jueves, 13 de junio de 2013

COMULGAD BIEN (10)

AMOR INMENSO DE JESUCRISTO
Discípulo.—Padre, estoy muy satisfecho de las explicaciones tan hermosas que usted me da, y disfruto mucho. Haga el favor de explicarme lo que sigue:
     Jesucristo es Dios, y siendo así que ha previsto todos estos abusos y sacrilegios cometídos por los malos cristianos contra su Sacramento de Amor, ¿por qué aun así lo instituyó?
Maestro.—¡Ah, querido! Jesucristo es Dios y ha previsto también la ingratitud de los hombres, sus redimidos: la traición de Judas, el odio de los fariseos, la villanía de Pilatos, su pasión y muerte; no obstante, quiso someterse a estas pruebas con tal de salvar muchas almas, todas las que aprovecharan de su redención.
     Dios había previsto que muchos tendrían indigestiones por comer el pan común, y que habría quien se embriagaría bebiendo vino; no obstante, creó el pan y creó el vino. Asi mismo, preveía el abuso de los sacrilegios en la Comunión, pero quiso instituirla con tal de proporcionar a todos una prenda de su amor inmenso, un alimento espiritual, proporcionado a sus almas, una fuerza que restableciera todas nuestras debilidades, un remedio para todos nuestros males espirituales y una señal cierta de nuestra salvación eterna.

D.—Luego Jesucristo, instituyendo la Santísima Eucaristía, ¿ha preferido nuestro provecho a ser El despreciado?
M.—Así es; Jesucristo es como una madre buena. ¿Nunca has pensado cómo se ha formado el amor de las madres de la tierra? Ellas, por experiencia común, saben y comprenden cuánto tendrán que sufrir y soportar cuando sean madres; prevén y conocen la ingratitud de sus hijos, la poca correspondencia a sus sacrificios, la multitud de desilusiones a que estarán sujetas; tienen ante su vista el ejemplo de tantas madres, compañeras suyas, amigas y parientes; no obstante se resignan y dicen: ¡qué le vamos a hacer!, ¡hágase la voluntad de Dios!
     Y cuando ya constatan la realidad de las más duras pruebas, las ingratitudes y los desprecios, entonces no se arrepienten, no maldicen si: suerte ni a sus ingratos hijos, sino más bien los soportan con paciencia, los toleran, los aman y les atienden, dispuestas en todo momento a sufrirlo todo por ellos, hasta la misma muerte. Son más felices y más gozan por el beso del niño bueno, de lo que sufren por los disgustos y sinsabores que reciben de los otros hijos malos.

D.—Es cierto. Cada día puede apreciarse lo que Ud. dice, en todas las madres.
M.—Entonces, si el amor de una madre, que es puramente humano, goza de tal poder, ¿dejará de ser mayor y más sublime el amor de un Dios?
D.—Está bien; pero Jesucristo, al instituir la Sagrada Eucaristía como alimento, esto es, instituyendo la Comunión, debería haberla dejado solamente como premio para los buenos.
M.—Pues así lo ha hecho. Premio y alimento es para los buenos; no excluye a los malos, ni los aparta; únicamente les condena.
D.—Entonces, ¿por qué los malos comulgan sacrilegamente?
M.—Por la malicia de los hombres, por un abuso y una perversidad que no tiene nombre. ¡Si Jesucristo la tolera es por su miserícordia, que es infinita! Ha venido a salvar a todos los hombres, aunque pecadores, y en verdad los ama, no como pecadores, sino para que se conviertan y se salven. Para esto los soporta y los aguanta, diciéndolcs sin cesar: Venid a Mí todos. Venid a Mí todos los que estáis fatigados y oprimidos por el peso de vuestros pecados, que Yo os aliviaré. En una palabra, les aguanta y los tolera con la esperanza de que vuelvan en sí y cambien de conducta. ¿Recuerdas la parábola de la cizaña?


*  *  *  *   *   *

     Un gran señor dió buena semilla a sus criados, y les mandó que fueran a sembrarla en sus tierras. Los criados hicieron lo mandado, y, al llegar la primavera, cuando visitaron las tierras, se dieron cuenta de que, juntamente con el trigo, había nacido gran cantidad de cizaña. Entonces fueron a su amo y, contándole el hecho, le dijeron:
     —Si usted quiere, iremos a arrancarla.
     —De ninguna manera, contestó el amo, no sea que, al arrancar la cizaña, arranquéis al mismo tiempo el trigo. Dejad que crezcan los dos, y, cuando llegue la siega, separaremos el grano con el grano, y la cizaña, atándola en haces, la echaremos a la lumbre.
     Ve aquí, mi querido discípulo, el consejo sapientísimo de Dios: Esperar, tener paciencia, y después, al tiempo de la siega, a la hora de la muerte, el grano, los buenos, a los graneros del cielo, y los malos, la cizaña, al fuego del infierno.
     Así sucederá en la Comunión: el que comulga dignamente irá al cielo, pues la Comunión es prenda de la vida eterna; el que abusa irá al infierno, puesto que come su mismo juicio y condenación.

D.—¿Qué adelantan entonces los malos con comulgar mal?
M.—¿Y qué sacan los delincuentes con cometer tantos delitos, traicionando a la patria, deshonrando a la familia? Nada, lo hacen por depravada intención y por mala voluntad, por desahogo de sus pasiones y por odio. Por esto, los sacrilegos, ni ganan nada, ni les interesa comulgar mal; lo hacen por los motivos arriba expresados. Son delincuentes en materia de religión, miserables y desgraciados, dignos de compasión y de que los buenos recen por ellos.
D.- Yo rezaré por ellos, porque he aprendido que rezar por los pecadores es cumplir con un deber de caridad. Ahora, Padre, pasemos a otra cuestión.

Pbro. Luis Jose Chiavarino
COMULGAD BIEN

No hay comentarios: