jueves, 10 de octubre de 2013

¿ACROBACIAS HISTORICAS DE LA LITURGIA?

CIEN PROBLEMAS SOBRE CUESTIONES DE FE
34
ACROBACIAS HISTORICAS DE LA LITURGIA
     En la liturgia se celebran con una fiesta sola los santos Fabián y Sebastián. ¿Cómo la Iglesia los ha colocado juntos, cuando son de nacionalidad, edad, condiciones sumamente diversas, y, sin embargo, murieron en la misma persecución? (O. S.—Rovegno, Novara.)

     Tiene precisamente razón, señor G. S. Como ensayo de disparidad de vida no podía escoger un caso más característico. El mártir Fabián, romano, fue Papa desde 236 a 250 cuando cayó bajo la persecución de Decio, y fue sepultado en el cementerio de San Calixto. El mártir Sebastián, de origen francés, fue tribuno de las cohortes pretorianas, y, tras haber sufrido el celebre martirio de las flechas, finalmente sucumbió a golpe de mazas por orden de Diocleciano, cerca de cincuenta años después que Fabián. A él está dedicada una de las siete basílicas de Roma.
     La razón, sin embargo, de su asociación en la Liturgia, si no me equivoco, es sencillísima. Es que su dies natalis; o sea el dia de su feliz martirio, exultante para ambos, cuidadosamente registrado en los antiguos martirologios, es el mismo día 20 de enero.
     La necesidad de desarrollar todo el ciclo litúrgico dentro del año explica estos acoplamientos de los distantes aún en siglos, tanto más teniendo presente el carácter de la Liturgia, que intenta más presentar los triunfos de la gracia en los grandes atletas de Cristo que no a precisar su cronología. Y, de querer filosofar sobre esto, habría además que pensar en que para los bienaventurados toda distancia en el tiempo está verdaderamente —allí arriba— superada por completo en su beatífico e interminable «instante presente».

BIBLIOGRAFIA
G. Low: Calendario della chiesa universale, EC., III, págs. 364-372; 
A. Raes: Santorale, EC., X, págs. 1.880-2; 
E, Josi: Fabiano (Papa), EC., V, págs. 941-2; 
A. Amore: Sebastiano, EC., XI, págs. 208-9.
Pier Carlo Landucci
CIEN PROBLEMAS SOBRE CUESTIONES DE FE

No hay comentarios: