lunes, 4 de noviembre de 2013

Damianistas, Davidico, Desollados,

DAMIANISTAS
     Nombre de secta; era una rama de los acéfalos severianos. Como el concilio de Calcedonia en 451 había condenado del mismo modo A los nestorianos que suponían dos personas en Jesucristo, y a los eutiquianos que no reconocían en él mas que una sola naturaleza, un gran minino de sectarios desecharon este concilio, unos por inclinación al parecer de Nestorio, y otros por prevención por el de Eutiques. La mayor parte de los que no tenian una idea clara de las palabras naturaleza, persona, sustancia, se persuadieron de que no se podian condenar una de estas herejías sin caer en la otra; aunque católicos en el fondo, no sabian si debian admitir o desechar el concilio de Calcedonia: otros aparentaron someterse a él, pero dieron en otro error; negaron, como Sabelio, toda distinción entre las tres Personas divinas, consíderaron los nombres de Padre y del Hijo y del Espiritu Santo como simples denominaciones. Como al principio no tuvieron jefe a su cabeza, fueron llamados acéfalos. Severo, obispo de Antioquia, se puso después a la cabeza de este partido, que se dividió de nuevo. Unos siguieron a un obispo de Alejandría llamado Damian, y fueron llamados damianistas; a otros se les llamó severianos petritas, pues se unieron a Pedro Mongus, usurpador de la silla de Alejandría. Es evidente que estos sectarios no se entendían unos a otros, y que se hallaban animados por el furor de disputar, mas bien que conducidos por un verdadero celo por la pureza de la fe.

DAVIDICOS, DAVIDISTAS O DAVID-GEORGIANOS
     Herejes sectarios de David Jorje, vidriero, o según otros pintor en Gante, que en 1525 comenzó a predicar una nueva doctrina. Después de haber sido anabaptista, publicó que era el Mesías, enviado para llenar el cielo que estaba vacío, por falta de personas que merecieran entrar en él.
     Desechaba el matrimonio como los adamitas; negaba la resurrección con los saduceos; defendía con Manés que el alma no estaba manchada con el pecado; se burlaba de la abnegación de sí mismo que Jesucristo nos recomienda en el Evangelio; miraba como inútiles todos los ejercicios de piedad, y reducía la religión a una mera contemplación: tales son los principales errores que se le atribuyen.
     Se marchó de Gante, se retiró despues a Frisia, y luego a Basilea, donde cambió de nombre, y se hizo llamar Juan Bruch; murió en 1556. Dejó algunos discípulos a los que prometió resucitar a los tres años despues de su muerte; pero al cabo de tres años, informados los magistrados de Basilea de lo que habiá enseñado, le hicieron desenterrar y quemar con todos sus escritos por mano del verdugo. Todavía creen algunos que existen restos de esta secta ridicula en el Holstein, sobre todo en Friderichstadt, y que se han mezclado con los armenios.
     No se debe confundir a David Jorje con David de Dinant, sectario de Amauri, y que vivió a principios del siglo XIII, ni con Francisco Davidi, sociniano célebre que murió en 1579.
     Mosheim nos dice que el fanático de quien hablamos ha dejado un gran número de escritos, cuyo estilo es grosero, pero en lo que manifiesta buen sentido; tiene mucha dificultad en creer que este ignorante haya enseñado todos los errores que se le atribuyen. Esta duda no nos parece bien fundada. Se ve, por el ejemplo de otras sectas de aquel tiempo, de lo que es capaz la ignorancia unida al fanatismo.

DESOLLADOS
     Herejes que aparecieron en 1534; decian ser cristianos, sin haber recibido el bautismo. Segun ellos, el Espíritu Santo no es una persona divina, el culto que se le rinde es una idolatría; no es mas que la figura de los movimientos que elevan el alma a Dios. En lugar del bautismo, se raspaban la frente con un yerro hasta hacerse sangre, y se curaban con aceite; por esto se llamaban desollados.

No hay comentarios: