lunes, 15 de noviembre de 2010

HANS KÜNG ROMA LOCUTA ¿CAUSA FINITA?

I. Antecedentes
Hans KÜNG nació a orillas de un lago suizo, en Sursee, el 19 de marzo de 1928.
Estudió en la Universidad Gregoriana de Roma (1948-1955), en la Sorbona y en el Instituto Católico de París. En octubre de 1954 fue ordenado sacerdote.
Aunque incardinado en la diócesis de Basilea (Suiza), es profesor desde 1960 en la Universidad de Tübingen (Alemania Federal, estado de Baden-Württemberg), donde dirige el Instituto de Estudios Ecuménicos y enseña teología dogmática y ecuménica (?).
Ha publicado, entre otras obras: Die Kirche, Friburgo, 1967 (trad. española: La Iglesia, Barcelona, 1969); Unfehlbar? (¿Infalible?), Zurich, 1970; Menschwerdung Gottes (La encarnación de Dios), Friburgo, 1970; Wozu Priester? (Sacerdotes, ¿para qué?), Zurich, 1971; Fehlbar? (¿Falible?), 1973; Christ sein (Ser cristiano), 1975; Existiert Gott? (¿Existe Dios?), 1978, etc.

II. Una "larga paciencia": un cuarto de siglo
Ya la primera obra de Hans Küng sobre "La Justificación"1957—, dedicada por él al teólogo protestante Karl Barth, fue seriamente cuestionada por el entonces Santo Oficio.
En 1967 aparece su libro sobre "La Iglesia" y la Congregación para la Doctrina de la Fe —ex Santo Oficio— lo invita a un coloquio para revisar los puntos poco claros de la obra.
En mayo y julio de 1971, dos cartas de la citada Congregación notifican a Küng las dificultades que presentan sus opiniones y le piden explique por escrito cómo se compaginan con la fe católica.
El 4 de julio de 1973, nueva carta de la Congregación a Hans Küng, en la que le ofrecen la posibilidad de explicar sus ideas en un coloquio.
En marzo de 1974, reiteración de la anterior invitación.
El 15 de febrero de 1975, la Congregación para la Doctrina de la Fe declara en un documento público que "algunas de las opiniones del profesor Hans Küng se oponen en mayor o menor grado a la doctrina de la Iglesia católica".
Sería largo historiar las idas y venidas y los miramientos y consideraciones tenidos con este modernista, hereje confeso "in sinu gremioque Ecclesiae". Veamos el interesante resumen que publican los obispos alemanes en su "Declaración sobre la posición del profesor Hans Küng" (Würzburg, 7-1-1980):
"Ya en mayo de 1968 el profesor Küng fue invitado por la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe a un coloquio sobre su libro «La Iglesia». El encuentro no se realizó y el profesor Küng ni siquiera envió la explicación por escrito que se le pidió, en relación con el contenido de su obra. En julio de 1971 se abrió un procedimiento doctrinal sobre el libro «¿Infalible?»; al mismo tiempo se le envió una lista de objeciones y dificultades, rogándole que respondiera. Cuando, pasados dos años, seguía sin celebrarse coloquio alguno sobre el asunto, pese a las reiteradas invitaciones, la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe publicó el documento doctrinal «Mysterium Ecclesiae», en el que, sin dar nombres y sin amenazar con sanciones, se esclarecían de modo positivo las verdades de fe en esa materia. Pero cuando, tras la publicación de ese documento, el coloquio ofrecido al profesor Küng tampoco logró realizarse durante los dos años siguientes, la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, por encargo del Papa Pablo VI, se decidió a publicar una carta, fuera de la praxis habitual, el 17 de febrero de 1975 (1); en ella se exhortaba al teólogo a 'no continuar sosteniendo esas opiniones doctrinales'; sin que siguiera de momento abierto el procedimiento QUE QUEDÓ ARCHIVADO 'POR AHORA'. Así el profesor Küng tenía el camino abierto cuando en setiembre de 1976 comunicó a la Congregación para la Doctrina de la Fe que, con un 'período de reflexión' no excluía poder conformar en el transcurso del tiempo, su posición doctrinal con la del Magisterio. Esta solución, no prevista, por otra parte jurídicamente, fue anulada unilateralmente por el profesor Küng a comienzos de 1979 al presentar, de modo más agudizado, las tesis que había siempre sostenido sobre la infalibilidad de la Iglesia. Independientemente del procedimiento de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, la Conferencia Episcopal Alemana trató inútilmente, a lo largo de los años 1976 y 1977, de obtener una ulterior clarificación de la doctrina del profesor Küng sobre Jesucristo. Desde 1970 se han multiplicado las públicas advertencias sobre la actitud de Küng contra las normas vigentes de la Iglesia (regulación de los matrimonios mixtos, reconocimiento de los ministerios, comunión eucarística, celibato eclesiástico, consagración de las mujeres al ministerio sacerdotal, etc.).
Pese a las insistentes invitaciones no hubo coloquio alguno con Roma. Y los celebrados con la Conferencia Episcopal Alemana no aportaron una aclaración suficiente. Tampoco una discusión teológica, durada mucho tiempo, logró que el profesor Küng introdujera en su obra algunos añadidos que él mismo había reconocido como necesarios, ni realizara correcciones. TODOS LOS MEDIOS DISPONIBLES PARA CONSEGUIR UNA CLARIFICACIÓN mediante el diálogo han sido utilizados por la Congregación para la Doctrina de la Fe y por la Conferencia Episcopal Alemana (2).

III. La "Declaración" de 1979
a) Casi no se publica
La "Declaración" sobre Hans Küng, del 15 de diciembre de 1979, estuvo a punto de no ser publicada. Así se desprende de la ya citada "Declaración de los obispos alemanes sobre la posición del profesor Hans Küng", fechada en Würzburg el 7 de enero de 1980. Inmediatamente a continuación del párrafo transcrito en la nota 2, se lee:
"EL SANTO PADRE SUSPENDIÓ, CON UNA MEDIDA EXTRAORDINARIA, LA EJECUCIÓN DE LA «DECLARACIÓN» PARA UN ULTERIOR EXAMEN. Precisamente un día antes del coloquio de una delegación de obispos alemanes con el Papa Juan Pablo II el 28 de diciembre de 1979, Küng, a través de un colaborador, respondió con una tajante negativa a la invitación hecha por el obispo de Rottenburg-Stuttgart, territorialmente competente, para que puntualizara el contenido de su obra. Y así la ejecución de la medida tomada por la Santa Sede resultó inevitable" (3).
b) La prohibición
Así, después de más de 20 años —¡desde 1957!— de estar "estudiando" (?) el caso Küng, la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe emite finalmente con fecha 15-12-79 la "Declaración de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe sobre algunos puntos de la doctrina teológica del profesor Hans Küng", donde se lee:
"...esta Sagrada Congregación se ve obligada a declarar ahora, cumpliendo con su cometido que el profesor Hans Küng, en sus escritos, ha faltado a la integridad de la verdad de la fe católica, y por tanto QUE NO PUEDE SER CONSIDERADO COMO TEOLOGO CATÓLICO Y QUE NO PUEDE EJERCER COMO TAL EL OFICIO DE ENSEÑAR" (4).
c) La "Nota de la Sala de Prensa"
En la "Nota de la Sala de Prensa de la Santa Sede", de fecha 30-12-79, y que acompaña a la citada Declaración, se lee, en el punto en que nos interesa:
"3. Teniendo presente esta situación, el profesor Küng no puede evidentemente continuar desempeñando la función de teólogo, que enseña por mandato de la Iglesia. Y EL ORDINARIO COMPETENTE SE HALLA EN EL DEBER DE SACAR DE ESTO LAS CONSECUENCIAS CANÓNICAS Y CONCORDATARIAS" (5).
d) "Mucho ruido y..."
La "Declaración" de 1979, en cuanto a sus consecuencias prácticas debe leerse a la luz de la siguiente interpretación.
El 18 de diciembre de 1979, el cardenal Hoffner, en su carácter de Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, adhiere en una declaración al dictamen de la Congregación romana, pero agrega:
"5. PERO el Profesor Hans Küng NO SE ENCUENTRA POR ELLO EXCLUIDO DE LA IGLESIA Y SIGUE SIENDO SACERDOTE. . ." (6).
e) La "Nota" del obispado de Rottenburg:
Monseñor Georg MOSER, obispo de Rottenburg-Stuttgart, diócesis a la que pertenece la Universidad de Tübingen, hizo publicar en el "Boletín Oficial" de su diócesis, con fecha 18-12-79, una "NOTA", firmada por el vicario general Dr. Knaupp, en la que se lee:
"3. La decisión de la Congregación no significa:
- Que el profesor Küng no haya de seguir siendo considerado como miembro de la Iglesia católica. ESTÁ, IGUAL QUE ANTES, EN LA COMUNIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA.
- Que el profesor Küng vaya a ser impedido en el ejercicio de su oficio sacerdotal o que se le aparte de sus funciones. SIGUE SIENDO SACERDOTE CON TODOS LOS DERECHOS Y DEBERES LIGADOS A DICHO OFICIO" (7).
f) ".. .y pocas nueces"
Tres días después de la declaración romana, queda pues perfectamente EN CLARO, que quien niega DOGMAS de la FE CATÓLICA explícitamente DEFINIDOS (para no hablar de sus posiciones en materia moral), a saber:
- la Divinidad de Jesús, Hijo de Dios;
- la perpetua Virginidad de la Santísima Virgen;
- la validez de la consagración de la Eucaristía;
- la infalibilidad y el primado del Romano Pontífice; etc.
quien todo esto niega, decimos, puede seguir llamándose católico; puede seguir ostentando la dignidad sacerdotal y puede ejercer sin trabas el ministerio sacerdotal, incluida la celebración del Santo Sacrificio del Altar.
Y cabe acotar como dato significativo de la anarquía enseñoreada en la Iglesia conciliar, que según informaciones transmitidas a Andreas Schönberger por un párroco de Tübingen, Hans Küng dice misa "YA DESDE HACE AÑOS SIN MISAL" (!!) (8).

IV. Los "propósitos" de un "sacerdote católico" (?)
El 9 de setiembre de 1981 en una entrevista al importante periódico suizo "WELTWOCHE", Hans Küng expresó, entre otros, los siguientes propósitos:
- la revisión de la infalibilidad pontificia,
- la ordenación sacerdotal para las mujeres,
- el culto divino en común con los protestantes,
- el matrimonio para los divorciados,
- el aborto en casos de gravedad,
- permiso moral para el uso de anticonceptivos,
- la validez de las órdenes protestantes,
- la validez de las "eucaristías" protestantes (9).

V. "In sinu gremioque ecclesiae" (S. Pío X)
En la entrevista citada a "Weltwoche", Hans Küng confiesa EXPLÍCITAMENTE por qué se queda DENTRO de la Iglesia:
"Una lucha para estos propósitos SOLO TIENE SENTIDO DENTRO DE LA IGLESIA MISMA, y ALLÍ seguiré ejerciendo también en el futuro, como el teólogo CATÓLICO, QUE ME CONSIDERO IGUAL QUE ANTES" (10).
Esta confesión de Hans Küng es DE SUMA IMPORTANCIA, y da pie a dos observaciones:
a) Sobre el "CONSIDERARSE TEÓLOGO CATÓLICO", obsérvese que incluso en un documento oficial de la Santa Sede, en la "Nota de la Sala de Prensa de la Santa Sede", de fecha 30-12-79, en el número 5, ya se leía:
"...el profesor Küng —quien más de una vez ha expresado la voluntad de continuar siendo un teólogo católico..." (11)
b) Sobre su insistencia en "LUCHAR... SÓLO DENTRO DE LA IGLESIA": no otra es la actitud típicamente MODERNISTA. Bástenos para probarlo recordar dos textos, como si dijéramos por activa y por pasiva:
— SAN PIÓ X:
".. .ya no es necesario buscar a los fabricantes de errores entre los enemigos abiertos, sino que, con grande y angustioso dolor, los vemos INTRODUCIDOS EN EL SENO MISMO DE LA IGLESIA (SINU GREMIOQUE ECCLESIAE) (...).
Y no exageraría quien lo incluyese entre los peores adversarios de la Iglesia. Pues, como hemos dicho, no desde fuera SINO DENTRO MISMO DE LA IGLESIA llevan a cabo su perversa actividad; por eso, el peligro se encuentra metido en las venas y en las entrañas de la Iglesia; con mucha mayor eficacia dañina, puesto que conocen tan íntimamente a la Iglesia" (12).
— TEILHARD DE CHARDIN:
En la luminosa encíclica "Humani Generis", del 12-8-50, Pío XII apuntaba directamente, sin nombrarlo, a Teilhard.
Apenas unas semanas después de su publicación a fines de setiembre o principios de octubre de ese año, Teilhard recibe una carta de un Padre G., ex-dominico, que no sólo ha abandonado su Orden sino también la Iglesia, y quien, "sospechando las dificultades" de Teilhard, lo invita a seguir en la secta de los "Viejos Católicos", que no admiten la infalibilidad pontificia.
Teilhard, después de leer la carta, irrumpió frenético en el cuarto del Padre d'Ouince, su superior, quien nunca lo había visto en semejante estado: estaba "fuera de sí, positivamente escandalizado". "¿Cómo ha podido [el Padre G.] pensar eso?"
Con fecha 4 de octubre de 1950, le responde al Padre G. con una carta reveladora de su íntimo pensamiento. Después de presentar la "nueva Fe" y la "nueva religión" que él espera, dice:
"No sigo viendo mejor medio de promover lo que anticipo que trabajar en la reforma (como definida más arriba) POR DENTRO: es decir con sincero apego al "phylum" cuyo desarrollo espero. Muy sinceramente (¡y sin querer criticar su gesto!) yo no veo sino en el tronco ROMANO, TOMADO EN SU INTEGRALIDAD, el soporte biológico suficientemente vasto y suficientemente diferenciado para operar y soportar la transformación esperada. Y esto no es pura especulación. Desde hace cincuenta años, he visto de demasiado cerca alrededor mío revitalizarse el pensamiento y la vida cristiana —pese a toda Encíclica— como para no tener una inmensa confianza en los poderes de reanimación del viejo tronco romano.
"Trabajemos cada uno por su lado. Todo lo que sube converge. Muy cordialmente suyo.
"Teilhard de Chardin." (13)

VI. "Teólogo católico" "con más libertad que nunca"
Para mejor comprender la absoluta inocuidad e inutilidad de las medidas hasta ahora tomadas, baste leer los siguientes párrafos de una Carta circular de Hans Küng dirigida a sus amigos, con fecha septiembre de 1981.
Confiesa "aliviado" que después de su separación de la Facultad Católica en abril de 1980, tiene en su "Instituto para investigación ecuménica" y en su "cátedra de teología ecuménica" "MAS LIBERTAD QUE NUNCA" —la que utiliza "para hacer más intensa su actividad docente e investigadora"— y más oyentes que nunca. Y agrega:
"Los certificados de seminario de nuestro Instituto, después del arreglo acordado, siguen siendo reconocidos en la Facultad de Teología católica, y sigo siendo para mis propios alumnos miembro del comité de promoción y habilitación de la Facultad de Teología católica. O sea: la disertación y las habilitaciones pueden igual que antes ser dirigidas por nuestro Instituto, y así nuevos doctorandos se han asociado a los «viejos» [... ]
Lo importante es: Hemos sobrevivido —Dei Providentia hominum confusione— y podemos seguir trabajando COMO TEÓLOGOS CATÓLICOS: EN ESPÍRITU ECUMÉNICO COMO TEÓLOGOS CATÓLICOS PARA UNA TEOLOGÍA ECUMÉNICA. Esto lo agradecemos a la Universidad de Tübingen, al Estado de Baden-Württemberg, y sobre todo a un amplio apoyo público, al que Usted también ha contribuido" (14).

VII. Tres "inéditos" esclarecedores
A propósito de la increíble carta-confesión de Teilhard al Padre G. —uno de cuyos párrafos ya citáramos—, refiere Henri Rambaud que el gran crítico literario BRUNETIÉRE hacía notar que hoy en día lo verdaderamente "inédito" es lo impreso, ya sea lo impreso que ha sido pasado por alto, o lo impreso voluntariamente ocultado.
Por eso creemos que nada puede ilustrar mejor sobre la actitud modernista de Hans Küng que recordar tres declaraciones "inéditas", muy esclarecedoras por cierto.
a) En un artículo titulado: "A propósito de la apostasía del inglés Davis", Hans Küng declara en 1967:
"Nosotros que quedamos en la Iglesia, tenemos, para hacerlo, muy buenos motivos [...] Se tratará no sólo de interpretar la realidad de la Iglesia, sino de CAMBIARLA" (15).
b) En unas declaraciones al "Times", de Londres, así se expresaba Hans Küng en 1973:
"Es imposible que yo sea excomulgado. Seguiré adelante con mi trabajo, DESMITOLOGIZANDO A LA IGLESIA".
c) En un reportaje de alrededor de 1978, a la pregunta: "¿Es usted, en suma, lo que muchas veces se le ha echado en cara, un NEOMODERNISTA?", responde:
"Se maravillarán ustedes, pero esta pregunta apenas la puedo contestar. Y no por otra cosa, sino porque no sé propiamente lo que es un modernista [... ] En este tema quedan no pocas investigaciones por hacer. Bernardino Greco, un franciscano italiano, acaba de hacer conmigo un trabajo sobre el más famoso «modernista» italiano (16), amigo de juventud de Angelo Roncalli, más tarde Juan XXIII: dicho trabajo me ha mostrado dos cosas: MUCHAS CUESTIONES QUE ENTONCES TRATARON LOS TEÓLOGOS PROGRESISTAS SON HOY LAS NUESTRAS, no sólo las mías. DECIDIDAMENTE ESTOY A FAVOR DE QUE LOS ANATEMATIZADOS DE ENTONCES HALLEN HOY POR FIN JUSTICIA. Y AHÍ SI QUE HAY MUCHO QUE TRABAJAR..." (17)

COLOFÓN
No por nada las obras de Hans Küng se enseñan en Moscú en las escuelas de los "sin Dios" (18)

Thomas Mc Ian
Bs. As., 28 de marzo de 1982

NOTAS
(1) La Declaración de los obispos alemanes indica como fecha de esa carta el 17 de febrero de 1975. En realidad, el documento es del 15-2-75, tal como figura en AAS —Acta Apostolicae Sedis—, 67 (1975), pp. 203-204, y en la "Declaración de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe sobre algunos puntos de la doctrina teológica del Profesor Hans Küng", del 15-12-79, reproducida en "L'Osservatore Romano", ed. española, n? 575, 6-1-80.
(2) Declaración de los obispos alemanes sobre la posición del profesor Hans Küng" (Würzburg, 7-1-80), in "Criterio", Bs. As. n3 Ib., ib. Los subrayados son nuestros.
(3) Ib., ib. Los subrayados son nuestros.
(4) "L'Osservatore Romano", edic. española, n? 575, 6-1-80. Los subrayados son nuestros.
(5) Ib., ib. Los subrayados son nuestros.
(6) "Professor Hans Küng ist aber deshalb nicht aus der Kirche ausgeschlossen und bleibt Priester". Subrayado nuestro.
(7) ACI —Agencia Católica de Informaciones en América Latina—, Lima, Perú, marzo 1980, p. 9. Los subrayados son nuestros.
(8) Cfr. "Der Fels", Regensburg, Febrero 1982, p. 39, n. 4.
(9) Cit. por Andreas Schönberger, in "Der Fels", Regensburg, Febrero 1982, p. 82.
(10) 'Ein Kampf für diese Anliegen hat nur innerhalb der Kirche selber Sinn, und da werde ich mich auch in Zukunft als der katholische Theologe, als den ich mich nach wie vor verstehe, weiter einsetzen" (ib., ib. Subrayado nuestro).
(11) "L'Osservatore Romano", ed. española, n? 575, 6-1-80.
(12) San Pío X: encíclica "Pascendi" (1907). Traducción Manuel Morera, in: San Pío X, Escritos doctrinales, edic. Palabra, Madrid, 1975, p. 217. (Los subrayados son nuestros.)
(13) El documento fue publicado integralmente por primera vez en: Maxime GARCE: "Le Concilie et Teilhard, l'Eternel et 1'Humain", éditions Henri Messei-11er, Neuchätel, Suisse, 1963.
Se encuentra reproducido, con el mejor comentario que conozcamos, en: Henri RAMBAUD: "L'étrange foi du Pere Teilhard de Chardin", Itineraires, nf 91; marzo 1965, pp. 114-143. El texto aquí citado en pp. 133-134.
Se puede ver una traducción castellana de la carta en: Julio MENVIELLE: "Teilhard de Chardin o la religión de la evolución", Theoria, Bs. As., 1965, apéndice IV: Sobre la "extraña fe del Padre Teilhard", pp. 269-272.
No otro era el consejo que daba el modernista A. SABATIER a los sacerdotes modernistas que querían abandonar la Iglesia: "Restez!" (cit. in: "Courrier de Rome", n
(14) Publicada en el "Luzerner Landbote" del 2-10-81. Cfr. los párrafos principales en: Andreas Schönberger: "z.B. Hans Küng", Der Fels, Regensburg, Febrero 1982, p. 39, n. 5. Los subrayados son nuestros.
(15) "A propos de l'apostasie de l'anglais Davis", I.C.I. —Informations Catholiques Internationales—, París, 19-7-67, pp. 26-30. Cit in: "Courrier de Rome", Paris, n? 41, enero de 1969:
"Nous qui restons dans l'Eglise, nous avons, pour le faire, de très bons motifs (...) Il s'agira non pas seulement d'interpréter la réalité de l'Eglise, mais de la changer". (Los subrayados son nuestros.)
(16) ¿Buonaiuti? ¿Murri?
(17) Haring-Kuschel: "Hans Küng, itinerario y obra", edlc. Cristiandad, Madrid, 1978. Cit. in: AGI —Agencia Católica de Informaciones en América Latina—, Lima, marzo 1980, p. 11. Los subrayados son nuestros.
(18) Cfr. "Bonum Certamen", Nancy, n? 41, enero-febrero 1979, p. 8.

No hay comentarios: