Páginas vistas en total

viernes, 22 de octubre de 2010

CONFIEMOS


¿Y porqué no confiar, aunque rebrama
furibunda en el cielo la tormenta?
¿No apaciguó Jesús las tempestades
con ademán sencillo de su diestra. . . ?

¿Y porque no confiar, aunque la Patria
agonizante ya, se agita y tiembla?
¿No es Jesucristo el Dios que habló a las tumbas,
y le dieron sus muertos por respuesta...?

¿Y porqué no confiar, aunque la Patria
el castigo que sufre, bien merezca?
¿No es Jesucristo el Buen Pastor que vino
para buscar a la perdida oveja?.. .

¿Y porqué no confiar, aunque implacable
sea quien nos hiera la Justicia eterna?
No es Jesucristo el Dios-Misericordia
que a Dios-Justicia, por nosotros ruega?

¡Clamemos a Jesús! Brote del alma
la voz doliente de la humilde queja;
confiemos en Jesús: es nuestro Padre:
¿Quién del hijo la súplica desprecia?. . .


Mons. Vicente M. Camacho
4 de Junio de 1914.

No hay comentarios: