jueves, 14 de octubre de 2010

PROFECIAS SOBRE ALGUNAS NACIONES


INGLATERRA
Al considerar ciertos hechos, nos toca tener entre las manos, retazos proféticos sobre algunos pueblos. No son tan abundantes los que poseo, como los generales, para los grandes acontecimientos. Aporto los que he espigado de paso. Una obra más extensiva y concienzuda, como hubiera deseado, me llevaría a muchas distancias y a muchas dilaciones. Hay prisa y eso basta. Que surjan indicadores y buscadores para cada Nación y para cada época. Yo sólo inicio el camino.
La profecía que se ha hecho bastante famosa en Europa y que ha tenido que ser sobrepesada, cuando Hitler pensaba invadir Inglaterra, fue la de la Madre Shipton, que nació probablemente en 1488, y predijo la muerte de Tomás Cronwell y la del Cardenal Wolsey. La profecía ha llegado hasta mí en forma fragmentaria.
Es una leyenda que columbra proféticamente todos los grandes descubrimientos del momento presente. Finalmente, después de muchas vicisitudes, la profecía de la Madre Shipton, pone, el gran terror para muchos:
"POR FIN EN INGLATERRA PENETRARA UN ENEMIGO".
Otro de los hechos que se han puesto como señales y comienzos de la Gran Catástrofe, ha sido señalar a Inglaterra, conmovida. La profecía, es del famoso Padre jesuíta, Nectou. De gran prestigio y consideración por sus numerosos vaticinios. Dice así:
"Estará próxima esta catástrofe, cuando Inglaterra comience a conmoverse; por esta señal se conocerá como se conoce la aproximación del verano, cuando la higuera empieza a brotar.
Inglaterra, a su vez, experimentará una revolución, más terrible que la Revolución Francesa, y durará bastante para que Francia tenga el tiempo de tranquilizarse. Francia será la que ayude a Inglaterra al restablecimiento de la Paz..."
La revolución en Inglaterra parece ser el objeto de otros profetas católicos. He aquí otro jesuíta muy venerable, taumaturgo famoso, con un gran don de profecía. Es el Padre Julio Manchinelli. que murió en santidad a los 81 años, el año 1618. Dice así:
"En la noche del 11 de Julio de 1606, vi un joven que reconocí ser un ángel del cielo; se me apareció vestido todo de blanco, presentándome una como imagen del Juicio Final: la tierra temblaba con todos los edificios, vientos contrarios luchaban entre sí, rodeando a los hombres en medio de sus estrepitosos combates, y arrojándolos allá y acullá, a la vez que los cielos enteramente cubiertos por las tinieblas, eran presa de una agitación universal. Vi entonces, EN CONMOCIÓN A TODA LA NACIÓN INGLESA; temblando sus habitantes, postraban sus rostros a tierra implorando la Misericordia de Dios y pidiendo perdón por los innumerables pecados de que se confesaban culpables.
Después de la apostasía de la Nación, por la conducta "de sus gobernantes, INGLATERRA DEBÍA PASAR POR UNA CRUEL PERSECUCIÓN RELIGIOSA Y POLÍTICA, pero Dios, aplacado al fin, ALGÚN DÍA ESCOGERÁ ESTE REINO PARA OBRAR COSAS GRANDES EN FAVOR DE LA FE CATÓLICA; PRINCIPALMENTE ENTRE LOS TURCOS Y LOS PAGANOS. Mediante el auxilio de la gracia, los ingleses convertidos, merecerán la admiración del universo. Ha de venir un tiempo en que los pueblos enteros, los feliciten por los grandes beneficios e ilustres santos concedidos a aquel reino".
Otra Profecía muy notable sobre la Isla de los Santos, por el prestigio de quien la dijo fue la del Santo Cura de Ars. El abate Trochú, cuenta las circunstancias de aquella célebre entrevista:
"El 14 de mayo de 1854, el Cura de Ars, recibió la visita de Mons. Ullatthorne, Obispo de Birmingham: "Habléle de la circunstancia de orar por Inglaterra y le expliqué con pocas palabras las pruebas y sufrimientos, que nuestros pobres católicos han de soportar por la . Interrumpióme súbitamente. Abriendo aquellos ojos, cuya misma profundidad parece tenerlos sumidos en la sombra, mientras escucha o reflexiona. Su blanca luz iluminóme con todo su esplendor, y en un tono tan firme y tan lleno de convicción, como si fuese un acto de fe, dijo:
"PERO MONSEÑOR, YO CREO QUE LA IGLESIA DE INGLATERRA VOLVERÁ A SU ANTIGUO ESPLENDOR".
No puedo dudar de que lo creía con todas veras, pero no sé de donde le venía tal seguridad".
La vieja profecía de Orval, parece referirse a Inglaterra, claramente:
"UN GRAN PUEBLO MARÍTIMO, RECOBRARA LA VERDADERA CREENCIA EN SUS DOS TERCERAS PARTES".
Nadie como Inglaterra, ha estado llena de poderío naval y ha perdido la fe, que según la profecía, ha de volver a recobrar.
La beata Ana María Taigi, reveló:
"En aquel tiempo, extenderá la religión su imperio por todas partes: "Unus Pastor" Se convertirán los Rusos, ASÍ COMO INGLATERRA y China, y el pueblo se llenará de júbilo, contemplando este brillante triunfo de la Iglesia".
Tal es en síntesis, la predicción del futuro de Inglaterra. Inglaterra por lo tanto, seguirá la ley de todas las naciones. Primero, la purificación revolucionaria y el castigo universal, después con su auténtica vitalidad y su fisonomía propia, llegará a su mayoría de edad, en el resurgimiento del Espíritu Santo.

ITALIA
Italia, también tiene su destino como una de las grandes naciones, que cimentaron el Imperio Espiritual de los Papas. Su misión de Hija Elegida, la hace digna de los grandes castigos y de las grandes promesas. Italia pasa por el período de ceguedad y de apostasía un tanto colectivas. No es de extrañar, que las admoniciones proféticas, la sacudan como un látigo a través de muchos períodos. He aquí unas cuantas:
"Por algún tiempo, Dios se olvidará de Francia y de Italia" (La Salette). .
¡ Ay! por tres veces i Ay! de Francia! Tres veces ¡ ay! de Alemania, Tres veces ¡ay! de Italia. (Prof. de Mariana Galtier).
Dolores Matarelli, la estigmatizada napolitana, veía, cómo la Justicia Divina hería con sus rayos, a España, Alemania e Italia. La guerra civil, que sobrevendría a estos reinos, y el asesinato de los sacerdotes y de algunas dignidades eclesiásticas."
El secreto de La Salette, anuncia para Italia, la revolución y la guerra:
Francia, Italia, España, Inglaterra, estarán en guerra: "La sangre correrá en las calles, el francés, peleará contra el francés, el italiano contra el italiano; seguidamente habrá una guerra general espantosa".
"Los cadáveres de hombres muertos en los alrededores de Roma —según la beata Ana María Taigiserán tan numerosos, como los peces arrojados por un desbordamiento del Tiber".
Ana María Taigi, nos cuenta la lamentación hecha por Jesucristo sobre la nueva Jerusalén, Roma:
"¡Oh Roma! hijos criminales. ¿Ignoráis el bien que os hice? Tomo nota de vuestra respuesta. Pero cuando mi Padre Celestial dé la orden, amada mía, verás como terminará Roma...
Sábete que ahora, caen como la nieve, las almas en el infierno. Que lloran y sollozan amargamente... NO SE PUEDE LLAMAR A ROMA, LA SANTA. Tú lo ves. Lo ves claramente con tus propios ojos. Viven como bestias.
Los hombres no buscan aquí abajo, más que el lujo, placeres y satisfacciones, y se dejan llevar de toda clase de deseos culpables. Y muchos se me quejan, todavía, de no poder llevar el peso de sus miserias. Pero si Yo pudiera hablarte. .. Quisiera abrirte mi corazón. ME VENGARE EN ELLOS. Y ME SERA PRECISO SUMERGIRLOS A CAUSA DE SUS PECADOS. .."
Otra vez más tarde, la Beata Ana María Taigi, dijo a Monseñor Natali:
"Italia, devolverá al Papa lo que le ha tomado y se le someterá".
Una piadosa italiana, dejó una profecía tal vez en su totalidad dedicada a Italia:
"Con tus ojos, contemplarás el exterminio y llorarás el sacrílego despojo de las Cosas Sagradas, y la tristísima desolación que sobrevendrá a mis escogidos; atrevida la muerte, segará muchas víctimas. Será escarnecida con burla la Santa Iglesia Católica, e Italia, condenada por los malvados a sufrir crueldades inauditas. Más todo esto, se desvanecerá como un fantasma; está cercano el tiempo del Fatal Trastorno, aunque los necios se esfuercen en sostener lo contrario" . (Tomado del libro "Futuri Destino".)
Un sacerdote de Turín, dejó esta revelación:
"Los impíos, rumiando en su mente las maldades horrendas, se decían victoriosos: Ha concluido la era de los sacerdotes y de los religiosos de Roma; la sangre de los ungidos del Señor y de los fieles virtuosos, correrá en abundancia".
La Gran Profecía de uno de los más ilustres Santos italianos, San Juan Bosco, colma toda la perspectiva futura de Italia:
".. .Y a , Italia, tierra de bendiciones, ¿qué te ha sumergido en la desolación? No digas, los enemigos, sino tus amigos. ¿No oyes que tus hijos piden, el pan de la fe y no encuentran quién se los reparta? ¿Qué haré?
Golpearé a los pastores, dispersaré el rebaño a fin de que los que se sientan en la cátedra de Moisés, busquen buenos pastos y el rebaño los siga dócilmente y se nutra.
Pero sobre el rebaño y sobre los pastores, pesará mi mano; la carestía, la pestilencia, la guerra, harán llorar a las madres la sangre de los hijos, y de los mártires, en tierra enemiga.
¿Y de ¡Oh Roma! qué será? Roma ingrata, Roma afeminada, Roma soberbia, has llegado a no buscar otra cosa y a no admirar en tus soberanos sino el lujo, olvidándote que tu Gloria y la de El, están sobre el Gólgota. Ahora El es viejo, decrépito, inerme, despojado, sin embargo su palabra hace temblar al mundo.

ROMA, SOBRE TI, VENDRÉ CUATRO VECES.
En la primera, heriré tus tierras y, tus habitantes. En la segunda, llevaré el estrago y el exterminio hasta tus muros ¿No abres aún tus ojos?
Vendré la tercera, abatiré defensas y defensores y al imperio del Padre; sucederá el reino del terror, del espanto y de la desolación. Pero mis sabios huyen, mi ley es pisoteada; por eso haré la cuarta visita. ¡ Ay de , todavía, entonces; mi ley es un nombre vano para !
Sobrevendrán prevaricaciones en los doctos y en los ignorantes. Tu sangre y la sangre de tus hijos, lavarán las manchas que has hecho en la ley de tu Dios.
La guerra, la peste, el hambre, son los flajelos con que será castigada la soberbia y la malicia de los hombres. ¿Dónde están ricos, vuestras magnificencias, vuestras villas, vuestros palacios? Estos han venido a ser el estiércol de las plazas y de las calles.
¿Y vosotros sacerdotes, por qué no corréis a llorar entre el vestíbulo y el altar, pidiendo la suspensión de los castigos? ¿Por qué no cogéis el escudo de la fe y vais sobre los techos de las casas, por las calles y las plazas, en todo lugar, aún inaccesible, a llevar la semilla de mi palabra? ¿Ignoráis que es ésta la espada terrible de dos filos que abate a mis enemigos y rompe la ira de Dios y de los hombres? Estas cosas deberán inexorablemente suceder una tras otra. Las cosas se suceden demasiado lentamente. Pero la Augusta Reina de los Cielos, está presente. La potencia del Señor está en sus manos. Disipa como nieblas, sus enemigos. Reviste el Venerable Viejo, todos sus antiguos hábitos. Sobrevendrá un violento huracán... la iniquidad ha terminado.

PORTUGAL
Los vaticinios sobre Portugal, son de cierta autoridad.
Son de dos clases: terribles y consoladores. Unos y otros, están encuadrados dentro de las apariciones de Fátima. O son palabras de ciertos mensajes celestes, por lo tanto oficiales. 0 son predicciones por alguno de sus videntes.
El cuadro futuro de pavorosos acontecimientos para Portugal, está descrito por la gran vidente, Jacinta, cuando estaba en el hospital convaleciente de sus enfermedades purificatorias para la misión de la Señora del Cielo.
La confidente de Jacinta en esos días, fue la madre Godinho. Día a día, la madre procuraba hacer hablar a Jacinta para extraerle confidencias celestes, o para que la mística niña con su notable don de profecía, dijera cosas. La monja al abandonar a la enferma, anotaba sus dichos y sus predicciones. Un día Jacinta, que hablaba siempre con gran autoridad, le dijo a la Madre Godinho:
"Las guerras no son sino castigos por los pecados del mundo". "Nuestra Señora no puede sostener por más tiempo el brazo de su Amado hijo sobre el mundo. Es necesario hacer penitencia. Si la gente se reforma. Nuestro Señor salvará al mundo, pero si no se reforma, El lo castigará.
Nuestro Señor está profundamente indignado con los pecados y crímenes, que son cometidos en Portugal. Por esto, amenaza a nuestro país, y principalmente A LA CIUDAD DE LISBOA. UN TERRIBLE CATACLISMO DE ORDEN SOCIAL, ESTALLARA AQUÍ. Por lo que se ve, UNA GUERRA CIVIL de carácter anarquista o comunista, acompañada de saqueos, asesinatos, incendios y devastaciones de todo género. La capital se transformará en una verdadera imagen del infierno. En el momento en que la Divina Justicia ultrajada inflija tan terrible castigo, todo el que pueda, huirá de esta ciudad.
Este castigo, ahora predicho, se anunciará poco a poco y con la debida discreción...
¡Madrecita mía, ruega mucho por los que gobiernan! ¡Ay de los que persiguen a la Religión de Nuestro Señor. Si el gobierno deja la Iglesia en paz y da libertad a la Santa Fe, será bendecido por Dios"...
La Madre Godinho le preguntó a Jacinta:
—¿Quién te enseñó todas estas cosas?
Fue Nuestra Señora, pero algunas las pensé yo. Me gusta mucho pensar.
Otra de las profecías, sobre Portugal está hecha por la Virgen, en la tercera aparición de Fátima, una de las más importantes por su contenido. En esta aparición, los niños vieron el infierno y se habló de la intervención de Rusia, como instrumento de la Justicia Divina, sobre el mundo. La Virgen les dijo así:
"EN PORTUGAL SE CONSERVARA SIEMPRE EL DOGMA DE LA FE".
Una de las oraciones más admirables de hace muchos siglos en la historia de la Iglesia, ha sido la de esta niña vidente de Fátima: Jacinta. Tenía siete años, cuando ya había visto en su alma de profeta las escenas más terribles de la segunda guerra mundial.
Yendo un día, hacia la casa de sus primos, encontró Lucía a Jacinta que estaba pensativa meditando más allá del tiempo y de la inmensa profundidad.
¿En qué piensas, Jacinta? —la dijo su prima.
En la guerra que va a venir. Van a morir tantos... —decía Jacinta.
—¿No sabes que nadie puede salir corriendo y entrar en el cielo?
—Es verdad, no se puede. Pero no te asustes, le dijo Jacinta. En el cielo tengo que rezar mucho por ti y por el Santo Padre. Y POR PORTUGAL PARA QUE LA GUERRA NO LLEGUE AQUÍ. Y por todos los sacerdotes".
Y la guerra no llegó a Portugal después de tantas tentativas de invasión. El episcopado portugués reconoció, después unánimemente el valor de este ruego y el poder de la intervención de la Virgen de Fátima, bajo cuya protección se han amparado en las horas difíciles.

ALEMANIA
La situación de Alemania en algunas profecías, no está totalmente resuelta. Alemania, según las profecías expuestas, está de nuevo en la hoguera de la revolución y de la guerra. Al vaticinar los destinos de otros pueblos vienen de nuevo las constantes históricas de Francia, Italia y Alemania:
"Cuando viereis la guerra entre Francia y Alemania, podéis decir que es el comienzo de la tercera y última plaga.
¡Ay! por tres veces ¡ ay! Francia. ¡ Tres veces! ¡ Ay! de ¡Alemania! Tres veces ¡ Ay! de ¡Italia!" (Profec. de Mariana Galtier).
Estos tres "ayes" parecen hacer alusión a los tres grandes Ayes de las tres guerras mundiales. Los dos ayes, ya pasaron. El tercer ¡ Ay! de la tercer guerra, está también, bajo la sombra de Alemania, o como verdugo o como víctima.
La estigmatizada de Konnerreuth, Teresa Neuman, fué muchas veces interrogada, después de la última guerra, sobre el destino de Alemania. No dijo nada porque nuestro Señor Jesucristo, nunca se lo había dicho. Al fin, el día de Nuestra Señora del Rosario del año 1951, Teresa Neuman, dijo:
"A comienzos del año 1952, empezarán a tener fin las malas venturas de Alemania, y la reunificación de este pueblo, se realizará bajo el reinado de Jesucristo, después de haber purgado abundantemente los pecados que cometiera".
"El futuro es esperanzador, pero sólo después de la purgación. Y la purgación para Alemania ha de ser todavía abundosa. La esperan, todavía muchas sombras y ruinas. Después de las lágrimas, Alemania verá mejor".
La carta de Santa Ildegarda, al clero de Colonia, parece que anuncia la invasión de ese pueblo ruso sin fé, movido por el diablo, ese pueblo de pálido rostro que será el instrumento de castigo sobre Alemania:
"Pero estos seductores, comenzarán sus proezas por la seducción de las mujeres, lo que les hará exclamar en el delirio de su orgullo: "Hemos triunfado de todo". Más su fingida justicia no se sostendrá y bien pronto se descubrirá su corrupción. Así es como la iniquidad purgará la iniquidad y como vuestras perversas obras, se convertirán en venganza.
... Así, perecerá vuestro honor, y caerá de vuestras cabezas, vuestra corona. Así, es como la Divina Justicia, provocada por vosotros, escudriñará vuestros escándalos. Es menester que las obras de iniquidad se purguen con tribulaciones y quebrantos. SI, ESOS HOMBRES SIN FE, seducidos por el diablo, serán vuestro bieldo y vuestro azote porque no adoráis a Dios puramente, Y OS ATORMENTARAN HASTA QUE SEAN PURIFICADAS VUESTRAS INIQUIDADES Y VUESTRAS MISMAS JUSTICIAS ESTOS IMPOSTORES NO SON LOS QUE DEBEN PRECEDER AL ULTIMO DIA, pero son de él, el gérmen y los precursores. CON TODO ESO, SU TRIUNFO NO TENDRA MAS QUE UN TIEMPO".
Vendrá después LA AURORA DE LA JUSTICIA Y VUESTRO FIN SERA MEJOR QUE VUESTRO COMIENZO, e instruidos por todo lo pasado, RESPLANDECEREIS COMO ORO PURISIMO, y así permaneceréis por muy largo tiempo, pues la primera aurora de Justicia, se levantará entonces en el pueblo espiritual, como cuando comenzó.
Este pueblo espiritual, será afirmado en la Justicia, por el terror de los pasados azotes, como los ángeles fueron confirmados en el amor de Dios, por la caída del diablo, y así es, que el resultado final de este error, será la confusión del siglo".

RUSIA
I

Este nombre dimensional y evocativo, tiene una grandeza satánica. Y los colosos de la historia, como las grandes montañas, tienen varias perspectivas, de lejos o de cerca, mirados desde la altura o al ras de sus cimientos.
La filosofía de la historia, siempre nos ha dado una lección, ante las grandes sombras de los imperios. O son los verdugos invasores, o somos Grandes Mecenas Políticos, amparadores o protectores de los satélites, que viven bajo su órbita. Pero casi nunca, un pueblo ha sido grande para la paz; cuando ha sido grande, su política ha sido la fuerza, su vocación la expansión, su teología, o la Cruz como martirio o como redención. Dios los suscita como bárbaros grandilocuentes para una cruzada o para una purgación. Por eso religiosamente mirados los imperios, dan esa sombra de ocaso, que hacen pensar en la noche misteriosa de los miedos y de las catástrofes.
Rusia, reporta una vocación para la catástrofe. Las muchedumbres esclavizadas o incendiadas bajo un solo ideal, promueven las Cruzadas o la devastación de muchas Naciones. Y Rusia, un plebeyo de satánica grandeza, se ha izado en los mástiles del mundo, como bandera negra de piratería y de combate.
El navio del mundo, lleva izada su bandera; la tarde no tiene fuertes en los cabos amurallados de las costas; sólo falta entrar en los puertos y que una voz del comando Kremlin diga "fuego' para que los polvorines, las atalayas y las rochelas de todos los quicios del mundo, salten, bajo las andanadas del coloso del norte. . .
Esta es la teología de Rusia mirada y estudiada a la luz de las revelaciones oficiales en la Iglesia. La voz de la Virgen de Fátima la ha señalado. La Iglesia reza por Rusia, como los apóstoles rezaban desde las catacumbas, por los Nerones y los Dioclecianos.
Al considerar a Rusia, desde sus comienzos políticos, hubo hombres dotados que notaron con su genio político, lleno de un profetismo histórico, la magnitud del monstruo que nacía. Moría Constantinopla y nacía Rusia. El coloso de la Media Luna, moría ante esa luna sangrienta y cornuda de la Hoz y el Martillo.
La Media Luna de Mahoma, tenía un fondo azul de paraíso y de harem celestial. Al nacer la Hoz y el martillo, bajo un fondo de sangre, recordaba la siega sangrienta que había que hacer en todos los campos. Campesinos y trabajadores puestos a ensangrentar todos los campos y todos los talleres. El árabe, tiene por vocación el desierto y la cábila. Defender o matar, como hombre de avances o de conquista.
Era la guerra en guerrillas la que procuraba la paz. El ruso, que volvía del campo y del taller, vestidos contra los soles o contra los oleosos instrumentos mecánicos, era la paz, la que se iba a la guerra, era el pan de cada día, bajo el sol o bajo la máquina, la que se marchaba a hacer la revolución. Y cuando la paz más auténtica, la de los campos o la de las máquinas, se vuelve guerra, entonces crujen los odios satánicos y reviven los ancestrales orgullos machacados por la esclavitud. Y no todo es barbarie en estos colosos unidos. Hay un justo anhelo de liberación y una conformidad de humildad y de quietud de abajo, que los mismos de arriba han provocado.
Y cuando el cieno lo remueven los de arriba, la sangre se hace barro y busca la cumbre airosa de todos los caminos abiertos a la gloria desde los cimientos.
No es sólo la esclavitud la que se levanta, es la humildad gloriosa de los humildes por tantos años, reprimida y conformada en su poquedad. Está bien ser pobres, pero no esclavos. Y la libertad que escandaliza al rico, es la necesidad del pobre, y la justicia a su pan y a sus lágrimas. Muchas veces, Rusia ha tenido razón. Las riquezas no justifican al rico ni le hacen más humilde sino más satánico. Y ¡ ay! de los satánicos, abrillantados con el oro de los pobres y de los oprimidos. Siempre las grandes fortunas me han hecho temblar. Y más allá de las grandes cuentas corrientes y de los grandes negocios, yo he visto las grandes marrullerías contra el débil y contra el humilde.
Tenemos miedo a Rusia, pero no hemos tenido miedo a nuestras subidas fugaces y vertiginosas económicamente. Dios dispone, en la filosofía de la hora presente, que el pobre se cobre su paga y su salario equitativo y conmutativo. Y no importa que el cobro sea bajo la sangre. Porque hay muchas fortunas que han costado muchas lágrimas y muchas prostituciones sociales. ¡Ay! de los ricos! ¡No! ¡ay! de los rusos. Muchas veces, he oído a tipos martirizados y sufridos, en las checas comunistas, que era mejor una checa, que una sociedad, tan hipócrita y desvergonzada. Los he oído decir lo que a muchos de la clase alta les escandalizaría: Ellos tenían razón".
Y no me lo ha dicho, un pobre, ni un secretario del género tonto. . . Intelectuales y con grandes carreras, con esas decepciones más grandes, que sus talentos y sus fortunas. La hora de Dios ha escogido un verdugo. Y ese verdugo, cobrará el premio de sus servicios.
Porque Rusia, oídlo bien, hará un gran servicio a Dios, al catolicismo y a la humanidad. Y como un gran admirador de los destinos de Dios, vivo pensando en la gran Revolución Rusa, sobre el mundo.
¡Que llegue esa hora! Tras de ella viene Cristo, después de haber probado el oro de todos los ricos y la paja de todas las vanidades.
Y cuando Dios venga, con Rusia, vendrá con el fuego, y hay muy pocas cosas que resisten el fuego. Sólo algunos metales, y estos dignificados y purificados.

II
Al hablar de los grandes genios visuales y proféticos, recuerdo y comento a Donoso Cortés y a M. Bonal. Los dos profetizaron hace más de un siglo, el poderío de Rusia. Los dos esperaron de ella lo que todos tememos. He aquí la visión, de Donoso Cortés, sobre Rusia, proféticamente maravillosa:
"En las consideraciones sobre la diplomacia", escrita el año 1834, Donoso, vislumbra el gran tentáculo expansivo de este pueblo de los Zares :
"Con Polonia, ha desaparecido la única barrera que defendía a Europa de Rusia, destinada a crecer y a engrandecerse con los despojos del mundo, y a quien todos los caminos, el de París, como el de Constantinopla, conducen a la dominación.
En la "Polémica con el Dr. Rossi", en julio de 1838 Donoso Cortés, escribía con una intuición formidable la característica para la guerra, de Rusia:
"Hay épocas tan notables como distintas entre sí, en la vida de los pueblos: a saber, aquella en que la ley de la humanidad y de la historia, es desarrollarse y crecer, por medio de guerras y conquistas, y aquella en que la ley de la humanidad y de la historia es desarrollarse y crecer por medio del más profundo reposo.
En uno y en otro caso, la cuestión es muy sencilla.
Cuando la ley de la humanidad, es la conquista y la guerra, lo que más conviene a una nación, es poder invadir sin temor; de ser invadida, poder conquistar sin temor de ser conquistada; por consiguiente, lo que le conviene más es la vida nómada, con la cual toca siempre a las fronteras y al territorio de todas las naciones, sin que ninguna pueda hollar su territorio ni traspasar sus fronteras; tal era la situación de los antiguos escitas, y por eso, nunca fueron subyugados ni por el Oriente ni por el Occidente, ni por Persia ni por Roma. Si a este género de vida, agrega, estar rodeada de impenetrables desiertos, entonces su posición es la más ventajosa posible para desarrollarse y crecer, porque teniendo sus armas para conquistar, tiene sus desiertos para rechazar las conquistas; tal fué la situación del Arabe Vagabundo, cuyas desoladas regiones no fueron visitadas por nadie, mientras que un día de fanatismo religioso, se levantó, como el huracán que se levanta en sus desiertos, y se derramó por el Asia, por el Africa y por Europa, dilatándose por los últimos remates de la tierra. Tal es, hasta cierto punto, la posición de Rusia, ese león del Norte, que para herir tiene sus garras y para defenderse, el Polo".
En el ensayo que por el mismo tiempo hace, Donoso, de Rusia, descubre con tintas proféticas el destino terrible de este coloso. He aquí unos párrafos de análisis formidable, que hoy vemos grandemente realizados. Están tomados del ensayo titulado "Relaciones entre España y Francia".
"La cuestión de Oriente tiene fecha de cincuenta años, espacio de tiempo en que comienza y puede decirse que acaba la decadencia precoz del Imperio de los Osmanlis, y que comienza y puede decirse que acaba el crecimiento prodigioso de los rusos. Jamás han visto los hombres en tan breve espacio de tiempo, descender a los poderosos de tan grande altura a tan baja humillación, y subir a los humildes de tanta humillación a tan eminente cima...
Ya en época anterior, cuando los ejércitos franceses, rompieron por el Egipto, Inglaterra ambiciosa de la alianza de los rusos, los había puesto en posesión de Corfú, resultando de aquí que Inglaterra por altos designios de la Providencia o por capricho de la fortuna ha sido la que dió fuerzas al gigante que ahora amenaza su imperio; la que le abrió las puertas del Oriente y del Occidente; la que le llevó en triunfo por alemania y por Francia y por Italia, la que para excitar su codicia, le mostró, con el dedo, la ciudad más magnífica y el lago más bello de la tierra, el Mediterráneo y sus tesoros, Constantinopla y su harém".
La gran intuición comunista queda anticipada ya desde hacía muchos lustros por Donoso Cortés:
"En el mismo espacio de tiempo, en que Rusia extendió su influencia política en todas las alianzas y transacciones de Europa, acreció su territorio y población tan desmesuradamente, que el que fué ayer imperceptible ducado, es hoy el más dilatado imperio, siendo de aliento tan altivo, que QUIERE IMPONER TRIBUTO EN TODOS LOS MARES Y RODEAR CON SUS NERVIOSOS BRAZOS TODO EL ORBE DE LA TIERRA. . .
Y sin embargo, este imperio colosal, necesita para existir el Golfo Pérsico, el Mediterráneo y Constantinopla. Necesita por capital a Constantinopla, porque la que ahora tiene es la peor situada del mundo. Necesita el Mediterráneo porque sin su posesión, la industria de sus provincias meridionales se extingue, y porque cerrados los Dardanelos, Rusia, no es señora del Mar Negro, sino antes bien su prisionera. Necesita en fin, del Golfo Pérsico, porque el Golfo Pérsico, es el rumbo de la India.
Por donde se ve, que si para los demás pueblos de Europa, la posesión de nuevos mares y de dilatadas regiones es una cuestión de preponderancia, la posesión del Mediterráneo y de Constantinopla es por lo menos una cuestión de existencia".
Donoso, estudia genialmente la política de protección de los países satélites de Rusia.
"Entonces, Rusia, pérfidamente generosa, ofreció al Sultán su protección. Teniendo entendido, que la protección es un medio más seguro que la guerra. Así lo entendieron los antiguos romanos, maestros en el arte de dominar a las gentes. Siendo, debida más bien la dominación universal de aquellos republicanos famosos, a la constante astucia y habilidad de sus patricios, que al valor de sus disciplinadas legiones. Roma, no venció jamás, sino para tener el derecho de proteger al vencido; pero los vencidos temieron menos sus victorias que su protectorado. Porque es más humillante la servidumbre que impone un protector, que la que se debe a los azares de la guerra y aun a los reveses de la fortuna.
Rusia ha sido, la heredera de esa política de la que no tuvieron ocasión de arrepentirse en los tiempos antiguos, los conquistadores del mundo. Polonia no perdió su libertad e independencia, sino cuando los Rusos penetraron para protejer esa independencia y esa libertad en sus tumultuosos comicios. Y desde el día en que Rusia se declaró protectora de su nacionalidad y de su constitución en el congreso de Viena, no fué difícil adivinar que estaba próxima, a perder su nacionalidad, su constitución y hasta su nombre".
Y Donoso Cortés, superándose asimismo por encima del tiempo y de la historia, columbra su poderío terrible en todos los continentes.
En 1839, publica Donoso, la serie de ensayos sobre el poder y el porvenir de Rusia. Los siguientes comentarios están estructurados en la célebre profecía histórica de M. Bonal:
"ESE PUEBLO SEMI BARBARO DIRIGIDO POR UNA POLITICA SABIA, ESTA DESTINADO A OBRAR GRANDES COSAS EN EL MUNDO".
Dice Donoso Cortés: "
"Rusia, abarca hoy día la octava parte del mundo habitable y la vigésima séptima de todo el globo. Este imperio colosal, al mismo tiempo que amenaza a todas las gentes, no puede ser atacado, porque está ceñido de inasequibles fronteras.
Este imperio inaccesible, se ha hecho señor de todas las posiciones que servían de fronteras naturales a todos los imperios. Señor del Báltico, amenaza a Suecia. Señor de Polonia, pone espanto a Alemania, Señor del Mar Negro, sus águilas pueden volar un día desde Sebastopol a Constantinopla. Desde el Cáucaso amenaza a Persia. Desde Persia influye en las revoluciones interiores del Asia Central, fronteras del Imperio Británico de la India. Y como si le viniera estrecho tan gigantesco principado, coloso de Europa, tiende su brazo por el Océano Glacial, para unir su mano a la mano de otro Coloso: AMERICA.
De este imperio, puede decirse, que su historia parece una fábula: los que le miran tienen motivo para dudar, si las fábulas de los imperios asiáticos son fábulas o son historias".
En la misma "Cuestión de Oriente". Donoso Cortés, analiza a más de un siglo de distancia, la política de paz de Rusia. Donoso augura para Rusia, la política de Paz, mientras esté en juego su poderío y su engrandecimiento. Cuando esto lo consiga, ¿será Rusia, en definitiva, la avasalladora de Europa?.
"¡No! Rusia no puede ambicionar la guerra, porque la paz consolida su engrandecimiento presente, y labra en silencio su engrandecimiento futuro. ¡No!, Rusia no puede ambicionar la guerra, porque la guerra pondría en duda su engrandecimiento futuro y en peligro su actual engrandecimiento.
Sólo hay un caso de guerra para Rusia; el caso en que Europa, tomando una iniciativa osada, quiera anular el tratado de Uhgiar-Shalesi, forzar el paso de los Dardanelos y reinar en Constantinopla. En ese caso, Europa se encontrará delante de Rusia. Porque Rusia puede resignarse a no avanzar, pero no puede resignarse a retroceder; puede aplacar su engrandecimiento, pero no puede renunciar a su conservación; puede resignarse a no ser agresora, pero siendo ofendida en sus mayores intereses, no renunciará a su defensa".
Entre los laicos con intuiciones proféticas sobre Rusia, me ha llamado la atención León Bloy. Este gran escritor, que poseyó en alto grado alguna gracia íntima y reveladora del porvenir en la Montaña de La Salette, es una mezcla de profeta y de apóstol de los últimos tiempos. Al acabar su libro "En el umbral del Apocalipsis", León Bloy, tiene una forma literaria y sencilla de acabar como San Juan. San Juan al acabar su Apocalipsis, resume su grandeza y su agonía en la plegaria hecha sentencia de el Advenimiento de Cristo:
"VEN SEÑOR JESUS".
León Bloy, resumiendo toda la historia futura y todo el porvenir en dos tiempos, que son dos épocas finales, acaba con aquella corona:
"YO ESPERO A LOS COSACOS Y AL ESPIRITU SANTO. .."
Y así murió León Bloy. Nació en el año de las apariciones de La Salette, y murió en el año de las apariciones de Fátima. Entre esas dos apariciones él gimió y luchó como un profeta incomprendido, anunciando el gran castigo del Espíritu Santo:
"No castigará así nomás —decía— sino de un modo digno de El, completamente desconocido, incomprensible inadivinable".
No olvidemos tampoco la intuición notable de Napoleón: "En poco más de un siglo, Europa, será rusa o americana".

III
Las profecías sobre Rusia, tienen algunas notas genéricas pero por la acentuación y la dimensión del enemigo, sólo parecen referirse a ella.
La profecía de Santa Ildegarda, al clero de Colonia, nos describe en un rasgo casi mogol, al pueblo ruso, con las características doctrinales que Fátima nos predice sobre su ideología expansiva:
"En el tiempo en que esto acaezca, POR MEDIO DE UN PUEBLO SUMERGIDO EN EL ERROR, PEOR TODAVIA QUE ESTE, CAERA LA RUINA SOBRE VOSOTROS en castigo de vuestras prevaricaciones y ese pueblo os perseguirá y descubrirá vuestras obras. Las pondrá a la luz del medio día y dirá de vosotros: Estos son unos escorpiones en sus obras, y sus obras son obras de serpientes, y como por el celo del Señor, os lanzará esta imprecación : "El camino de los impíos, perecerá, pues por la burla y el sarcasmo, exterminará vuestros caminos de iniquidad".
Ese pueblo, que obrará de este modo,- seducido y enviado por el diablo, TENDRA PALIDO EL ROSTRO; se valdrá de una máscara de santidad, y ganará a los más poderosos príncipes del siglo hablándoles de vosotros de este modo: "¿Por qué conserváis y sufrís la sociedad de estos, que manchan toda la tierra, con sus inmundas iniquidades ? Ellos se entregan a la embriaguez y a la lujuria y si no los desecháis de vosotros, perecerá toda la Iglesia".
Ana Catalina Emmerich, anuncia el combate final: "Fui testigo de la batalla. Eran innumerables las tropas del enemigo y a pesar de eso, el pequeño grupo de los fieles combatientes, exterminó batallones enteros. La casta esposa de Cristo, dirigía la acción desde lo alto de la colina".
En forma, también innominada, pero con caracteres bastante expresivos, pinta el poderío de Rusia, Sor Rosa Asdeme, dominica de Colomba:
"Una democracia fiera, subirá al poder por algún tiempo, se dejará tentar por los bienes de las Ordenes Religiosas y de los fervorosos católicos; algunos nobles serán puestos en los calabozos. Tendrán lugar grandes suversiones, a tal punto que se verá marchar pueblo contra pueblo para exterminarse.
La revolución debe extenderse a toda Europa donde ya no habrá calma, hasta que la Flor Blanca haya subido de nuevo al Trono de Francia".
En forma más definida,- Jasper, el profeta famoso de Westfalia, ya nos lo anuncia claramente:
"Abrigo temores por el lado de Oriente. Estallará una guerra de esa parte con tal prontitud que en la tarde se dirá:
"La Paz, La Paz, y no habrá ya Paz, pues al día siguiente estarán los enemigos a la puerta, y todo anunciará rumores de guerra. Con todo, no será una guerra de religión. Más todos los que crean en Jesucristo, formarán causa común. Una señal principal del tiempo en qué estallará la guerra, será la tibieza general, en materia de religión y la corrupción de costumbres en muchas partes; se tomará a la virtud por vicio, y al vicio por virtud. Se dará a los creyentes el nombre de locos, y a los incrédulos, el de ilustrados".
Pío X, el Santo Papa de la Eucaristía, nos lo ha dejado dicho, entre las ciertas profecías que ya conocemos. En uno de sus últimos días, en que ya todo anunciaba el fin y prevenía el misterioso porvenir de la Iglesia, cayó en éxtasis. En su delirio extático, clamaba entristecido y doliente:
"¡VEO A LOS RUSOS EN GENOVA, VEO A LOS RUSOS EN GENOVA!"
¡Lo que estas palabras encierran, es grave! Los ojos del místico Pontífice, tuvieron que columbrar todos los horrores de la Iglesia futura y tras ellos, avanzar en el mapa de la Profecía, a los rusos hasta más allá de Génova, y llegarse a la batalla final en los Pirineos.
Bug de Milhas, el penitente pirenaico ya los había contemplado antes. Rusia en la profecía del penitente francés, estaba definida así:
"EL FORMIDABLE GIGANTE, QUE CON SUS FEROCES SOLDADOS SE ADELANTARA A LA CONQUISTA DE LA PENINSULA IBERICA".
La Profecía clarísima nos dice el final catastrófico de Rusia:
"Los Pirineos serán testigos del combate más cruel, que han visto los siglos. La tierra temblará bajo el peso de los bélicos aparatos. Tres días durará la batalla. En vano EL TEMIBLE GIGANTE querrá animar a los suyos y restablecer el combate porque el dedo del Señor señaló ya el fin de su reinado, y sucumbirá a los filos de la espada DEL NUEVO CID".
Entre las Profecías recientes, de última hora, hay algunas cuyos autores privilegiados, tienen que guardar silencio, por el peligro que corren. Algunas de esas profecías, nos hablan de la situación de Rusia y de sus caminos. La profecía que tengo entre las manos, ha sido comentada por varios obispos en cartas pastorales, a sus fieles centroamericanos, dice así:
"La Madre de Dios ha asegurado que en Rusia suceden ya cosas gravísimas, que no se dan a conocer, pero muy pronto se conocerán".
La vidente, cuyo nombre se calla, vió "toda Rusia envuelta en tinieblas espantosas, de las cuales partían blasfemias, oraciones, gritos, invocaciones y en medio de la oscuridad densísima, vió pasar millones de ángeles con una coraza como de fuego, lanzando flechas semejantes a chorros de rayos, eligiendo determinados blancos contra los impíos, que según el plan de la Divina Justicia, deben desaparecer".
Rusia, como argumento de Dios contra el mundo, está anunciada en la Iglesia de un manera oficial. La Virgen de Fátima desde la cátedra de su aparición, lo ha confirmado al mundo entero:
"Para prevenir esto, vengo a pedir la Consagración de Rusia, a mi Inmaculado Corazón y la Comunión de Reparación en los primeros cinco Sábados. Si ellos escuchan mis ruegos, Rusia se convertirá y habrá paz. Si no es así, ella esparcirá sus errores a través del mundo, provocando guerras y persecuciones de la Iglesia. Los buenos serán martirizados. El santo Padre tendrá mucho que sufrir. Varias naciones serán aniquilidadas.
Al final, triunfará Mi Inmaculado Corazón. El Santo Padre consagrará Rusia a Mi Corazón, y será concedido al mundo, un cierto período de Paz".
De este mensaje oficial para el mundo, se concluye: Que no haremos caso, sino después del castigo o durante el castigo, porque por encima de todo triunfará el Corazón de la Virgen. La condición inicial está rota por la conclusión categórica:
"AL FINAL TRIUNFARA MI INMACULADO CORAZON".
Luego no será al principio, por nuestra conversión, sino al final por su Providencia y mediación.
"SI NO ES ASI ELLA ESPARCIRA SUS ERRORES A TRAVES DEL MUNDO".
Los documentos oficiales que se poseen sobre la causa comunista en el mundo, nos lo confirman:
En el Comité de "no intervención", un día se leía un telegrama de Stalin de fecha de 15 de Octubre de 1936, pescado entre las altas esferas diplomáticas, decía así:
"La revolución comunista española, no era un problema que interesaba sólo a los españoles, sino que constituía la prueba DE LA REVOLUCION COMUNISTA UNIVERSAL".
El General Kleber, de las Brigadas Internacionales, dió también la misma opinión sobre el particular, en los finales de 1936.
"Las brigadas internacionales, forman parte del verdadero Ejército Rojo Soviético. Sus fuerzas de Choque. Estas brigadas están a disposición exclusiva del Commitern, y al final de la guerra española, serán utilizadas como el Comintern considere oportuno".
Según el Departamento de Estado de Washington, la estadística de propaganda Rusa de hace unos años, es de . . 1,600 millones de dólares al año para la campaña publicitaria de Rusia. Y aquí no sólo entra la propaganda, sino las huelgas en ciertas empresas, las caravanas de hambre, los tumultos universitarios o sindicales, y algunas cosillas enojosas. Los verdaderos agentes y los agregados políticos y culturales a las embajadas rusas, no entran en esta nómina, o trabajan por la causa o entran en otro censo.
Por estos pequeños datos sintomáticos, sin meterse en las grandes profundidades del contra-espionaje, para interesar o destruir planos y fórmulas atómicas, vemos realizados los mensajes de Fátima.
Considerando las profecías sobre ciertas Naciones, hemos visto cómo dentro de la misma órbita del tiempo, todas las naciones a una, están sentenciadas a una revolución interna y abocados a una guerra inminente. Rusia sigue esparciendo sus errores, y seguirá siendo con su ideología y su credo, el alma de estas revoluciones internas.
Estas consideraciones las baso en aquella respuesta a William T. Walsh, dirigida por Lucía, la vidente de Fátima:
"—Lo que Nuestra Señora quiere, es que el Papa y todos los Obispos del mundo, consagren a Rusia a su Inmaculado Corazón en un día especial. Si esto se hace, Ella convertirá a Rusia, y habrá paz. Si no se hace, los errores de Rusia se propagarán por todos los países del mundo".
El escritor norteamericano preguntó a Lucía de Fátima:
—¿Significa esto en su opinión, que todos los países sin excepción serán dominados por el comunismo?
—Sí,— dijo la vidente".
Luego todo el desquiciamiento de tipo social en todas y en cada una de las naciones, será promovido por Rusia. Por eso el célebre Cardenal Saliégue, dijo en 1947:
"Creo que una ola comunista, cubrirá Europa y preparará y una ola cristiana".
"PROVOCANDO GUERRAS Y PERSECUCIONES EN LA IGLESIA".
Según el contexto profético, de los vaticinios sobre ciertas naciones en muchas partes, la Iglesia, volverá a las catacumbas. Con una sola diferencia, que esta vez, no interesan los mártires que puedan hacer romanticismo sobre una causa; interesan más los apóstatas. Los interrogatorios y las drogas químicas y ciertos métodos psicológicos, se preferirán más que a los tormentos cruentos. Una voluntad cambiada interesa esta vez más, que un cuerpo degollado. Eso ahora es muy vulgar. Se necesitan las confesiones escritas y subscritas, después de cuarenta horas de interrogatorios y de coacciones. Una retractación publicitaria, tiene más valor, que un acta de martirio.
No es menos consolador, aquel grito multitudinario bajo ese bosque de puños cerrados en alto, que canta el himno de la Internacional Comunista:
"Agrupémonos todos en la lucha final, Y se alcen los pueblos con valor Por la Internacional".
"VARIAS NACIONES SERAN ANIQUILADAS". La profecía es pavorosa y desconsoladora. Rusia tiene un precio de sangre y éste ha de ser, la de muchas Naciones, tal vez las más adineradas y también las más iluminadas.
Si la guerra ha de ser provocada por Rusia, Estados Unidos, como nación contrincante opuesta, será una de las que se lleven el primer golpe o los golpes más fuertes.
Francia, por la profecía, será castigada, pero su grandeza por la fé la resurgirá para ser de nuevo, una hija predilecta.
Italia, según la profecía, será también castigada y devastada, porque ella que debía ser llena de gracias, está llena de paganismo.
Pero ciertamente resurgirá un poco menos que Francia.
España, está como protegida. "Di a los españoles que no teman, que estoy con ellos".
Quiere decir, que esta nación, será poco castigada por estar muy predestinada.
Inglaterra, según la profecía sabemos que ha de tener una gran expansión misional y que volverá a ser la Isla de los Santos en todo su esplendor.
Alemania, será unida después de la catástrofe. ¿Cómo se unen los trozos de un espejo quebrado?
Estados Unidos, me hace temblar. Cuando el escritor americano, preguntaba a la vidente de Fátima, si la Virgen le había hablado de Estados Unidos, la vidente se sonrió, dándo la impresión de que Estados Unidos, no era tan importante en los cielos, como en la tierra. La vidente, por supuesto, dijo, que no le había dicho nada la Señora. Ahora bien, varias naciones serán aniquiladas.
Las naciones antes ennumeradas, han tenido una gran tradición católica, aunque en ciertos períodos, hayan ido a la apostasía con el canto de la lujuria en los labios y en las coronas de los reyes.
Esas volverán. Pero Estados Unidos, no tiene un pasado católico, por que no tiene solera de santidad ni de cristiandad. Sin embargo, Dios les ha dado un talento maravilloso para dominar la materia en todas sus formas múltiples, desde el átomo hasta el último aparato de alta fidelidad. ¿Todo ese talento para dominar las formas de la vida, ha sido aplicado para conocer a Dios? ¡No! pues se han hecho inexcusables, como los gentiles, contemporáneos de San Pablo. La barbarie moral de este pueblo que conoce todo, menos los brazos de Dios, hace pensar en una de esas Naciones sobre las cuales la hora de fuego y de venganza la dejará sobre las ruinas.
Y todos esperamos de la noche a la mañana, en esa mañana primera de la guerra atómica, que Estados Unidos esté desaparecida a grandes trazos, por una lluvia de bombas atómicas... Los buenos, esos buenos maravillosos norteamericanos, llenos de alta aristocracia de espíritu y de gran sentido de Caridad cristiana, harán en la presencia de Dios, que queden los dignos o los convertidos del momento, para que con ellos se forme el nuevo Estados Unidos.
Las palabras proféticas, de aquel devotísimo franciscano, a unas religiosas mejicanas son menos consoladoras.
Fray Buenaventura Nava, aquella mañana del 5 de Diciembre de 1911, estaba aterrador. Sus palabras eran dardos iluminados:
"Dediquen sus oraciones y su vida a pedir por Estados Unidos. Aunque esto, es casi contra el querer de Dios.
PORQUE DIOS QUIERE PERDER A ESE PUEBLO, por sus idolatrías y su paganismo.
Es el Hijo perdulario de Dios y no tiene una Madre Divina, que le proteja. Como protestantes, La han negado siempre...
ESTADOS UNIDOS VA A DESAPARECER..."
Tal vez, junto a esta gran nación, las naciones satélites de Polonia, Hungría y Checoeslovaquia, no queden menos en sombras que ciertas ciudades rusas, donde la lluvia de fuego, volverá a purificarlas.
PERO AL FINAL RUSIA SE CONVERTIRA".
Ana María Taigi, lo ha profetizado:
"En aquel tiempo, extenderá la religión su imperio por todas las partes: habrá un solo pastor. SE CONVERTIRAN LOS RUSOS, así como Inglaterra y China. Y el pueblo se llenará de júbilo, contemplando este brillante triunfo de la Iglesia".
Y esto no es imposible. Roma, llena de paganismo y de emperadores, verdugos de la Iglesia, se convirtió después de 300 años. Rusia, no será menos que Roma, porque la Omnipotencia Misericordiosa de Dios, no se ha agotado. Y la gran miseria atrae a la gran Misericordia.
"LA VIRGEN HA PROMETIDO CONVERTIR A RUSIA" Ha dicho últimamente una de las videntes actuales. Es el término operativo e histórico de Fátima. La Virgen empieza llorando en Fátima, como Dolorosa que reza, y acabará en Moscú, cantada como Reina de las Misericordias de Dios.
En Fátima, hay una corona de espinas. En Rusia una corona de almas.
En Fátima, el sol apareció como grandilocuente castigo. En Rusia, aparecerá como rutilante gloria, Mariana e Inmortal.
Ricardo Rasines Uriarte
1960... Y EL FIN DEL MUNDO

3 comentarios:

Genisio dijo...

profecias muy consoladoras. solo señalar que el gran monarca profetizado será un príncipe de la dinastía capeto, de la familia real de avis de portugal y español por vivr en españa exilados desde 1758. Por eso dice bug de milhas "caudillo del tajo" el tajo solo pasa por una capital de nacion que es lisboa y eso nos indica que es un príncipe de la familia real legítima de portugal

Anónimo dijo...

Alguien sabe alguna profecia para la argentina mi mail eduardikos@hotmail.com

Anónimo dijo...

INGLATERRA ESTA ACTUALMENTE BAJO CONTROL JUDIO DESDE 1688 Y DUDO MUCHO QUE ESO VAYA A CAMBIAR ALGUNA VEZ ME PARECE MAS BIEN QUE LO QUE SUCEDERA ES QUE SUCEDERA UN GRAN CASTIGO DE DIOS EN FORMA DE UNA TERCERA GUERRA MUNDIAL CON GRANDES ARMAS DE EXTERMINIO MASIVO Y SOLO ENTONCES MUCHISIMO DESPUES SUCEDERA UNA RESTAURACION DEL PODER DIVINO EN ESTE PLANETA DOMINADO POR EL DIABLO Y LLENO DE GRAVISIMOS PECADOS A TODO NIVEL POR LO TAQNTO DEBE SER PURIFICADO EN EL FUEGO ....FUEGO ATOMICO !!!!