lunes, 10 de junio de 2013

Carta de Mons. Carmona al Gral. Augusto Pinochet

Paragüay 20 de febrero de 1987 

Excelentísimo Señor Presidente de la República de Chile
Augusto Pinochet:

     Quien ésta escribe es un obipo católico, de nacionalidad mejicana y con residencia en Acapulco Gro., He venido a Bolivia para brindar los auxilios espirituales a un grupo de auténticos católicos que, desde hace más de 25 años han estado careciendo de ellos, pues, habiéndose dado cuenta que desde el Concilio Vaticano II se presentaba al mundo una nueva religión, o sea una NUEVA IGLESIA que se apartaba totalmente de la verdadera, a causa de cambios y reformas que le hicieron, ellos optaron por quedarse fieles a la Iglesia que Cristo instituyó apartándose decididamente de las prácticas y doctrinas que ya no están de acuerdo con la enseñanzas de siempre.
     Deseos ardientes tenía de ir a Chile para patentizar a Vuestra Excelencia mi admiración por su gallardía y firmeza con que ha venido rechazando las más feroces y satánicas embestidas del más terrible enemigo del género humano, el COMUNISMO. Desconcertante, en cambio, ha sido la actitud de la jerarquía eclesiástica, que se ha puesto al lado del marxismo y brindó todo su apoyo para que en Chile ocupara la presidencia un comunista; y más desconcertante todaviá que fuera un "Papa" (Paulo VI), que por medio del cardenal Silva Henriquez presentase al comunista Allende su mensaje de felicitación y que enviase un delegado especial, al Nuncio Apostólico de Santo Domingo, Mons. Antonio de Guidice, para que en representación suya asistiese al solemnísimo TE DEUM de acción de gracias por su exaltación. Ante estas actitudes uno se pregunta: ¿Qué es lo que pasa en la IGLESIA? Es posible que la IGLESIA CATOLICA esté aprobando ahora lo que antes condenó como INTRINSICAMENTE PERVERSO? Es católica esa iglesia que se ha abierto a todas las herejías? Le evidencia de los hechos, Excelentísimo Señor Presidente, nos está demostrando que esa iglesia no es la IGLESIA que Cristo instituyó, la que es inmutable como inmutable es su Divino Fundador? pues Cristo no dejo a Pedro ni a sus legiíimos sucesores potestad para que le cambiaran su iglesia.
     Hasta la muerte del Papa Pío XII, la IGLESIA, asistida por Cristo y por el Espíritu Santo, estuvo realizando can absoluta fidelidad la misión divina que le fue confiada; los 263 legítimos Papas, desde San Pedro a Pío XII, conservaron incolume el DEPOSITO SAGRADO DE LA FE, se irguieron contra las herejías y con todo su póder las condenaron.
     Juan XXIII y Paulo VI, por lo mismo que reformaron lo que de suyo es irreformable por ser de institución divina, demostraron su ilegitimidad: nunca fueron legítimos Papas, ni lo fue Juan Pablo I ni tampoco lo es Juan Pablo II que está consolidando la obra destructora de sus tres predecesores. Desde que murió Pío XII la Santa Sede está vacante, no tenemos Papa y la IGLESIA CATOLICA no está ahora en las multitudes que han claudicado, sino en los pequeños grupos que se mantienen fieles a nuestras sagradas tradiciones.
     Vuestra Excelencia arrancó a Chile de las pestilentes fauces del MARXISMO y hoy, que todas las fuerzas satánicas internacionales se han conjurado contra vuestro gobierno y quieren la destrucción de Chile, con la ayuda de Dios, que humildemente imploramos, lo salvareis de nuevo. David venció al gigante Goliat y Vos vencereis a ese Goliat hecho de todos los canallas y perversos que quieren el dominio mundial de todas las naciones para esclavizarlas... Pero tened presente que esa iglesia que os ataca y que está contra vuestro gobierno, no es la IGLESIA CATOLICA y siendo herejes todos sus representantes, inválidas son sus amenazas y excomuniones.
     Ruego a V. E. hacer extensivos estos conceptos al Excelentísimo General Stroesner, gran amigo y compañero en ideales de lucha contra el comunismo y a quien hasta estos momentos no he tenido el honor de entrevistar.
     Con ésta va una copia de la Declaración que hice en Sta. Cruz de la Sierra y que algunos periódicos publicaron y un libro del muy insigne defensor de la Fe Católica Enrique Salinas, titulado "MEJICO".
     Me sentiré muy honrado si me escribe, lo que creo pueda hacer por el consulado de Bolivia o de Uruguay; no sea que yegando a Méjico una carta procedente de Chile, pueda ser  interceptada por agentes del marxismo.

Mi dirección es:
Mons. Moises Carmona Rivera
Iglesia de la Div. Prov. 
José Arévalo s/n. 
Acapulco Gro, - Méjico.

No hay comentarios: