jueves, 9 de enero de 2014

Enérgicos o Energistas, Enriquianos o Enriqueños, Ensabatas, Entusiastas

ENÉRGICOS O ENERGISTAS
     Se dio este nombre en el siglo XVI a algunos sacramentarios, discípulos de Calvino y Melanchton, quienes sostenían que la Eucaristía no es mas que la energía o virtud de Jesucristo, y no su propio cuerpo y su propia sangre.

ENRIQUINIANOS O ENRIQUEÑOS.
     Herejes que aparecieron en Francia en el siglo XII, cuyo jefe fue un tal Enrique, monje ermitaño, natural de Italia. Este novador esparció sus dogmas sucesivamente en la Lausana, Mans, Poitiers, Burdeos, Tolosa; y en esta antigua ciudad le atacó y refutó San Bernardo. Obligado a escapar, fue detenido y le condujeron ante el Papa Eugenio III, que estaba presidiendo el Concilio de Reims; acusado y convencido de muchos errores, fue preso, y murió en la prisión el año 1148. Negaba en bautismo de los párvulos; declamaba altamente contra el clero; despreciaba las fiestas y ceremonias de la Iglesia, y tenia reuniones secretas para propagar su doctrina.
     Como en muchos puntos tenia las mismas opiniones que Pedro de Bruys, la mayor parte de los autores le calificaron de discípulo suyo, llamándole Enrique de Bruys. Pero Mosheim observa que es una conjetura sin fundamento: Pedro de Bruys no podía sufrir las cruces, y las destruía donde quiera que las encontraba; al contrario Enrique entraba en las ciudades con una cruz en la mano para atraerse la veneración del pueblo (Hist. ecclés. siglo XII, 2° parte, c. 5, 8). Por lo mismo es probable que sin ser maestros uno de otro hubiesen bebido los principios de los albigenses, arreglándolos cada uno a su modo.
     Para darse tono de antigüedad, los protestantes citaron a Pedro de Bruys y Enrique, diciendo que estos dos sectarios enseñaban la misma doctrina que los reformadores del siglo XVI, y calificándolos como mártires de la verdad. Basnage, (Hist. de I'église, l. 24, c. 8, n. 1 y 2). Aun cuando fuera cierto, no sería muy honrosa esta sucesión, porque estos dos pretendidos mártires eran verdaderos fanáticos y muy ignorantes. Mas los protestantes tienen por válido y legítimo el bautismo de los párvulos, y aun condenaron el error contrario sostenido por los anabaptistas y los socinianos, igualmente que por Pedro Bruys y Enrique. Así que estos dos sectarios serian todos lo que se quiera menos mártires de la verdad. Por otra parte está probado que Enrique fue convencido de adulterio y otros crímenes; que llevaba consigo mujeres relajadas, a quienes predicaba la moral mas abominable (Acta Episcop. Cenonan. in vita Hideberti). Mosheim, que cita estas actas, nada responde a estas acusaciones.

ENSABATAS
     Valdenses, herejes del siglo XIII. Se llamaron así por una señal que los más perfectos llevaban sobre su calzado, especie de sandalias que ellos llamaban sabatas.

ENTIQUITAS
     Se llamaron así en los primeros siglos algunos sectarios de Simón el mago, quienes celebraban sacrificios abominables que el pudor no permite describir.

ENTUSIASTAS
     Herejes que también se llamaron masalianos y euquitas. Dice Teodoreto que se les dio este nombre, porque estando agitados por el demonio, se creían inspirados. También se llama en el dia entusiastas a los anabaptistas y los cuácaros o tembladores, porque se creen llenos del inspiración divina, y sostienen que la Sagrada Ecsritura debe explicarse por las luces de esta inspiración.

No hay comentarios: