sábado, 4 de mayo de 2013

Arnaldistas o Arnodistas, Arrabonarios

Arnaldistas o Arnodistas.
     Herejes llamados así de Arnaldo de Brescia su jefe. Aparecieron en el siglo XII; criticaron altamente la posesion de los bienes eclesiásticos que la tenían por una usurpación. No admitían el bautismo de los niños, el sacrificio de la misa, la oración por los difuntos, el culto de la cruz, etc. Fueron condenados en el concilio de Letran en el pontificado de Inocencio II en 1139. Arnaldo después de haber excitado alborotos en Brescia y Roma, fue ahorcado y quemado en esta última ciudad en 1153, y sus cenizas fueron arrojadas al Tiber. Algunos de sus discípulos, que se llamaban también publícanos o poplícanos, pasaron de Francia a Inglaterra hacia el año 1166, en donde fueron detenidos y dispersados. Esta secta se hizo despues una rama de la herejía de los albigenses.
     Mosheim, apologista declarado de todos los herejes, dice que Arnaldo de Brescia era un hombre de una erudición inmensa y de fina austeridad admirable, pero de un carácter turbulento é impetuoso; que parece que no adoptó ninguna doctrina incompatible con el espíritu de la verdadera religión; que los principios que le hicieron obrar no fueron reprensibles sino porque los exageró mucho, y los puso en práctica con un grado de vehemencia tan criminal como imprudente; que por último fué víctima de la venganza de sus enemigos, que fué crucificado y arrojado al fuego el año 1155. (Hist. ecles. del siglo doce, 2° part. c. 5, § 10).
     Mosheim ha olvidado sin duda que Arnaldo de Brescia era monje y discípulo de Abelardo, y que no dejó ninguna obra que probase su erudición, ni era de suponer la tuviese despues de haber pintado a todos los monjes de aquel tiempo como unos ignorantes. Condenaba el bautismo de los niños, el sacrificio do la misa, etc. Quería que se despojara a los eclesiásticos de los bienes que poseían legítimamente, y excitó sediciones. En esto reconocemos los principios y el espíritu de los pretendidos reformadores; pero ¿es compatible con el espíritu de la verdadera religión que prohibe alterar el órden público, y sobre todo a un fraile sin autoridad? ¿Le hubiera agradado a Mosheim que un zeloso por la pobreza evangélica le hubiera quitado las dos abadías que poseía? Arnaldo de Brescia no fué víctima de la venganza de sus enemigos, sino justamente castigado como sedicioso y perturbador del órden público; no fué crucificado, sino atado a un poste, ahorcado y quemado.

Arrabonarios
     Nombre que se dió a los sacramentarios en el siglo XVI, porque decian que la Eucaristía se da como la prenda del cuerpo de Jesucristo, y como la investidura de la herencia prometida. Stancharo enseñó esta doctrina en Transilvania.
     Esta palabra viene del Latín arrha o arrhabebo, arra, gaje, fianza. Los católicos convienen en que la Eucaristía es una fianza de la inmortalidad bienaventurada; pero que es uno de sus efectos y no su esencia, como sostenían los herejes de que se trata.

No hay comentarios: