jueves, 18 de noviembre de 2010

EL ANTICRISTO

He aquí, el gran plebeyo lleno de satánica grandeza. La historia que ha pasado por la gloria de los hombres y de las mujeres ilustres, se arrincona ante la gran figura del "hombre del pecado".
Cristo, nació de Madre Virgen. El Anticristo, nacerá de una falsa virgen. La Madre de Cristo, según la carne, fue Santa María. La madre del Anticristo, será una religiosa que aparentará tener conocimientos místicos y en su delirio falso de santidad, hará creer que éste hijo del milagro, habrá venido sin la intervención de un hombre.
San Pablo le llama el hombre del Pecado, y según La Salette, el misterio queda aclarado. El pecado de su concepción, será el sacrilegio.
Su padre, será un eclesiástico en apostasía y en claudicación con su voto sagrado. Será el hijo, pues, de un sacrilegio sacerdotal y religioso.
El Espíritu Santo formó en el cuerpo de la Virgen María, el cuerpo y el alma de Jesucristo.
El diablo hará su obra, injertará las especies germinales del eclesiástico apostata, en el seno de la falsa virgen religiosa.
La obra por excelencia en el mundo, del Espíritu Santo, fue formar el cuerpo y el alma de Cristo. La obra por excelencia del diablo, será formar la imagen encarnada de su diabolismo: el Anticristo. Tan parecido será el Anticristo a su imagen diabólica, que algunos doctores y santos casi llegan a llamarlo LA ENCARNAOION DEL DIABLO. Más aún, algunos han supuesto que el mismo diablo engendrará a la religiosa apóstata. Esto es teológicamente inadminisible.
Cristo fue anunciado en el mundo por su profeta: San Juan Bautista.
El Anticristo, tendrá su profeta lleno de aparente mansedumbre y santidad.
Tal vez el profeta del Anticristo sea un Antipapa, revestido con la liturgia jerárquica de altas dignidades. Los milagros del profeta del Anticristo, serán aparentemente asombrosos, llenos de prestidigitación y de asombro. Cuando el profeta desde el pináculo de su dignidad, convenza a las multitudes a adorarle como Dios, nos enseñará que sólo una gran autoridad, podrá convencer tan eficazmente a los pueblos. El prestigió de su suprema autoridad, es un gran argumento para entender el error; provocado hasta en los mismos escogidos.
Todos los hombres del Antiguo Testamento, resumían y anunciaban a Cristo. Todos los grandes del mundo que han sido, resumen y anuncian al Anticristo. La belicosidad de Alejandro, la crueldad de Nerón, la divinización de Calígula, la religiosidad de Mahoma, la ironía de Voltaire, el genio táctico de Hitler, la elocuencia de Demóstenes, el satanismo de Stalin, la ciencia nigromántica de Simón Mago, la desunión de Lutero. Todos estos Anticristos anticipados, resumían y anunciaban a la gran figura del infierno: El Anticristo.
Por ellos, comprendemos en el Anticristo, la expansión ideológica de su religiosidad, el dominio belicoso sobre Los pueblos, la crueldad con los cristianos, la desunión ideológica llena de paraísos terrestres y de libertades concesionarias, él sarcasmo y la tiranía, la esclavitud bajo la religión, y el misticismo lleno de aparentes efectos cósmicos sobre las multitudes.
Cristo, era sobre la tierra el Hijo de Dios. Nunca se pudo decir propiamente el Hijo del hombre, porque nunca sobre la tierra tuvo generación de hombre.
El Anticristo, será por antonomasia el hijo del hombre. Resumirá la divinización de la materia y de las castas. El superhombre nictcheano, era una sombra. Hará comprender que su ciencia y su política, es el fruto herencial de todas las razas y los escombros inteligibles de todos los pueblos.
Se deberá a todas las Naciones, porque en los pozos de las culturas, habrá bebido todas las tradiciones y todos los ritos. Ciudadano judío, estará lleno del Mesianismo y del Profetismo sobre su pueblo.
Discípulo de los Grandes Santones de la India, reunirá el conocimiento de todos los Vedas y la liturgia de todos los Yoguis espiritados y ayunadores. La vieja China verá en él, una encarnación sapiencial de Buda. El será una sombra orante ante las grandes pagodas restablecidas. Su imperio político y militar será como una encarnación, según las viejas creencias asiáticas. Porque los emperadores eran dioses encarnados, que vivían junto a la sombra de los hombres.
El Anticristo, manejará el ayuno y la plegaria, como la fuerza y el signo anunciador del Mesías, que andará entre los peñascos comiendo la fruta silvestre y viviendo de las aves del cielo.
La política de las grandes finanzas, le traerá el parentesco con los judíos especuladores y cavilantes. Se hará norteamericano juntos a las grandes rotativas y las grandes empresas de un segundo Wall Street. Proclamará la hermandad de los hombres por la naturaleza y su inteligencia.
Los comunistas se habían anticipado a su idea. Para ellos su credo era la igualdad, que venía desde las barricadas de París hasta las cúpulas del Kremlin y las banderas en alto de las Internacionales sobre el mundo.
El Anticristo, disfrazará la igualdad y la llamará hermandad, según la naturaleza y el destino final: La Muerte.
El Anticristo, no es un hombre grandilocuente, sino también, una idea grandilocuente. Las grandes ideas generadoras y revolucionarias, han sido el producto de un gran hombre o de una gran generación.
El mahometanismo, es una idea, a través de un hombre: Mahoma. El confucionismo, el budismo y el protestantismo, tienen por base una cabeza genial, por no decir, un vientre soberano.
Todas estas grandes ideas, han venido de la mano de esos hombres descomunales, de gran personalidad religiosa y moral, a su manera.
El comunismo, filosofía de nombre abstracto, resume la humanidad llena de hombres y de ideas sometidas y dirigidas. En esa idea, están envalentonados y sublimados, miles de hombres llenos de fidelidad y de coraje o de genialidad diabólica y criminal.
El Anticristo, como idea, no es un sistema sino por el hombre mismo, que es creación de la tierra y del infierno. Yo no he visto enfermedades sino enfermos, ni ideas sino autores. Por eso, el Anticristo, es un hombre lleno de satánica grandeza, que resumirá la teología de la perdición, con toda la argumentación final para el gran combate decisivo.
Los grandes hombres pueden dividirse por lo menos en dos categorías. Hombres acción y hombres ideas.
Los hombres "acción" son hombres, tal vez, de una sola idea: La Divinidad, el dominio geográfico, la pasión por el oro o por la gloria, pero siendo ellos mismos, dentro de la idea.
Los hombres 'ideas", esos hombres descomunales, pasan a reducirse ellos mismos, a pedestal de filosofía. Los hombres idea, son HOMBRES MISION, Y HOMBRES DESTINO.
Y cuando el hombre pasa a ser destino, ya no es él mismo. Edipo, es el fatalismo; Alejandro es la gloria militar; Nerón, es la divinidad cruel; Voltaire, es la incredulidad chispeante; Stalin, es comunismo gigantesco; Hitler, es el racismo; Teresita de Lisieux, es infancia espiritual; San Pablo, es Cristianismo; San Juan de la Cruz, es misticismo; San Juan de Dios, es Caridad...
El Anticristo, es UN HOMBRE MISION Y UN HOMBRE DESTINO
El celebre Padre Lacunza le definió genialmente al describir el misterio de su número 666. El 666 significa en griego, ARNOUMA, en latín ABRENUNTIO y en castellano, RENIEGO. Y como la raíz griega de "Arnouma" tiene un sentido de afinidad con "Arneyos", que significa "Propio del cordero" tenemos en el Anticristo, la filosofía de DESTINO Y MISIÓN. Esa filosofía de destino y misión es LA APOSTASÍA DE DIOS hecha en la tierra, bajo la sombra del Cordero camino al matadero de los calvarios...
Tendrá el conocimiento más acabado de la naturaleza humana. Conocerá las manifestaciones normales y ordinarias, las energías latentes de la naturaleza hasta creer dominar las fuerzas divinas.
Su entendimiento satánicamente evangelizado, conocerá y dominará todas las castas y religiones orientales y occidentales. Será el primer producto perfecto de la humanidad cosmopolita, porque el será un políglota consumado.
Tendrá el genio de la seducción y el de la oratoria como no se ha visto en ningún hombre Se llamara El Mesías y el Hijo del hombre. Formará la religión humana de la armonía universal y las fuerzas vivas de la naturaleza serán a ratos deificadas: La Paternidad, la Vida, la Maternidad.
Valorizando el sexo, se le podrá aplicar el epíteto bíblico. "Es el más hermoso de los hijos de los hombres".
Atraerá por tanto, por seducción, a todas las mujeres. La divinidad del amor humano, la explotará este hermoso diabólico estafador.
Nunca, como entonces, existirá la glorificación del amor libre y del amor carnal y mistificante. Es el argumento más hermoso para seducir.
La historia, no lo ha descubierto. Las claudicaciones de la religión en los sendos anticristos, Mahoma y Lutero, nos lo descubren.
El harem y la poligamia ensalzada por Mahoma y por Lutero, a los príncipes, junto con el divorcio, fueron los cismas alentadores para vivir de espaldas a la Iglesia de Dios.

El Anticristo hecho rey, presidente de Asia y de Europa y Monarca del mundo, clamara por la paz universal. Otro aglutinante tópico, para dormir a los pueblos, en medio de sus locuras.
La masonería, el judaísmo y los rescoldos del comunismo, le verán como el gran profeta de todos los tiempos. Los Indues, los Arabes y los Judíos, le llamara suyo. Será el supremo poder y la nueva fuerza incontastable del mal. Hugo Benson, dice de su "Juliano Felsemburg", que protagoniza su Anticristo: "Tendrá la doble vista, la telescópica y la microscópica".
Para unos tendrá como Cristo unos 33 años, para realizar mejor así el prototipo de Mesías.
Para el beato Bartolome Holzháuser, el Anticristo, morirá a los 58 años.
Parece más obvio para la seducción y para la identificación con el Mesías, la juventud de sus treinta y tres años.
Este ciudadano del mundo, según todas las fechas proféticas, que hemos estudiado, tiene que tener por lo menos, sus padres ya en el mundo. (año 1959).
Si aparece a los treinta y tres años, suponiendo el fin del mundo hacia el año 2,000, su nacimiento tiene que ocurrir hacia el año 196... Si apareciera a los 50 años, el Anticristo, vive ya preparandose en medio de nosotros.
La judería mundial, nos pone en guardia sobre el Anticristo. Para los altos jefes del judaísmo, su nacimiento es casi un hecho.
Nos parece risible, pero esto es más serio que nuestro escepticismo.
La gran conspiración del judaísmo, está disponiendo todo el conflicto mundial, para dar paso al Rey de Reyes, al Futuro Rey del mundo.
Todo el palpitar complicado de la descendencia del Gran Rey Judío, parece que empieza a dilucidarse. La maraña de descendientes de David, va a dar más de una conspiración por la sucesión al trono del legítimo Rey.
Solamente por la línea de la sucesión de Salomón, que tuvo cientos de mujeres como reinas, los descendientes tienen que ser innumerables.
Podrá no ser el Anticristo, el príncipe Emmanuel Sholnik, pero lo cierto es, que la espera, empieza a llegar a su fin Su nacimiento esta considerado, expiado y maquinado a través de toda la tradición, llena de fechas, periodos talmúdicos y leyes mosaicas. Todo esto está , ya a la vista de los nobles de la casa real judía.
Cuando los grandes rabinos y príncipes de Israel, lo sitúan ya, en una joven persona, hay que echarse a temblar. Porque ha llegado la plenitud talmúdica de los tiempos. Empieza el alba del Judaísmo...
Traián Rornanescu, en su obra: "La Gran Conspiración Judía", nos ofrece la perspectiva de la aparición y de su cuna:
"Tan seguros están los judíos, del éxito, final de su conspiración, que han encontrado hasta el futuro "Rey de Israel" el cual según el ultimo párrafo de la Directiva N° 24, del Congreso de Basilea debe ser el Rey Mundial.
El Futuro Rey del Mundo, "futuro" según esperan los mosaicos, se llama Emmanuel. Es hijo del judío Samuel Sholnik Abrabanel, que vive en Montreal, Canadá, o sea vivía durante el año 1951, si no ha cambiado la tienda de campaña. Se pretende que este individuo, es nada menos que "el descendiente directo del Rey David", que vivió hace 3,000 años. Deportado de Palestina, por los imperialstas, "romanos, la familia real" de Abrabanel. llegó a España, después de multitud de hazañas. "Sus Majestades", vivieron tranquilamente en "Sefard" hasta 1492, cuando los "reaccionarios" católicos los expulsaron, con toda la tribu de Juda. Después de eso, los "descendientes de David" vagabundearon por Europa durante tres siglos y al fin se establecieron en el seno de ghetto de Polonia, donde el padre de Samuel Sholnik Abrabanel, ejerció la función de Gran Rabino.
Con la entrada de los alemanes en Polonia el año 1939, toda la "familia real" fue capturada, pero se escapó Samuel, que se encontraba en aquel momento en Suiza, estudiando. De allí se trasladó a París, donde obtuvo su diploma de dentista y después se marcho a Palestina...
Se casó en Palestina con una judía rusa y tiene ya tres príncipes, entre los cuales el "Príncipe Heredero" es Enmanuel Sholnik Abrabanel, que tiene actúalmente unos trece años; éste debe ser, según los mosaicos, actuales, el' "Primer Rey" de Israel actual, y naturalmente del mundo ya que ha nacido en Nathania, Palestina, y conforme a las "escrituras santas" de los mosaicos, el nuevo "rey" que ocupará el trono de David, debe ser uno de la "Estirpe Real" nacido en Palestina.
Parece que hay más descendientes directos de David, puesto que entre Samuel Sholnik Abrabanel y otros potentados judíos de Israel (entre los cuales está David Ben Gurión) estalló un conflicto en 1950, a raíz del cua la "familia real" se trasladó a Montreal, Canadá, donde practica su carrera de dentista, hasta que su hijo sea llamado al "trono del mundo".

De la Sagrada Escritura, formamos los principales rasgos dominativos del Anticristo.
El Patriarca Jacob, nos señala la famosa tribu de Dan, de la que salió Judas y la que en el Apocalipsis, no tiene ningún elegido a la hora de la cuenta final:
"Que Dan, se haga una serpiente en el camino, y un basilisco ,en el sendero".
Moisés al morir ve por encima de los siglos sus dominios:
"Dan, es un joven León que se extenderá muy lejos".
Jesucristo hace alusión a su acogida en el mundo de Israel:
.. "Yo vine en el nombre de mi Padre y no me recibisteis, SI EL OTRO viniere en su nombre, AQUEL, LO RECIBIREIS". (Juan V. 43).
San Mateo, nos habla de la confusión, que producirá su llegada:
"Habrá entonces gran tribulación cual no fue desde el principió del mundo hasta ahora, ni habrá. Y si no fueran abreviados aquellos días, ninguna carne será salva, más por los escogidos aquellos días serán abreviados" (XXV, 21-22).
Del Apocalipsis se sacan estas conclusiones:
Será rey de reyes con dominio sobre los reyes de aquel entonces:
"Y vi una bestia que subía del mar, la cual tenía siete Cabezas, y diez cuernos y sobre los cuernos diez diademas y sobre las cabezas nombres de blasfemia" (XII, 1). Daniel, habla de su poderío sobre los diez reyes subsidiarios, lo mismo que la Virgen en La Salette.
"Se adorará como divinidad:
"También adoraron a la bestia diciendo: ¿Quién hay semejante a la Bestia, y quien podrá lidiar con ella"? (V, 4).
"Y así le adoraron todos los habitantes de la tierra; aquellos cuyos nombres no están escritos en el Libro de la Vida del Cordero, que fue sacrificado desde el principio del mundo". (V, 8).
Hará guerra a todos los cristianos y será dueño del mundo:
"Fuéle, también, permitido, el hacer guerra a los santos y vencerlos y se le dio potestad sobre toda tribu y pueblo y lengua y nación". (V, 7).
Destruirá y dominará desde Roma, de nuevo paganizada. Esta ciudad será destruida a causa de su perversión. (Apoc. Capítulo 17). )
Tendrá su señal misteriosa. Probablemente un anagrama en griego "JRI" que es el anagrama de Cristo.
Su número 666 o bien significa el 666 rey del imperio romano o del reino judío.
Su ideología misteriosa es: RENIEGO.
De la profecía de Daniel, se cree concluir, que aparecerá después de la destrucción del Imperio Romano.
La cuarta bestia, es el cuarto reino, significado en la célebre estatua donde figuran los cuatro imperios del mundo: el Babilónico, el Medo-Persa, el Griego y, por último, el Imperio Romano, que en la estatua tiene las piernas de hierro con diez dedos en los pies, qué significan los diez reyes, que se repartirán el último imperio con el Anticristo. En la profecía de las cuatro bestias, la cuarta tiene diez astas o diez reyes, derivadas del Imperio Romano, la cuarta bestia.
Traerá todo el poder del infierno, nos advierte San Pablo:
"Vendrá con el poder de Satanás, con toda suerte de milagros, de señales y de prodigios falsos".
Matará a Elías y a Enoch, que serán ejemplo de penitencia para las Naciones y profetas del Juicio de Dios.
"Mas después que concluyeron de dar su testimonio, la bestia que sube del abismo, moverá guerra contra ellos y los vencerá y les quitara la vida.
Por fin será muerto por Cristo:
"Entonces, fue presa la Bestia y con ella, el falso profeta, que a vista de la misma, había hecho prodigio, con que sedujo a los que recibieron la marca de la Bestia y a los que adoraron su imagen. Estos dos, fueron lanzados vivos en un estanque de fuego que arde con azufre". (Ap. XIX, 20).

Las profecías particulares completan la biografía final del Anticristo.
San Agustín nos habla de sus padres y su nacimiento:
"Satanás entrará en las entrañas dé su madre, desde el primer instante de su concepción, a fin de infundirle su siniestra virtud, para ser su ángel custodio malo, hasta su último aliento y rodearle de su protección ardiente, feroz y poderosa, y acompañarle por doquiera con solícita ternura".
Josefa Lamarine, que profetizo el periodo de las nieblas nos cuenta la fecha de su nacimiento. Oye una revelacion:
"En el año de 19... ha venido EL ANTICRISTO. Después oyó por dos veces 1931 (1)
Preguntaba internamente de donde seria.
"De Jerusalén, de un musulmán, reinara en Roma y hará morir al Santo Padre. En todos los caminos se levantarán cadalsos: el Anticristo ha jurado odio a muerte a todos los cristianos. Felices los que hubieran recibido el sacramento de la confirmación".
La célebre profecía de San Metodio, martirizado hacia el año 255, nos le pinta proféticamente así:
"Y así, que aparezca el Hijo de Perdición, será destruido todo principado y potestad, será éste de la tribu de Dan, según se indica en la profecía de Jacob. Obrará éste impío, con arte diabólica, muchos falsos prodigios, de modo, que verán los ciegos, andarán los cojos, oirán los sordos y serán libertados los endemoniados.
Engañará a muchos y si fuese posible, como dice el Señor, a los mismos escogidos.
Entrará el Anticristo en Jerusalén. Se sentará en el templo como un Dios. Aunque sea sólo hombre de la tribu dé Dan, de la cual nació también, Judas Iscariote.
Multiplicándose, en aquellos días, la tribulación por parte del Anticristo, Dios no permitirá más, que engañe a los hombres redimidos en su Divina Sangre, y para esto, enviara a sus dos siervos Enoch y Elías, los cuales declararan falsos los prodigios del Anticristo y lo trataran como impostor.
Después de la muerte y, ruina de muchos, saldrá del templo con confusión y muchos le abandonarán y serán secuaces de los justos. El seductor al verse sorprendido y despreciado, se enfurecerá y dará la muerte a aquellos santos de Dios.
Entonces, aparecerá la Señal del Hijo del Hombre y vendrá sobre las nubes".
Bernardino de Bustis nos habla también de los que lucharán contra el Anticristo:
"Hacia el fin del mundo vendrá otra orden religiosa, la cual llevará saco por vestido y durará, tan poco tiempo, como el Anticristo. A saber: empezará el año en que naciere el Anticristo, sin embargo no se extenderá mucho, ni muchos tomarán su hábito sino en los últimos tres años y medio, en los cuales comparecerán ante el Anticristo, vestidos de saco".
Mahoma, parece, que también, predijo la existencia de "Al Masih Al Dajjal" el Pseudocristo.
Según Mahoma habrá treinta anticristos.
El verdadero Pseudocristo, debe aparecer montado en una mula, seguido de setenta mil judíos, entre Irak y la Siria Okborasan, con la inscripción C. F. R. (Cogir o infiel) en la frente.
Recorrerá la tierra por cuarenta días que se han de contar así.
Uno es igual a un año, uno es igual a un mes, uno a una semana y el resto, serán días comunes. Devastará la tierra y será muerto por Jesucristo. Entonces judíos y mahometanos se fundirán en una sola religión. (2)
Santa Ildegarda, nos resume así su biografía, allá a principios del siglo XI:
"El Hijo de Perdición, que reinará muy poco tiempo, vendrá al fin de la duración del mundo, al tiempo correspondiente a aquel momento, en que ha desaparecido el sol del horizonte, es decir, que vendrá en los últimos días.
"Esta revelación, ¡oh mis fieles servidores!, merece vuestra atención. Vuestros intereses os imponen el deber de procurar comprenderla bien, a fin de que el gran seductor, no os arrastre a la perdición por decirlo así, sin que vosotros lo conozcais. Oremos de antemano y preparaos al más temible de los combates".
La madre del Hijo de la Perdición, le concebirá y parirá sin conocer a su padre. Después de haber pasado una juventud licenciosa, enmedio de hombres perversísimos, y en un desierto a donde será conducida por un demonio transfigurado en ángel de luz. Por su parte, dará a entender, que su parto, es un algo milagroso, supuesto que ella no tiene varón y que ignora, dirá, cómo se formó en su seno, el hijo que ha dado a luz, y el pueblo la mirará como una santa y como tal la llamará.
El Hijo de Perdición, es aquella Bestia, que dará muerte a los que se negaren a creer en El; que se asociará reyes, príncipes grandes y ricos; que despreciará la humildad y no estimará sino el orgullo y en fin, que subyugará al universo entero por medios, diabólicos.
Parecerá que agita el aire, que hace bajar fuego del cielo, que produce relámpagos, truenos y granizos, que derriba las montañas, seca los ríos, despoja del verdor los árboles y los bosques, y que enseguida todo lo vuelve a su mismo estado.
Parecerá, también, que enferma a los hombres, que cura las enfermedades, que arroja a los demonios y que, alguna vez, resucita a los muertos, haciendo que se mueva un cadáver, como si tuviera vida. Sin embargo, esta especie de resurreccion, nunca durará mas allá de una hora, para que no sufra en esto la Gloria de Dios.
Ganará muchos pueblos diciéndoles: Podéis hacer todo lo que os agrade; renunciad a los ayunos, pues hasta que me améis a mí, que soy vuestro Dios.
Les mostrará tesoros y riquezas y les permitirá entregarse a toda suerte de festines, según quieran. Les obligará a practicar la circuncisión y muchas observancias judaicas, diciéndoles:
"Aquél que crea en mí, recibirá el perdón de sus pecados, y vivirá conmigo eternamente".
Desechará el bautismo y el Evangelio, y pondrá en ridículo todos los preceptos que de mi parte ha dado la Iglesia a los hombres.
En seguida, dirá a sus partidarios:
"Heridme con una espada y colocad mi cuerpo en un lienzo sin mancha, hasta el día de mi resurrección".
Se creerá haberle dado realmente muerte y él por parte fingirá haber resucitado. Después de lo cual, componiéndose un "cierto número" que dirá prenda de Salud, lo dará a todos sus siervos como señal de su fe en él y les mandará que le adoren.
En cuanto a aquellos que por amor a mi Nombre, se nieguen a rendir esta adoración sacrílega al Hijo de Perdición, los hará morir entre los más crueles tormentos.
Pero Yo enviaré a mis testigos, Enoch y Elías, que tengo reservados para aquel tiempo. Su misión será combatir a aquel hombre del mal y atraer al camino de, la verdad a los que hubiere seducido.
Tendrán la virtud de obrar los más brillantes milagros en todos los lugares, en que el Hijo de Perdición hubiese esparcido sus malas doctrinas. Sin embargo, permitiré, que aquel malvado, los haga morir, mas yo les daré en el cielo, la recompensa de sus trabajos.
Cuando el Hijo de Perdición, haya cumplido todos sus designios, reunirá a sus creyentes y les dirá que va a subir al cielo.
En el momento mismo de esta ascención, un rayo le echará por tierra, y le hará morir. Por otra parte, la montaña en que se ha de colocar para ejecutar su ascención se verá instantáneamente cubierta de una nube, que esparcerá un olor de corrupción insoportable y verdaderamente infernal. Muchos a la vista de su cadáver, cubierto de podredumbre, abrirán los ojos y confesarán su error.
Después de la triste derrota del Hijo de Perdición, la Esposa de mi Hijo, que es la Iglesia, brillará con una gloria sin igual y, las victimas del error, se apresurarán a volver a entrar en el redil.
En cuanto a saber, en qué día, después de la caída del Anticristo, ha de acabar el mundo, no debe de tratar el hombre de conocerlo, no podria conseguirlo. "El Padre se ha reservado el secreto".
Este es el hombre-demonio, que aparentando ser Dios sobre la tierra reinará por tres años y medio, sometiendo todo al diablo, bajo la figura de Cristo.
El castigo de no creer en Dios, será creer en la caricatura del Diablo.

Ricardo Rasines Uriarte
1960... Y EL FIN DEL MUNDO
1959

NOTAS
(1) Pudiera ser que la bondad suplicante de los justos haya retrasado la fecha
(2) Esta predicción solamente tiene un valor cultural.

No hay comentarios: