Ah!, si yo pudiera preguntarle al Divino Redentor, como lo hiciera el profeta Zacarias en espiritu: ¿Qué son esas heridas en medio de tus manos?, la respuesta no seria dubitativa: "Ellas me fueron hechas en la casa de los que me amaban". Fui herido por mis amigos, que nada hicieron por defenderme y quienes en toda ocasión se hicieron cómplices de mis adversarios. Y este réproche puede hacérles igualmente a los católicos débiles y tímidos de todos los países".

DENIS FAHEY, C.S.Sp.
Festividad del Sagrado Corazón  de Jesús.
16 de junio de 1950. 

No hay comentarios: