domingo, 26 de mayo de 2013

In conspectu tuo


En tu presencia

     Señor, en tu presencia vengo a hacer mi oración. 
     Mi fe te mira aquí presente, porque Tú todo lo llenas. 
     Estás en todas partes, para que en todas partes yo te busque, 
          en todas partes te encuentre, 
          en todas partes te conozca, 
          en todas partes te tema, 
          en todas partes te alabe, 
          en todas partes te ame. 
     Estás dentro de mí para darme y conservarme el ser; 
     Estás delante de mí para guiarme; 
     Estás detrás de mí para defenderme; 
     Estás debajo de mí para sostenerme; 
     Estás sobre mí para bendecirme; 
     Estás a mi lado para acompañarme; 
     Estás siempre conmigo para inspirarme, 
     para fortalecerme, para trabajar conmigo.

     En tu presencia vengo, pues, Señor, a hacer mi oración.
     Haz que ella sea sencilla, humilde, sincera.
     Sencilla como la súplica del niño.
     Humilde como la petición del pobre.
     Sincera como la oración del publicano.
     Aquí estoy, Señor, en tu presencia; 
          pobre ante el rico; 
          enfermo ante el médico; 
          débil ante el omnipotente; 
          pecador ante la santidad infinita.
     Quiero postrarme reverente para adorarte.
     Quiero que mis pensamientos todos sean para Ti.
     Que para Ti sean todos mis deseos, todos mis afectos, toda mi voluntad, todo mi entendimiento.
     Y que mi oración, sencilla, humilde y sincera, sea Señor, para gloria y alabanza tuya.
     Así sea.

Alberto Moreno S.J.

No hay comentarios: