lunes, 17 de junio de 2013

PROFESIÓN DE LA FE VERDADERA DE LA IGLESIA CATOLICA SEGÚN LA TRADICIÓN BIMILENARIA


Por Dr. Homero Johas

Profesión general

1.- Creo e la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo

2.- Creo en la unidad de fe y de gobierno

3.- Creo en la identidad perpetua del sentido de la fe

4.- Creo que no existe el libre-examen de las Sagradas Escrituras

5.- Creo en el deber de confesar públicamente la fe

6.- Creo en la distinción entre la verdad y el error; y no en la igualdad indiferente

7.- Creo que no existe el derecho de seguir la verdad libremente

8.- Creo que está fuera de la Iglesia la religión ecuménica

9.- Creo en el gobierno monárquico divino y no democrático humano de la Iglesia

10.- Creo que los cargos de la Iglesia están vacantes por herejía pública existiendo el deber de extinguir rápidamente la vacancia

11.- Creo en la nulidad de las Misas y Sacramentos de la "nueva iglesia"

12.- Creo en todos los otros articulos de la fe universal católica

13.- Creo en la nulidad del Concilio Vaticano II


     * Considerando que, a partir del año de 1958, aparecen entre los miembros de la Iglesia Católica, “papas”, obispos, sacerdotes y legos, pregonando doctrinas nuevas, heréticas, reno­vando las herejías ya anteriormente condenadas por el Magisterio universal de la Iglesia, contrarias a la fe verdadera universal predicada por ese Magisterio durante 2000 años, por 260 papas y por 20 Concilios ecuménicos ortodoxos, para todos y cada uno de los miembros visibles de la Iglesia Católica.

     * Considerando grave deber de consciencia perseverar hasta el fin de los tiempos en la universal y única fe verdadera, común a todos los fieles en todos los tiempos y participar de la unidad Uni­versal del "Coetus fidelium" por parte de todos los fieles esparcidos por todos los rincones de la Tierra, en esa fe verdadera universal.

     * Confesamos y profesamos todos los artículos de la fe verdadera universal del Magisterio tradicional de la Iglesia Católica, sin nada agregarle, retirarle o mudarle, y rechazamos las doctrinas opuestas predicadas por el Concilio Vaticano II, ya conde­nadas a perpetuidad, por la autoridad divina de la Sede de Pedro.

     * Con los Papas San Martin e Inocencio XIII, rechazamos como persona excomulgada y fuera de la Iglesia a todos los que, consciente y pertinazmente defendieron, defienden o defenderán tales doctrinas de esa "nueva iglesia", como violadores de la unidad de fe y de gobierno de la verdadera Iglesia Católica.

     * Creemos y confesamos con Paulo IV y con las normas del Derecho Canónico, que tales personas están "ipso facto" fuera de la Iglesia, sin declaración de cualquier autoridad válida de la Iglesia Católica.

            * Y que por eso, por delito público contra la unidad de la fe, todos y cada uno de los actos de jurisdicción ordinaria practicados por los “papas”, obispos y pseudo-sacerdotes de la "nueva iglesia", son nulos e inválidos ante la única verdadera Iglesia Católica.

     * A partir del momento en que cada uno comenzó a adherirse e predicar o defender públicamente las herejías de la "nueva iglesia", principalmente contra las doctrinas de la fe aquí referidas, sin excluir las otras que, por brevedad, no nos referimos.


1.- CREO EN LA DIVINIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

     Creo y confieso firmemente que la Persona de Nuestro Señor Jesucristo es la de un verdadero Dios y la de un verdadero hombre, Criador, Rey, Redentor, Legislador y Cabeza divina úni­ca de la verdadera Iglesia Católica instituida por Él, como obra divina y que, estando muerto, por su poder divino resucitó de entre los muertos y que con divina autoridad, por medio de la Sede de Pedro, manda doctrinas que deben ser cridas y mandamientos que deben ser obedecidos, como condición de salvación eterna.

                * Credo niceno-Constantinopolitano

                        * Concilio de Trento: D.S. 1569 / 1570 / 1571

                        * León XIII - Annum sacrum

                        * Sao Pio X - Lamentabili - D.S. 3428

                        * Concilio de Florencia - D.S. 1351


2.- CREO EN LA UNIDAD DE LA FE Y DEL GOBIERNO

     Creo y confieso firmemente que existe el deber de mantener la unidad y la unicidad de la fe universal verdadera, enseñada por el Magisterio dogmático y canónico de la Iglesia (Ef. IV, 5), con el deber de subordinación jerárquica a la autoridad divina de los verdaderos y fieles ministros de Dios, juzgando que están "ipso facto" separados de la Iglesia y fuera de ella, por la naturaleza de su delito, todos los que no aceptan un solo punto de la fe universal y no conservan la unidad de gobierno y de comunión con todos los otros miembros visibles del Cuerpo Místico de Cristo.

                        * Concilios V, VI, VII, VIII, XX (D.S. 3060)

                        * Papas: San Simaco, Vigílio, San León II, Adriano I, Adriano II, Inocencio III, San Pio V, Paulo IV, Bonifacio VIII, 
                            León XIII, Pio XII.

                        * Concilio de Constanza: contra Benito XIII y Juan XXIII

                        * Derecho Canónico, C. 188,4

                        * Paulo IV - Cum ex apostolatus

                        * León XIII - Satis cognitum

                        * Pio XII - Mystici Corporis, D.S. 3802 - 3803


3.- CREO EN LA IDENTIDAD PERPETUA DEL SENTIDO DE LA FE

     Creo Y confieso firmemente que debe ser perpetuamente conservada la integridad inviolada del credo tradicional enseñado por el Magisterio universal de la Iglesia, solemne u ordinario, siempre en el mismo sentido, sin doctrina nueva, sin nada aumentado, retirado o cambiado con el pretexto de mejor entendimiento, bajo pena de exclusión "ipso facto" de la Iglesia Católica.

                * Símbolo atanasiano, D.S. 75

                        * Concilio Vaticano I - D.S. 3011 - 3020 - 3043 - 3070

                        * VII Concilio - Adriano I - D.S. 603

                        * León XIII - Satis cognitum

                        * San Agatón - Consideranti mihi


4.- CREO QUE NO EXISTE LIBRE EXAMEN DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS

     Creo y profeso firmemente que la interpretación de las Sagradas Escrituras y de la Tradición fue confiada por Dios solamente al Magisterio universal de la Sede de Pedro, sin libertad de examen y de opiniones, lo mismo por parte de teólogos católi­cos, siendo herético levantar el juicio propio y la opinión propia contra el Magisterio universal de la Iglesia, solemne u ordinario, ya existente sobre materia de fe y de costumbres.

                * Concilio de Trento - D.S. 1507

                        * León X - Exsurge Domine - D.S. 1479

                        * San Pio X - Pascendi; Lamentabili, D.S. 3422

                        * Pio XII - Humani genereis - D.S. 3885 - 3886


5.- CREO EN EL DEBER DE CONFESAR PUBLICAMENTE LA FE VERDADERA

     Creo y confieso firmemente que, siendo la Iglesia Católica, por Derecho divino, externa y visible, todos están obligados a confesar públicamente la verdadera fe católica, siempre que sea públicamente negada o pervertida por otros, constituyendo el silencio una implícita negación de la fe, un desprecio de la religión, una injuria a Dios o un escándalo para el prójimo.

                * Rom. X, 10

                        * Canon 1325

                        * San Martin, Letrán 649; Can. XVIII

                        * Clemente XI - Vineam Domini; D.S. 2390


6.- CREO EN LA DISTINCIÓN ENTRE LA VERDAD Y EL ERROR Y NO EN LA INDIFERENTE IGUALDAD

     Creo y confieso firmemente que existe una diferencia esencial y distinción absoluta entre la verdad y el error, fe verdadera y herejía, fieles e infieles, Templo de Dios y templo de los ídolos; Iglesia Católica y religiones paganas o heréticas, sien­do deber grave negar el Indiferentismo de credos, la igualdad entre la religión verdadera y las falsas, la unión ecuménica, promiscua, de todos los hombres  infieles.

                        * 2 Cor. VI, 14-18

                        * Gregorio XVI – Mirari vos - D.S. 2730

                        * Pio IX - Quanta Cura - Syllabus - D.S. 2915

                        * León XIII - Immortale Dei

                        * Pio XI - Mortalium ánimos


7.- CREO QUE NO EXISTE DERECHO DE NO SEGUIR LA VERDAD

     Creo y confieso firmemente que, por necesidad de consciencia y por Derecho divino, no existe derecho de no seguir la verdad universal necesaria, común a todos, en materia religiosa y moral, ya en el orden natural, o en el orden de la revelación externamente, sobrenatural, no siendo lícito y verdadero el Individualismo relativista, en el cual cada uno profesa su fe, su norma propia, su criterio libre, siendo ley para si mismo, sin subordinación jerárquica a la Sede de Pedro.

                        * Rom. XIII, 1-7

                        * Gregorio XVI – Mirari vos - D.S. 2730

                        * Vaticano I -D.S. 3074

                        * Pio IX - Quanta cura; Syllabus, D.S. 2915

                        * León XIII - Immortale Dei


8.- CREO QUE ES FALSA UNA RELIGION ECUMENICA

     Creo y confieso firmemente que la religión verdadera, extiende los limites de la verdad y del bien, dado por el único verda­dero Dios, no puede existir fuera de esos limites universales y necesarios de la verdad natural y de la verdadera fe. La religión falsa extiende la universalidad ecuménicamente para todos los erros y falsedades, fuera de los límites de la verdad  y del bien.

                        * Salmo XXV, 5

                        * Concilio Florencia - D.S. 1351

                        * Concilio de Trento - D.S. 1569 a 1571

                        * San Nicolás - D.S. 638 - 640

                        * Gregorio XVI – Mirari vos - D.S. 2730

                        * Pio IX - Syllabus - D.S. 2915 a 2918

                        * León XIII - Satis cognitum

                        * San Pio X - Pascendi; Notre charge

                        * Pío XI - Mortalium animus

                        * Pio XII - Ci riesce


9.- CREO EN EL GOBIERNO MONARQUICO DE LA IGLESIA POR DERECHO DIVINO

     Creo y confieso firmemente que Nuestro Señor Jesucristo instituyó en su Iglesia una forma monárquica de gobierno, donde el poder supremo viene directo e inmediato de Dios para el Sucesor de Pedro, electo legítimamente, y no en un gobierno donde el poder supremo viene del pueblo, por Democracia, a través de representantes de las Iglesias, iguales y libres, independientes y autónomos, cada uno con poder propio y con un poder supremo colegiado.

                        * Concilio Vaticano I - D.S. 3051 - 3055

                        * Pio VI - Auctorem fidei, D.S. 2602 a 2608 e 2592 a 2579

                        * Inocencio X - D.S. 1999

                        * Eugenio IV - Etsi non dubitemus

                        * San Pio X - Notre Charge y D.S. 3555

                        *  León XIII - Diuturnum - Satis cognitum

                        * Pio IX - Qui pluribus

                        * Pio XI - Mortalium ánimos

                        * San Bonifacio, D.S. 233


10.- CREO EN LA VACANCIA DE LOS CARGOS DE LA IGLESIA Y EN EL DEBER DE EXTINGUIRLA

     Creo y confieso firmemente una incompatibilidad ab­soluta entre fe y herejía, por la que los cargos de los “papas” y obispos que caen en herejía están "ipso facto" vacantes, teniendo los fieles el deber gravísimo de rápidamente extinguir la vacancia, pues Dios no manda cosas imposibles.

                        * Paulo IV - Cum ex apostolatus

                        * Inocencio III - Sermones II e IV

                        * Adriano II - Carta a VIII Concilio

                        * Pio XII - Mistici Corporis - D.S. 3803

                        * León XIII - Satis cognitum

                        * Canon 188,4 -167

                        * San Pio X - Vacante Sede Apostólica

                        * Vaticano I;- D.S. 3050 - 3058

                        * Trento – D.S. 1568

                        * Inocencio X - D.S. 2001


11.- CREO EN LA NULIDAD DE LAS MISAS Y SACRAMENTOS DE LA “NUEVA IGLESIA”

     Creo y confieso firmemente que por ausencia de ministro capaz, de intención debida y de forma prescrita, los ministros de la "nueva iglesia", recibiendo el poder de Orden del pueblo, y no de Dios por Sucesión apostólica, sus Sacramentos y Misas son nulos.

                        * Concilio de Florencia - Exultate Deo, D.S. 1313

                        * Concilio de Trento - D.S. 1604 a 1610; 1751 a 1753

                        * Rúbricas del Misal Romano

                        * León XIII - Apostolicae curae - D.S. 3315

                        * Pio XIII - Mediator Dei, D.S. 3847 - 3849 - 3852 - 3853


12.- CREO EN LOS OTROS ARTICULOS DE FE DE LA IGLESIA CATOLICA

     Creo y confieso firmemente todos y cada uno de los otros artículos de fe enseñados por el Magisterio universal de la Iglesia Católica, sin nada que quitar, aumentar o cambiar.


13.- CREO EN LA NULIDAD DEL VATICANO II

     Creo y confieso firmemente que el Concilio Vaticano II por profesar innumerables herejías ya condenadas por la Iglesia Católica, como la libertad e igualdad religiosa; la unidad ecuménica de la Iglesia, con poder supremo colegiado, democrático; Misas y Sacramentos como obras comunitarias humanas, debe ser tenido enteramente como un conciliábulo nulo e inválido, de una secta disfrazada de católica.

                        * Concilio de Florencia, D.S. 1351

                        * Paulo IV - Cum ex apostolatus

                        * Pio VI - Auctorem fidei - D.S. 2602 a 2608

                        * Canon 188,4

                       * Gregorio XVI - Mirari vos, D.S. 2730

                       * Pio IX - Quanta cura - Syllabus, D.S. 2915 a 2918

                       * León XIII - Satis cognitum

                       * Pio XI - Mortalium ánimos

                       * Pio XII - Ci riesce



PROFESIÓN DE FE

     Yo, queriendo ser católico fiel, subscribo a todos y a cada uno de los artículos de esta Profesión de Fe enseñada por el Magisterio universal de la Iglesia, consciente de que nada se pode sustraer o aumentar a ese Magisterio universal.



Ciudad:                             Fecha:                          Firma

RETRACTACIÓN Y PENITENCIA PERPETUA 
      Si en lo pasado me adherí de modo consciente y pertinaz a un solo punto de las herejías referidas o a otras aquí omiti­das, aquí hago pública y firme retratación de mi desvío de la fe católica, y prometo una perpetua y condigna penitencia y visible mortificación por los actos contra la autoridad divina dada por Cristo a la Iglesia Católica. 
Ciudad:                                Fecha:                                 Firma

Traducción:
R.P. Manuel Martínez Hernández.

No hay comentarios: